lunes, 30 de abril de 2012

CONOCE A SUS OVEJAS...


Ayer leíamos en el Evangelio que el Buen Pastor conoce a a sus ovejas. Para los judíos el verbo conocer tenía un sentido mucho más profundo que para nosotros. Decía el texto que las conoce por su nombre. En Israel el nombre equivalía a la persona. Por eso era para ellos tan importante la imposición del nombre y encontramos en la Biblia que Dios da otro nombre a las personas a las que les confiere una misión nueva.
Reflexionando sobre esa idea de ser pastores, encontré este texto de Jacques Loew. Fue un sacerdote obrero. Trabajaba de estibador en el puerto de Marsella. Muchos sacerdotes obreros, muchos de ellos dominicos, cayeron por el camino; Loew aguantó porque era un hombre de una espiritualidad profunda, reflejada en los libros que escribió. El texto es el siguiente:
"Un día comprendi de modo existencial lo que es el "conocimiento" del pastor. Estaba sentado a la mesa, a mediodía. Habíamos trabajado durante toda la mañana, un trabajo sucio, con sacos de azúcar que nos dejaban a todos embadurnados. Me encontraba en el lugar de presidencia de la mesa, y por eso, dada la disposición de los sitios, veía de frente a todos mis compañeros de trabajo. Me sorprendía el hecho de que sus rostros parecían cubiertos de una especie de máscara anónima, compuesta de polvo, suciedad, cansancio...Todos se parecían. Después de la comida, como nos quedaba un poco de tiempo libre, una media hora, antes de reemprender el trabajo, me fui con cinco o seis de ellos a un pequeño café, el bar Gaby, como se llamaba la dueña. Era una auténtica marsellesa, próspera, vivaz, alegre; y cada vez que iba al bar Gaby, pensaba yo en la frase de Jesús: Yo conozco a mis ovejas y mis ovejas me conocen. En efecto, la dueña del bar Gaby conocía a las ovejas que iban a su abrevadero; conocía el nombre, el apellido y el apodo de cada uno. Y hasta los nombres que podían resultar injuriosos en boca de otros, dichos por ella asumían un tono amistoso. Ella me conocía. Para ella, yo era unas veces Jackie; otras, el gafotas. Cada uno era cada uno. Entonces, en contacto con aquella mujer que conocía a sus ovejas, y que sus ovejas la conocían, vi caer la máscara que tanto me había sorprendido hace un momento en el comedor: ante aquella mujer se habían vuelto hombres de nuevo, con su propio nombre y apellido. Y - de improviso - surgía algo limpio y sencillo en sus miradas, que volvían a ser como la mirada de un niño."
(Jacques Loew)

domingo, 29 de abril de 2012

DE PASTORES Y OVEJAS




"Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas; pero el que trabaja solamente por el salario, cuando ve venir al lobo deja las ovejas y huye, porque no es el pastor ni son suyas las ovejas. Entonces el lobo ataca a las ovejas y las dispersa en todas direcciones. Ese hombre huye porque lo único que le importa es el salario, no las ovejas.
Yo soy el buen pastor. Como mi Padre me conoce y yo conozco a mi Padre, así conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí. Yo doy mi vida por las ovejas. También tengo otras ovejas que no son de este redil, y también a ellas debo traer. Ellas me obedecerán, y habrá un solo rebaño y un solo pastor.
El Padre me ama porque yo doy mi vida para volverla a recibir. Nadie me quita la vida, sino que la doy por mi propia voluntad. Tengo el derecho de darla y de volverla a recibir. Esto es lo que me ordenó mi Padre."


Nos encontramos hoy con otro fragmento del evangelio muy popular. Ya en las catacumbas se encuentra la pintura de un pastor con una oveja sobre los hombros. Los especialistas nos dicen que el término griego que se suele traducir por buen, kalós, tiene un significado más amplio y puede traducirse por "noble", "hermoso", perfecto", "maravilloso". ¿Qué os parece traducir por el Pastor  Maravilloso?
Lo cierto es que en la actualidad la imagen de ser ovejas siguiendo a un pastor no es atractiva. Y en la Iglesia, desgraciadamente, a lo largo de la historia, hemos contribuido a desvirtuarla. Hemos transformado el cayado en un báculo de oro y piedras preciosas y la figura del pastor en alguien al que hay que obedecer a ciegas.
Releamos el texto de hoy y no encontraremos esa figura por ninguna parte. Al contrario. Se nos presenta al pastor como a una persona preocupada por cada una de sus ovejas, que las conoce una a una y que llega incluso a dar su vida por ellas.
En nuestra sociedad debemos recuperar la figura del pastor, del guía, del consejero. Aquella persona que nos ayuda a ver esa parte nuestra que no conocemos. Antes se llamaba director espiritual. Ahora, sencillamente, no se llama, porque muy pocas personas, incluso religiosas, lo tienen. La realidad es, que nos encontramos solos ante nuestros problemas y a merced de lo último que se dice en la tele o que leemos colgado en internet. Nos falta el Pastor Maravilloso que nos tome en sus hombros y nos ayude a avanzar, que nos enseñe el camino que hemos de recorrer y dónde están los mejores pastos. Alguien que dé su vida por nosotros.
En cierta manera, todos estamos llamados a ser pastores, porque todos estamos llamados a dar la vida por los demás. Jean Vanier dice que dar la vida puede tener tres significados:
- comunicar a los demás lo que es valioso.
- darse a otro en total confianza y amor.
- arriesgar la vida, hasta darla totalmente.
La tercera forma quizá no se nos exija nunca, pero sí las otras dos. 
El evangelio de hoy, nos invita a buscar al verdadero Pastor y a ser nosotros mismos, en la medida de lo posible, pastores para los demás. ¡Ah! y no olvidar que ser oveja no es seguir al primero que se presente diciendo que es un pastor...



sábado, 28 de abril de 2012

MÚSICA DEL SÁBADO: SABES QUE TE QUIERO

El verdadero motor de la vida es el AMOR. Amar y sabernos amados. Ese respirar el aire de Dios que comentábamos el jueves.



También os dejo este vídeo de música digital de Manel: Los latidos del Corazón.



viernes, 27 de abril de 2012

NUESTRA SEÑORA DE MONTSERRAT

En primer lugar MUCHAS FELICIDADES a todas las Montserrat que os pasáis por este blog y a vuestras familiares que se llaman así.
Aquí os dejo este vídeo para que podáis, en este día, hacer una visita virtual a este precioso lugar.
Es un vídeo casero, pero está bastante bien hecho.  Ponedlo a pantalla completa. Además os lleva por lugares de la montaña a la que sólo van los excursionistas.
Que tengáis un feliz día.


jueves, 26 de abril de 2012

CONTEMPLATIVOS URBANOS


Es difícil ser contemplativo en la ciudad. Para serlo, nos hacen falta momentos de soledad buscada, y la sociedad, todo lo contrario, nos sumerge en una vorágine  de ruidos, actividades, imágenes...
Sin embargo, es posible ser contemplativo en la ciudad. Thomas Merton, en su libro "Nuevas semillas de contemplación", nos da la clave:
"Guarda puros tus ojos, silenciosos tus oídos y serena tu mente. Respira el aire de Dios."
Lo hemos dicho otras veces. Hay que saber mirar las cosas con ojos distintos, con una mirada diferente. 
No se trata de cerrar los oídos a los demás, sino de eliminar de ellos los ruidos, como esos audífonos digitales que eliminan los sonidos de fondo y hacen que el sordo escuche sólo la voz...
Para serenar la mente debemos buscar al menos un momento al día, un tiempo de soledad. Un escritor que se declara agnóstico, escribe en un libro de los más vendidos este año por San Jorge, que le gusta entrar en Santa María del Mar u otra iglesia, quedarse un rato en silencio. Y dice que eso le da paz y serenidad.
Respirar el aire de Dios, es vivir en su presencia. Recordarlo, sentirlo junto a nosotros en el metro, en la calle repleta de transeúntes, en el trabajo, siempre...
Ese es el camino para conseguir día a día, ser contemplativos urbanos... 
  

miércoles, 25 de abril de 2012

EL ANACORETA Y LAS HORMIGAS DEL PARQUE


Con el buen tiempo, hormigas y toda clase insectos empezaban a pulular por el parque. El Anacoreta se las miraba sonriendo. El joven seguidor, conocía esa sonrisa pícara, que siempre iluminaba la cara del anciano antes de darle una enseñanza. Así que esperaba sus palabras. No se equivocó. Al poco rato el Anacoreta dijo:
- Fíjate las hormigas. Cuanto menos peso llevan, más ligeras van. Mira aquellas que intentan arrastrar aquel escarabajo. Pasarán toda la mañana para lograr llevarlo al nido...Entonces descubrirán que no podrán almacenarlo, porque no cabe en el agujero. Mientras, las otras, habrán llenado el nido de semillas.
Miró al joven y prosiguió:
- A nosotros nos pasa lo mismo en la vida. Nos vamos cargando de cosas. Creemos que ser feliz es poseer muchas cosas: dinero, poder, éxito, amores...Incluso a Dios lo consideramos una posesión. Así, lo único que conseguimos, además de ser infeliz, de no avanzar en la vida. Nos apegamos a las cosas...y estas nos inmovilizan.
Puso una mano sobre el hombro de su seguidor in concluyó:
- Quédate con lo imprescindible. Acepta las cosas sin apegarte a ellas. Ves dejando lo que no te deja avanzar. Sí...al principio te costará y las añorarás. Puede que incluso te sientas angustiado por perderlas...Pero poco a poco te sentirás ligero, libre...y entonces empezarás a ser feliz... 

martes, 24 de abril de 2012

EL ANACORETA Y LA PALMERA


El Anacoreta y su joven seguidor estaban sentados en el parque. Frente a ellos se alzaba una airosa y grácil palmera. El anciano mirándola, dijo:
- Esta palmera me recuerda un poema de Miguel Hernández: "Alto soy de mirar a las palmeras; de tanto mirarlas me he vuelto como ellas..."
El joven seguidor no dijo nada. Sabía que en esos momentos debía esperar a que el Anacoreta se explicara. Al cabo de unos momentos el anciano añadió:
- Es algo así como que somos aquello que comemos, o dime con quién andas y te diré quien eres. O lo que decían los romanos, "asinus, asinus fricat" (el asno se roza con el asno)...Si realmente tuviéramos siempre puesta nuestra mirada en Jesús, seríamos altos como Él...
Miró a los ojos del discípulo y concluyó:
- Hemos de buscar modelos altos como palmeras, y, ¿qué modelo mejor que Jesús?
Y siguieron contemplando la palmera en silencio...

lunes, 23 de abril de 2012

SANT JORDI


San Jorge, entre muchos otros lugares, es el patrón de Cataluña. Regalamos rosas a las mujeres que amamos y compramos libros. Por eso, a todas mis amigas virtuales, os dejo esta rosa virtual.
Estaré desde las 12h. hasta las 15h. frente al Hotel Condes de Barcelona, Paseo de Gracia esquina a la calle Mallorca, vendiendo rosas para la Fundació Comptal (Fundación Condal). Esta fundación nació en el colegio la Salle del mismo nombre. Está justo detrás del Palau de la Música Catalana. Ahora es uno de los colegios con más porcentaje de alumnos inmigrantes, filipinos, sudamericanos y pakistaníes, que tenemos. Sus antiguos alumnos jóvenes decidieron crear algo social en el barrio, Ciutat Vella. Los que no conocéis Barcelona, pero habéis leído el libro La Catedral del Mar, lo que en la Edad Media era Barcelona, es más o menos hoy, el barrio de Ciutat Vella.
En el último estudio que se hizo se contabilizaron 46 nacionalidades diferentes. Allí hay un fuerte grupo de niños y jóvenes en riesgo de exclusión.
La Fundació Comptal, en dos locales tiene talleres de electricidad, carpintería, pintura, informática. Clases de refuerzo para los que van a la escuela. Asesoría legal...Y dos pisos del C.R.A.E. con niños que han tenido que ser acogidos por los servicios sociales de la Generalitat por tener un ambiente negativo en sus casas. 
Los chicos que asisten a los dos centros, tendrán una parada (tenderete) junto al Mercat de Santa Caterina. Los voluntarios nos encargaremos de la del paseo de Gracia. 
O sea que ya sabéis. Los de Barcelona, si queréis colaborar, nos compráis una rosa para vuestras amigas del alma y de paso ayudáis a jóvenes en riesgo de exclusión social.
El dragón y la princesa son una leyenda medieval; pero nos indican que debemos luchar contra el mal y estar siempre al lado de los más débiles.

domingo, 22 de abril de 2012

NO TENGÁIS MIEDO


"Entonces ellos contaron lo que les había pasado en el camino, y cómo reconocieron a Jesús al partir el pan.
Todavía estaban hablando de estas cosas, cuando Jesús se puso en medio de ellos y los saludó diciendo:
– Paz a vosotros.
Ellos, sobresaltados y muy asustados, pensaron que estaban viendo un espíritu. Pero Jesús les dijo:
– ¿Por qué estáis tan asustados y por qué tenéis esas dudas en vuestro corazón? Ved mis manos y mis pies: ¡soy yo mismo! Tocadme y mirad: un espíritu no tiene carne ni huesos como veis que yo tengo.
Al decirles esto, les mostró las manos y los pies. Pero como ellos no acababan de creerlo, a causa de la alegría y el asombro que sentían, Jesús les preguntó:
– ¿Tenéis aquí algo de comer?
Le dieron un trozo de pescado asado, y él lo tomó y lo comió en su presencia. Luego les dijo:
– A esto me refería cuando, estando aún con vosotros, os anuncié que todo lo que está escrito acerca de mí en la ley de Moisés, en los libros de los profetas y en los salmos, tenía que cumplirse.
Entonces les abrió la mente para que comprendieran las Escrituras, y les dijo:
– Está escrito que el Mesías tenía que morir y que resucitaría al tercer día; y que en su nombre, comenzando desde Jerusalén, hay que anunciar a todas las naciones que se vuelvan a Dios, para que él les perdone sus pecados. Vosotros sois testigos de estas cosas."


Los Evangelios, tras la Resurrección de Jesús nos dan una serie de lecciones.
Nos dicen que los discípulos esperaban otro Jesús. Tenían en la cabeza a un Mesías triunfante, liberador de los romanos y no a un crucificado. Y está claro que la Resurrección tampoco la esperaban así, porque no reconocían a Jesús cuando se les aparecía. Y, viendo a veces, la noción de cristianismo que tenemos, parece que seguimos sin entender a Jesús.
Jesús siempre aparece diciendo: "No tengáis miedo". ¿Por qué seguimos teniendo miedo?¿Por qué buscamos la seguridad en el poder, en la influencia en la sociedad, en vez de confiar en Él?
Jesús se nos muestra humano, Hijo de Dios, pero humano. Casi siempre les pide algo de comer.¿Por qué lo transformamos en un ser etéreo, deshumanizado, lejano? 
Jesús nos dice que anunciemos en su nombre un Dios que perdona, un Padre, un Abba. ¿Por qué hacemos de Él un ser terrible que vigila constantemente nuestros fallos para castigarnos?
Nos encontramos en una sociedad que muere y ha de dar paso a otra. ¿El cristianismo se acaba? Y corremos el riesgo de hacer como los discípulos tras la crucifixión: encerrarnos. Unos oponiéndose a todos los cambios e intentando una involución en la Iglesia. Otros viviendo nuestro cristianismo en nuestra comunidad de base sin mirar a nuestro alrededor y ser sal y luz para el mundo.
No vemos claro cómo será la nueva sociedad; pero Jesús nos dice que no tengamos miedo, que es Él quien siempre está junto a nosotros  y que ante los cambios, en lugar de cerrarnos en nosotros, hemos de buscar la forma de anunciar la Buena Nueva a esa nueva sociedad.
Ese Jesús crucificado y luego resucitado nos está diciendo, que ser cristiano es formar parte de la gran familia humana que lucha con alegría por un mundo mejor. Que seguirle a Él, es hacer lo que Él hizo: acoger a todos. Amar a los humildes. Curar al enfermo. Perdonar y levantar al que ha caído. 
Ser cristiano es anunciar a todos en su nombre, que todos somos hermanos, porque todos tenemos el mismo Padre; un Padre que es Amor. 


sábado, 21 de abril de 2012

MÚSICA DEL SÁBADO: SÉ FELIZ




Si la soledad te enferma el alma,
si el invierno llega a tu ventana,
no te abandones a la calma , con la herida abierta.
Mejor olvidar y comienza una vida nueva,

Y respira el aire puro,sin el vicio de la duda.
Si un día encuentras la alegría de la vida,
Se feliz,
se feliz,
se feliz,
se feliz...

Con los colores de una mariposa,
vuela entre las luces de la primavera
Si te imaginas que la lluvia te desnuda,
juega los mares que despiertan a la luna.
Se feliz,
se feliz,
se feliz,
se feliz...

Si un día encuentras la alegría de la vida,
Se feliz,
se feliz,
se feliz,
se feliz...

Si la soledad te enferma el alma... 

viernes, 20 de abril de 2012

EL ANACORETA Y LA CONTEMPLACIÓN


El joven seguidor se acercó al Anacoreta y le preguntó:
- ¿Qué es la contemplación?
El anciano tomó un libro de la estantería, lo abrió y leyó:
-"La contemplación es la respuesta a una llamada: una llamada de Aquel que no tiene voz y, sin embargo, habla en todo lo que existe y, por encima de todo, habla en las profundidades de nuestro propio ser, ya que nosotros somos Sus palabras. Pero somos palabras destinadas a responderle a Él, a contestarle a Él, a ser Su eco e incluso, de alguna manera, a contenerlo y significarlo. La contemplación es este eco. Es una profunda resonancia en el centro más íntimo de nuestro espíritu, donde nuestra vida pierde su voz autónoma y resuena  con la majestad y la misericordia del Dios vivo y escondido. Él se responde a Sí mismo en nosotros, y esta respuesta es la vida divina, la creatividad divina que renueva todas las cosas. Nosotros nos convertimos en ele eco y la respuesta de Dios. Es como si Dios, al crearnos, nos hubiera hecho una pregunta y, al despertarnos a la contemplación, respondiera a esa pregunta y, al despertarnos a la contemplación, respondiera a esa pregunta, de modo que el contemplativo es al mismo tiempo pregunta y respuesta. Y todo se resume en unja conciencia; no una proposición, sino una experiencia, a saber: "Yo Soy".(Nuevas semillas de contemplación, Thomas Merton)"
Y le regaló el libro...
++++
Para ser contemplativos debemos dejar un espacio al silencio y debemos mirar las cosas con otros ojos. Nuestra sociedad no lo favorece, pero, aunque parezca contradictorio, la vida a veces nos ayuda. Una amiga que se confiesa no creyente, me contaba que el otro día, al pasar por unos momentos muy difíciles, se dirigió a Dios. Y afirmaba haber sentido después una gran paz...Pues eso es contemplación. Esos momentos, en que quizá sin buscarlo, Dios y nosotros, somos una misma cosa... 

jueves, 19 de abril de 2012

¿EL MUNDO EN NUESTRAS MANOS?


Esta fotografía de Joachim&Malik, pertenece a un blog de fotografías al que estoy suscrito. Me ha llamado la atención el título que da a esa fotografía: "El mundo en sus manos."
Ese niño es posible que crea, que en la galleta María que sostiene en su mano está concentrado el mundo. A esa edad su mundo, a parte de su madre, es esa galleta que es suya, que se está comiendo. 
A los adultos nos puede ocurrir algo parecido. Nuestro mundo no es una galleta, pero sí aquello que poseemos, que dominamos, que es nuestro...Y sin casi darnos cuenta, vamos trasladando ese ansia de posesión a todos los ámbitos de la vida, y acabamos siendo aquello que poseemos y considerándonos más, si poseemos más. Estudiamos para poseer una carrera, que nos permitirá poseer un trabajo, que nos hará poseer un puesto importante en la sociedad. Transformamos el amor en un acto de posesión del otro y lo abandonamos cuando creemos que ya no lo poseemos o queremos poseer a otra persona. Utilizamos la religión para poseer, aquí prestigio y luego una recompensa en el más allá...
Hemos olvidado que somos hombres por lo que somos, no por lo que tenemos. Hemos restringido el mundo a nuestro pequeño entrono. Sólo pensamos en el Otro cuando lo puedo poseer, dominar, manipular; cuando creo que me será de provecho.
Esto nos lleva inexorablemente a la soledad. Cierra nuestros horizontes y nos enclaustra en nuestro yo. Y el Yo no tiene sentido, sino existe un Tu. No un Tu para poseer, sino un Tu para relacionarnos.
Enfermedades, problemas, pueden encerrarnos en nosotros mismos. Pero hemos de intentar salir cuanto antes de nosotros mismos. Necesitamos respirar el "aire" del exterior. Estamos rodeados de gratuidad...de cosas, personas...que se nos dan sin que intenten poseernos. La luz que entra por nuestra ventana o la lluvia que cae sobre los campos, nos enseñan que el mundo es gratuidad.
Si salimos de nuestro encierro, veremos, que, a nuestro alrededor, hay muchas personas que están esperando nuestro ser gratuito, que nos necesitan. Un saludo, una sonrisa...A veces un simple detalle tiene un gran valor.

martes, 17 de abril de 2012

EL ANACORETA Y EL OTRO


El joven seguidor preguntó al Anacoreta:
- ¿Por qué siempre que hablas del Otro lo dices de una manera que parece que lo hagas con mayúsculas?
Sonrió el anciano y respondió:
- Nuestra sociedad considera al Otro como el extraño, el extranjero..., y a lo sumo se muestra tolerante con él. Raimon Pannikar decía que el Otro es parte de mí. Es aquella dimensión oculta y desconocida que forma parte de mi yo. Esa conciencia de que el Otro forma parte de mí, es la que puede lograr que sus problemas sean mis problemas.
Se detuvo un momento y concluyó:
- Escucha este texto precioso de Ernesto Balducci: "Cada vez que toco la frontera de mí mismo y encuentro a Otro diferente de mí y consigo comprenderlo, llego a ser más hombre que antes, porque he realizado mi crecimiento humano en la paz." Y como tú eres cristianos te diré que el Otro es ni más ni menos que Cristo...
Y al joven seguidor le entraron unas ganas irresistibles de salir a la calle y empezar a abrazar a los Otros...

EL ANACORETA Y LAS PASIONES


El Anacoreta y su joven seguidor habían asistido a la presentación de un libro sobre el Eneagrama escrito por el hermano Marista LLuís Serra. Mientras se dirigían a la parada del autobús el joven comentó.
- Las pasiones nos dominan y nos hacen sufrir.
Sonrió el Anacoreta y dijo:
- Sí. Por eso Buda cifró la felicidad en suprimir todos los deseos y las pasiones. Pero dudo, que un hombre sin deseos ni pasiones, siguiese siendo un hombre. Quizá no sufriría; pero, ¿sería feliz?¿Se puede amar sin pasiones?
El joven seguidor repuso:
- Entonces el hombre está destinado a sufrir...
El Anacoreta puso una mano sobre el hombro del joven a la vez que afirmaba:
- El sufrimiento forma parte del ser humano, de ser un viviente. Pero, el sufrimiento no necesariamente está opuesto a la felicidad. El sufrimiento nos hace infelices cuando no tiene sentido. Cuando nos sentimos solos e impotentes frente a él. Para conseguir algo debemos esforzarnos y ese esfuerzo produce sufrimiento, que después se transforma en alegría, cuando tenemos éxito. Por las personas a las que amamos somos capaces de sacrificarnos, pero eso no nos hace infelices, sino que nos causa las mayores alegrías. Tampoco se trata de ser masoquistas, pero sí reconocer que el sufrimiento está ahí, y es simplemente un escalón más, que debemos subir para llegar a nuestra madurez.
Cuando el autobús se acercaba a la parada el Anacoreta concluyó:
- Las pasiones forman parte del hombre, pero hemos de transformarlas en positivas. La ira la hemos de transformar en fuerza para luchar por la justicia y para que las cosas sean buenas. El miedo lo hemos de transformar en prudencia. La envidia en ganas de superación y hacer las cosas bien sin compararse. La pereza en sosiego y reflexión antes de hacer las cosas...Todas las pasiones tienen su lado positivo...
Y subieron al autobús.

lunes, 16 de abril de 2012

UNA LLAGA CONCRETA DE CRISTO


Son datos de la ciudad de Barcelona, pero deben ser similares en las grandes, o no tan grandes, ciudades europeas. 
Tras una encuesta realizada por la noche por un grupo de 700 voluntarios, se ha hecho el recuento de las personas que duermen en la calle en Barcelona. El resultado es que en los últimos cuatro años se registra un aumento de 32'1%.
Se estima que en Barcelona de 2.891 personas  sin hogar, 838 duermen en la calle,1.258 duermen en albergues sociales y 695 en barracas u ocupando viviendas abandonadas. El perfil de los que duermen en la calles es de un hombre, entre 26 y 45 años y lo hacen en el centro de la ciudad: l'Eixample o Ciutat Vella.
Este estudio destaca dos realidades importantes: el aumento de familias enteras sin hogar y el aumento de familias que viven en caravanas y barracas.
Es evidentemente que la crisis está ahí. Aunque la crisis no aboca directamente a estas situaciones, en las que se suman otros factores sociales, sí es un síntoma evidente del duro impacto de la crisis sobre las personas y las familias más vulnerables de nuestra sociedad.
¿Por qué los políticos, en vez de perder el tiempo, y los recursos públicos, en sus luchas partidistas, no deciden de una vez sentarse y buscar soluciones, auténticas soluciones? Es evidente que nos encontramos ante un desmoronamiento de nuestra sociedad. De una sociedad corrupta que ha perdido sus valores. ¿Políticos? TODOS deberíamos sentarnos y pensar qué debemos, qué hay que hacer para salir de esta situación. Si sólo miramos nuestros derechos y olvidamos los deberes, nos dirigimos directos al abismo. Hemos de replantearnos, TODOS, nuestro modelo de sociedad. Se nos caía la baba hablando de la sociedad del bienestar, y ahora lo queremos sacrificar todo por ella. ¿Pero, esa sociedad en la que todo está servido, en la que no hay que esforzarse por nada, es verdaderamente la sociedad del bienestar?¿Acaso ese bienestar no lo tenemos a costa de la pobreza de dos terceras partes de la humanidad?¿Ese bienestar no ha sido el señuelo de "doscientas" personas que dominan el mundo, lo tienen todo y nos dejan a nosotros las migajas?
He aquí una llaga de Cristo. Él nos dice:"Mete aquí el dedo y mira mis manos; trae la mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo".
Este es el camino del seguidor de Jesús, del cristiano: implicarse en sus llagas, meterse en ellas. Ciertamente necesitamos momentos de oración, personal y comunitaria, pero de nada vale si no nos metemos en sus llagas y luchamos por curarlas. Mal que les pese a algunos, la mayoría de los organismos que ayudan a los sin techo dependen de diócesis, parroquias y congregaciones religiosas; pero es necesario que nos impliquemos TODOS. Seamos creyentes o no, no arreglaremos este mundo si no estamos convencidos de que TODOS SOMOS HERMANOS.

domingo, 15 de abril de 2012

LAS LLAGAS DE CRISTO



"Al llegar la noche de aquel mismo día, primero de la semana, los discípulos estaban reunidos y tenían las puertas cerradas por miedo a los judíos. Jesús entró y, poniéndose en medio de los discípulos, los saludó diciendo:
– ¡Paz a vosotros!
Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y ellos se alegraron de ver al Señor. Luego Jesús dijo de nuevo:
– ¡Paz a vosotros! Como el Padre me envió a mí, también yo os envío a vosotros.
Dicho esto, sopló sobre ellos y añadió:
– Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedarán perdonados; y a quienes no se los perdonéis, les quedarán sin perdonar.
Tomás, uno de los doce discípulos, al que llamaban el Gemelo, no estaba con ellos cuando llegó Jesús. Después le dijeron los otros discípulos:
– Hemos visto al Señor.
Tomás les contestó:
– Si no veo en sus manos las heridas de los clavos, y si no meto mi dedo en ellas y mi mano en su costado, no lo creeré.
Ocho días después se hallaban los discípulos reunidos de nuevo en una casa, y esta vez también estaba Tomás. Tenían las puertas cerradas, pero Jesús entró, y poniéndose en medio de ellos los saludó diciendo:
– ¡Paz a vosotros!
Luego dijo a Tomás:
– Mete aquí tu dedo y mira mis manos, y trae tu mano y métela en mi costado. ¡No seas incrédulo, sino cree!
Tomás exclamó entonces:
– ¡Mi Señor y mi Dios!
Jesús le dijo:
– ¿Crees porque me has visto? ¡Dichosos los que creen sin haber visto!
Jesús hizo otras muchas señales milagrosass delante de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero estas se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en él."


Juan, en este evangelio de hoy, nos da una lección sobre la Fe. A Dios se puede llegar a través de la intimidad, como hizo María Magdalena. Pero cuando ella intentó comunicar su experiencia al resto de los discípulos, cuando quiso transmitirles el mensaje de Jesús, no la creyeron.
Jesús se aparece al conjunto de sus seguidores, les muestra sus llagas y creen. Tomás, que está ausente, tampoco cree el testimonio de la comunidad. Quiere ver y tocar las llagas de Cristo.
Hoy ya no podemos tocar esas llagas. Sin embargo Jesús nos dice que así seremos dichosos si creemos sin verle. Porque Jesús nos enseña hoy otras llagas. Las llagas del Cristo que habita en cada uno de nosotros. Las llagas de la Humanidad, que son sus llagas. Sus llagas hoy son los que mueren de hambre. Los perseguidos injustamente. Los niños vendidos, obligados a prostituirse, a luchar en las guerras. Las mujeres maltratadas. Las familias desahuciadas. Los enfermos que no son atendidos, las personas sin techo, los pobres de solemnidad, las personas solas a las que nadie ama, los que han caído en manos de la droga...
¿Sabremos exclamar ante ellos "Señor mío y Dios mío" como Tomás?¿Nos arrodillaremos ante ellos? ¿Nos decidiremos de una vez a curar esas llagas, a besarlas, a hacerlas desaparecer? 
Los hombres han de ser para nosotros el Cristo Resucitado. No olvidemos que, "todo lo que hiciereis a uno de esos pequeños a mí me lo hacéis". Si seguimos buscando poder, privilegios, prebendas...es que no creemos en Jesús.
Cambiar este mundo es hacer llegar el Reino...Predicar la Buena Nueva es hacer que los cojos anden, los ciegos vean, los leprosos sean purificados. El resto es cerrar los ojos a Dios. 


viernes, 13 de abril de 2012

LA ALEGRÍA DE PASCUA



En un programa deportivo de la televisión, se nos mostraba la forma diametralmente opuesta de celebrar los goles que tienen dos jugadores. Lo atribuían a la manera diferente de ser de los dos. Uno egocéntrico y el otro agradecido con los demás por haberle ayudado a marcar. No importa quiénes son esos jugadores. Lo que quiero señalar es que existen dos alegrías diferentes.
Anthony de Mello, en una meditación, señalaba que hay dos tipos de sentimiento:
La alegría que se siente cuando nos alaban, cuando vencemos, cuando triunfamos, cuando nos vemos "arriba"...
La alegría que se siente cuando nos sentimos bien en nuestro trabajo, cuando contemplamos un amanecer, un paisaje, cuando estamos rodeados de amigos, dedicando nuestro tiempo a los demás...
Él dice que el primer tipo de alegría es mundana, mientras que el segundo es anímico. La primera clase de sentimientos produce una felicidad pasajera, superficial y que a la larga nos llena de vacío. Mientras que la segunda es una alegría íntima, duradera y que nos hace crecer. Anthony aplica a esta reflexión la cita del evangelio de Mateo:"¿De qué le sirve al hombre ganar todo el mundo si pierde su vida?"
La alegría pascual es del segundo tipo. Estamos alegres porque la Pascua nos indica la Luz, la Vida...En ella nos sentimos hermanos. Es la alegría del seguidor, del que se sabe resucitado con Él. La alegría del darse y del compartir. La alegría del nuevo amanecer. La alegría del que se siente salvado. Por eso los tres símbolos pascuales son el Fuego, la Luz y el Agua. El Fuego que nos acrisola. La Luz que nos ilumina. El Agua que nos da vida...

jueves, 12 de abril de 2012

MOMENTO MÁGICO


Leí en un libro de Thomas Merton esta frase que me llamó la atención y copié:
"El momento más prodigioso del día es cuando la creación, en su inocencia, pide permiso para "existir" una vez más, como en la primera mañana en que empezó a existir."
Se refiere al amanecer. Si pasáis unos días en un monasterio, cosa que os recomiendo, este momento suele coincidir la mayor parte del año con la oración de Laudes. El mismo Thomas Merton escribió este poema que os dejo aquí:
"Cuando los salmos me sorprenden con su música
y las antífonas llegan a embriagarme,
el Espíritu canta: se desprende el fondo de mi alma.
Y de mi profundo centro, Amor,
más estruendoso que el trueno,
se abre un cielo de aire impoluto.
Nuevos ojos se despiertan.
Envío al mundo el nombre alado del Amor
y los cánticos crecen en torno a mí como una jungla.
Los coros de todas las criaturas interpretan
las melodías que Tu Espíritu entonaba en el Edén.
Las cebras, los antílopes y las aves del paraíso
brillan en la boca del abismo
y yo me siento ebrio con el inmenso desierto
del sexto día del Génesis."
Que disfrutéis del momento mágico del amanecer...

miércoles, 11 de abril de 2012

CONTRA EL DESÁNIMO



"Dos de los discípulos se dirigían aquel mismo día a un pueblo llamado Emaús, a unos once kilómetros de Jerusalén. Iban hablando de todo lo que había pasado. Mientras conversaban y discutían, Jesús mismo se les acercó y se puso a caminar a su lado. Pero, aunque le veían, algo les impedía reconocerle. Jesús les preguntó:
– ¿De qué venís hablando por el camino?
Se detuvieron tristes, y uno de ellos llamado Cleofás contestó:
– Seguramente tú eres el único que, habiendo estado en Jerusalén, no sabe lo que allí ha sucedido estos días.
Les preguntó:
– ¿Qué ha sucedido?
Le dijeron:
– Lo de Jesús de Nazaret, que era un profeta poderoso en hechos y palabras delante de Dios y de todo el pueblo. Los jefes de los sacerdotes y nuestras autoridades lo entregaron para que lo condenaran a muerte y lo crucificaran. Nosotros teníamos la esperanza de que él fuese el libertador de la nación de Israel, pero ya han pasado tres días desde entonces. Sin embargo, algunas de las mujeres que están con nosotros nos han asustado, pues fueron de madrugada al sepulcro y no encontraron el cuerpo; y volvieron a casa contando que unos ángeles se les habían aparecido y les habían dicho que Jesús está vivo. Algunos de nuestros compañeros fueron después al sepulcro y lo encontraron todo como las mujeres habían dicho, pero no vieron a Jesús.
Jesús les dijo entonces:
– ¡Qué faltos de comprensión sois y cuánto os cuesta creer todo lo que dijeron los profetas! ¿Acaso no tenía que sufrir el Mesías estas cosas antes de ser glorificado?
Luego se puso a explicarles todos los pasajes de las Escrituras que hablaban de él, comenzando por los libros de Moisés y siguiendo por todos los libros de los profetas.
Al llegar al pueblo adonde se dirigían, Jesús hizo como si fuera a seguir adelante; pero ellos le obligaron a quedarse, diciendo:
– Quédate con nosotros, porque ya es tarde y se está haciendo de noche.
Entró, pues, Jesús, y se quedó con ellos. Cuando estaban sentados a la mesa, tomó en sus manos el pan, y habiendo dado gracias a Dios, lo partió y se lo dio. En ese momento se les abrieron los ojos y reconocieron a Jesús; pero él desapareció. Se dijeron el uno al otro:
– ¿No es cierto que el corazón nos ardía en el pecho mientras nos venía hablando por el camino y nos explicaba las Escrituras?
Sin esperar a más, se pusieron en camino y regresaron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los once apóstoles y a los que estaban con ellos. Estos les dijeron:
– Verdaderamente ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón.
Entonces ellos contaron lo que les había pasado en el camino, y cómo reconocieron a Jesús al partir el pan."

Este texto es uno de los más bellos del Evangelio. Hoy es más actual que nunca. Cada día vemos cómo hay personas que se alejan de la Iglesia. Como los dos discípulos les oímos lamentarse: "Nosotros creíamos..." Su adhesión se tambalea ante los casos de sacerdotes y religiosos pederastas. Fundadores que llevan una doble vida. Obispos que pronuncian homilías que parecen sacadas de una película surrealista. Ellos pensaban tras el Concilio que la Iglesia había abierto las ventanas y se encuentran que ahora hay quien las quiere cerrar a toda prisa. Parece que cunde el desánimo...
Necesitamos "el caminante desconocido", como lo llama José María Castillo, que nos salga al encuentro y nos dé el remedio a nuestro desánimo.
Nos dirá, que qué nos creíamos. ¿Pensamos que todo es ideal, perfecto?¿Que creer es dejarse llevar por bellos sentimientos en momentos de felicidad?
Nos dirá, que seguir a Jesús es cargar con la cruz. Que no es sólo cantar alegremente, sino que es dar de comer, dar de beber, luchar por la justicia. Dar la vida por los demás. Y que nadie nos aplaudirá por ello, más bien lo contrario.
Y cuando nos sentemos a la mesa, cuando vivamos codo con codo con nuestros hermanos, cuando partamos y compartamos el pan, la vida, con todos, entonces, lo reconoceremos a Él.
No nos guardemos esta experiencia para nosotros, sino, como los discípulos, corramos a ser nosotros también "caminantes desconocidos", que anuncian la Buena Nueva a todos. 

martes, 10 de abril de 2012

LA TORRE SOBRE EL GALLINERO


Cuando era joven, durante lo que en mi Congregación llamamos Escolásticado, después del Noviciado y estudiando lo que antes se denominaba magisterio y ahora Ciencias de la Educación, hacíamos teatro. Recuerdo que representamos "La torre sobre el gallinero" de Vittorio Calvino. Es un análisis muy agudo sobre nuestra sociedad, en la que cada uno quiere dominar, ser "el gallo del gallinero", una persona quiere hablar directamente con Dios para arreglar la humanidad y construye una torre. Será una nueva Babel. Pero hoy no quiero comentaros la obra, sino sólo una escena. Un vecino no logra dormir en toda la noche, porque el inquilino del piso de arriba hace un ruido insoportable. Piensa subir a la mañana siguiente y partirle la cara. Al subir por la mañana, se entera que el hijo del vecino de arriba había muerto esa madrugada y que el padre había pasado toda la noche paseando con el niño en brazos intentando infundirle vida para que no muriera. El vecino de abajo quedó avergonzado por su actitud.
Hoy me he enterado que José María Castillo cierra su blog. El quería crear un lugar de diálogo, de discusión educada y se ha encontrado con un montón de anónimos llenos de insultos e intolerancia. Algunos sabéis que tuve que dejar un blog y abrir el Rincón en un lugar que podía moderar, por lo mismo. Existe por ahí un blog monotemático, con el único propósito de analizar todo lo que escribo, de atribuirme una personalidad que no es la mía y presentarme como un religioso relajado, perseguido por mis superiores. Y muchos blogueros podrían contar experiencias propias de ataques e insultos a su persona. Y lo más grave de todo eso, es que, todas esas personas, se escudan en el anonimato. Todo el mundo conoce a José María Castillo. Mi blog está firmado con mi nombre, dice dónde vivo e incluso doy mi teléfono. El señor Hares, el autor del blog monotemático, actúa desde el anonimato, y si no se recurre a la ilegalidad de un haker, es imposible saber quién es.
Esa escena de La torre sobre el gallinero, me ha hecho pensar, qué injustas son esas personas que se dedican a destruir, a desprestigiar, a insultar, desde la oscuridad, sin conocer a quién atacan, ni saber lo que hacen exactamente, cuáles son sus motivos y sus sentimientos íntimos. Y sin aportar ellos nada positivo. Parece que disfrutan destruyendo al otro.
Sé que con este post le daré tema para su blog. Quiero decirle que no me importa. Me importa tan poco, que a partir de hoy no pienso visitarle para leer lo que dice de mí. Hasta ahora lo hacía cuando algún amigo me llamaba la atención sobre sus escrito. Hasta aquí hemos llegado. Puede escribir lo que quiera. Los que me conocen saben quién soy. Y los que quieran conocerme, saben dónde vivo y pueden hablar conmigo cuando quieran.
Podemos estar conformes o no con los otros, pero lo que no podemos hacer es ignorar sus razones, sus sentimientos, su vida y destruirlos por sistema.
A José María lo seguiremos leyendo en sus libros o en Atrio o podremos escuchar sus conferencias. Pero es triste que otras personas, que sólo tienen este medio para comunicarse, deban dejarlo por cansancio o los ataques de cuatro anónimos impresentables.
Los que no sabéis de qué va el asunto, perdonadme. No volveré a hablar más de ello. Aquí, seguimos...

lunes, 9 de abril de 2012

¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!

En este Lunes de Pascua, como no puedo escribiros en particular a cada uno, os envío esta felicitación que he recibido.
Un fraternal abrazo a todos.

domingo, 8 de abril de 2012

¡HA RESUCITADO!




"El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro muy temprano, cuando todavía estaba oscuro, y vio quitada la piedra que tapaba la entrada. Corrió entonces a donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, aquel a quien Jesús quería mucho, y les dijo:
– ¡Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto!
Pedro y el otro discípulo salieron y fueron al sepulcro. Los dos iban corriendo juntos, pero el otro corrió más que Pedro y llegó primero al sepulcro. Se agachó a mirar y vio allí las vendas, pero no entró. Detrás de él llegó Simón Pedro, que entró en el sepulcro. Él también vio allí las vendas, y vio además que la tela que había servido para envolver la cabeza de Jesús no estaba junto a las vendas, sino enrollada y puesta aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro, y vio lo que había pasado y creyó. Es que todavía no habían entendido lo que dice la Escritura, que él tenía que resucitar." 


¡Qué gran amor el de María Magdalena! Muy de mañana se dirige al sepulcro. Quiere ungir su cuerpo. La piedra ha sido retirada y el sepulcro está vacío. Corre en busca de Pedro y del discípulo " a quien Jesús amaba". Ellos van al sepulcro a constatar que Jesús ya no está allí. Nos dice el evangelio de Juan: "Es que todavía no habían entendido lo que dice la escritura, que él tenía que resucitar". 
En el evangelio de Juan no hay ni guardianes ni ángeles. Si continuáis la lectura veréis que será el mismo Jesús el que se aparece a María Magdalena y será ella la que anunciará a los discípulos que ha visto a Jesús.
En esos tres personajes estamos todos representados. María, la que se le había perdonado mucho porque había amado mucho. Pedro, el impulsivo, pero que lo negó tres veces. El "discípulo amado", imagen de todos los hombres, porque todos somos amados por Jesús. Los tres no habían entendido nada, como tampoco nosotros hemos entendido todavía su mensaje. Buscamos su cuerpo en un sepulcro vacío, cuando Él vive en todos nosotros. Queremos embalsamar un cuerpo muerto, cuando lo que hemos de hacer es dar de comer al hambriento, de beber al sediento, curar al enfermo, hacer justicia al perseguido, ayudar a ver al ciego y andar al cojo...Amar a todos como Él nos ha amado.
Preguntamos dónde está y no sabemos verlo en el otro y en nosotros mismos. Nos falta encontrar su Espíritu. Nos falta llegar a Pentecostés.
Pero no lo dudemos: Él vive. Sólo hay que saber buscarlo. Debemos volver a Galilea. A los principios de nuestro amor, a orillas del lago. Entonces, todos juntos, nos daremos cuenta de que vive en medio de nosotros... 

sábado, 7 de abril de 2012

SILENCIO...



El Sábado Santo, hasta el Oficio de la noche, es el momento del silencio. Jesús yace en el sepulcro. Parece que todo ha acabado. Los discípulos se han dispersado y sólo Juan y las mujeres han estado hasta el final con Jesús. José de Arimatea ha cedido un supulcro para sepultarlo. Silencio.
Hoy en día oímos hablar mucho del silencio de Dios. La gente se pregunta dónde está Dios en las catástrofes. No entendemos por qué Dios calla ante el mal. En los salmos encontramos muchas peticiones en este sentido: "Dios mío, no permanezcas en silencio, sin decir nada; no calles" (Sl 83, 2). "Dios mío, a ti te alabo, no calles más" (Sl 109,1) ¿Es Dios quien no habla o somos los hombres que no sabemos oírle? 
Jesús es la Palabra. En la liturgia del tiempo de Navidad leemos: "Mientras un silencio tranquilo envolvía el universo y la noche se encontraba a la mitad de su carrera, tu Palabra todopoderosa, dejando el trono real, se lanzó desde el cielo." (Sv 18, 14-15).
La Palabra de Dios es la vida de Jesús. Y Él nos habla desde lo alto de la Cruz. Nos indica que sólo hay un camino: el del servicio, el de dar la vida por los demás.
Para escuchar esta Palabra necesitamos hacer silencio. Acallar nuestro egoísmo. Silenciar nuestro orgullo. hacer enmudecer  nuestras ansias de poder y de dominio.
Hoy es un día de silencio. No olvidemos que Dios nos habla desde este silencio...que mañana será esplendor y gloria: la Resurrección. 
Aquí os dejo este vídeo de F. Sergi d'Assis, el Prefecto de la Escolanía de Montserrat. Os lo recomiendo, como todos los que él hace.

viernes, 6 de abril de 2012

TODO ESTÁ CUMPLIDO



Nos molesta la cruz. La queremos sacar de las escuelas y de los lugares públicos. En una escuela de barrio de mayoría musulmana, los padres pidieron a las monjas que quitaran la cruz de las clases. Las buenas monjitas, para no crear un problema, cambiaron la cruz por un icono de Jesús. Los padres estuvieron conformes. No les molestaba Jesús. Les molestaba la cruz.
¿Por qué nos molesta la cruz?
Porque en la cruz, con Jesús, están clavadas todas nuestras miserias: están clavados todos los que han sido asesinados en nombre de Dios. Todos los condenados por la Inquisición. Todos los muertos de las guerras de religión. Los muertos en el 36 en zona republicana. Los muertos de la represión franquista. Los judíos asesinados  bajo el régimen nazi. Los palestinos muertos por los judíos. Los muertos de Ruanda y todas las guerras africanas. Los de las guerras de los Balcanes y los de los países árabes en nuestros días. Allí están clavados todos los niños muertos de hambre y el dolos de todas las madres que los han visto morir...Poned todas las miserias de la humanidad...Todas están allí expuestas en la cruz.
Nos gusta más el Jesús Resucitado, pero olvidamos que para resucitar hay que pasar por la cruz.
Nosotros llevamos siglos maquillando las cruces. Las hacemos de oro, plata y piedras preciosas. Las transformamos en obras de arte. 
La cruz sólo tiene sentido cuando nos postramos ante ellas y reconocemos todas nuestras miserias. Cuando aceptamos que todos, con nuestro egoísmo hemos clavado a Jesús.
El mensaje es claro, por más que intentemos edulcorarlo. La vida sólo tiene sentido si la empleamos en darla, en entregarla, en derramar día a día hasta la última gota de nuestra sangre. Sólo entonces podremos exclamar como Jesús: TODO ESTÁ CUMPLIDO...
Mientras tanto seguiremos sumidos en nuestro egoísmo y seguiremos clavando nuevas miserias en la cruz.

jueves, 5 de abril de 2012

AMAR HASTA EL FIN...




"Era la víspera de la fiesta de la Pascua. Jesús sabía que le había llegado la horac de dejar este mundo para ir a reunirse con el Padre. Él siempre había amado a los suyos que estaban en el mundo, y así los amó hasta el fin.
El diablo ya había metido en el corazón de Judas, hijo de Simón Iscariote, la idea de traicionar a Jesús. Durante la cena, Jesús, sabiendo que había venido de Dios, que volvía a Dios y que el Padre le había dado toda autoridad, se levantó de la mesa, se quitó la ropa exterior y se puso una toalla a la cintura. Luego vertió agua en una palangana y comenzó a lavar los pies de los discípulos y a secárselos con la toalla que llevaba a la cintura.
Cuando iba a lavar los pies a Simón Pedro, este le dijo:
– Señor, ¿vas tú a lavarme los pies?
Jesús le contestó:
– Ahora no entiendes lo que estoy haciendo, pero más tarde lo entenderás.
Pedro dijo:
– ¡Jamás permitiré que me laves los pies!
Respondió Jesús:
– Si no te los lavo no podrás ser de los míos.
Simón Pedro le dijo:
– ¡Entonces, Señor, no solo los pies, sino también las manos y la cabeza!
Pero Jesús le respondió:
– El que está recién bañado no necesita lavarse más que los pies, porque todo él está limpio. Y vosotros estáis limpios, aunque no todos.
Dijo: “No estáis limpios todos”, porque sabía quién le iba a traicionar.
Después de lavarles los pies, Jesús volvió a ponerse la ropa exterior, se sentó de nuevo a la mesa y les dijo:
– ¿Entendéis lo que os he hecho? Vosotros me llamáis Maestro y Señor, y tenéis razón porque lo soy. Pues si yo, el Maestro y Señor, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros. Os he dado un ejemplo para que vosotros hagáis lo mismo que yo os he hecho."

Impresiona el inicio de este texto: "los amó hasta el fin". El evangelio de Juan no es cronológico, sino que presenta bloques temáticos. Empieza con un prólogo, le siguen los signos y palabras, luego la hora de la glorificación del Hijo y acaba con un apéndice con las apariciones a los discípulos tras la Resurrección. Tenemos aquí el inicio de lo que llamamos glorificación del Hijo, que es su Pasión, Muerte y Resurrección. Empieza con esa tremenda afirmación: Él siempre había amado a los suyos que estaban en el mundo, y así los amó hasta el fin. Juan coloca en el relato de la Cena del Señor la respuesta a la pregunta de quién es Jesús y quién es Dios. En el texto de Juan no encontramos la narración del compartir el pan y el vino. En su lugar encontramos esa extraña escena de Jesús lavando los a sus discípulos. tanto más extraña, cuanto en la cultura judía lavar los pies a otro era trabajo de esclavos. Por eso los apóstoles no lo entendieron y Pedro se reveló. Jesús ante la negativa del apóstol le dice: Si no te lavo los pies no podrás ser de los míos.
Jesús está diciendo que el Reino no ha de ser una estructura piramidal, sino una estructura circular en la que todos somos iguales. Una sociedad en la que no existan primeros ni últimos. En la que cada uno tenga su papel tan importante como el de los demás. En los otros evangelios se trata de compartir el pan y el vino, compartir la vida, las penas y las alegrías. Compartir a Jesús. Aquí se trata de levarse los pies los unos a los otros. De ser todos Jesús.
Nuestra sociedad sigue siendo piramidal. Nuestra Iglesia sigue siendo piramidal. ¿Realmente somos sus discípulos?
Jesús ama a los suyos ( que somos todos) hasta el final. Para ello hay que empezar por compartir, por considerarnos servidores los unos de los otros. Después, como Él, estar dispuestos a dar la vida por amor.
El Jueves Santo es el día del Amor Fraterno. Todos los días deberían ser el día del Amor. ¿Cuándo seremos capaces verdaderamente de compartir?¿Cuándo dejaremos de luchar para ser unos más que los otros?¿Cuándo será el servicio el auténtico motor de nuestra vida?
Estos días son una llamada a centrar nuestra existencia. ¿Miraremos hacia otro lado como cada año?

miércoles, 4 de abril de 2012

EL ANACORETA Y EL REGALO


Paseaban por el parque. El joven seguidor se mostraba preocupado, porque no sabía que regalar a su mejor amigo en el día de su cumpleaños. El Anacoreta, sonriendo, le dijo:
- Lo importante no es el regalo en sí, sino que tú mismo te entregues con el regalo. Hay regalos engañosos. Los hacemos para que nos hagan otro a su vez o para que nos admiren, incluso buscando sobre todo el agradecimiento. Habrás oído contar la historia de aquel niño que regaló una caja vacía a su padre. Era una caja llena de besos. En cierta manera, él iba incluido en el regalo.
Se detuvo un momento para contemplar una flor del parque. Continuó diciendo:
- Mira esta flor. Dios no sólo nos la ofrece, Él se entrega con ella. Si supiéramos  ver en todas las cosas a Dios que se nos da...
Sonrió ampliamente y concluyó:
- No importa tanto lo que regales, como que tú te entregues con él...

martes, 3 de abril de 2012

ERA DE NOCHE...



"Habiendo dicho estas cosas, Jesús, profundamente conmovido, añadió con toda claridad:
– Os aseguro que uno de vosotros me va a traicionar.
Los discípulos comenzaron a mirarse unos a otros, sin saber a quién se refería.  Uno de sus discípulos, al que Jesús quería mucho, estaba cenando junto a él, y Simón Pedro le hizo señas para que le preguntara a quién se refería. Él, acercándose más a Jesús, le preguntó:
– Señor, ¿quién es?
– Voy a mojar un trozo de pan – le contestó Jesús –, y a quien se lo dé, ese es.
En seguida mojó un trozo de pan y se lo dio a Judas, hijo de Simón Iscariote. Tan pronto como Judas tomó el pan, Satanás entró en su corazón. Jesús le dijo:
– Lo que vas a hacer, hazlo pronto.
Pero ninguno de los que estaban cenando a la mesa entendió por qué se lo había dicho. Como Judas era el encargado de la bolsa del dinero, algunos pensaron que Jesús le decía que comprara algo para la fiesta o que diera algo a los pobres.
Judas tomó aquel trozo de pan y salió en seguida. Ya era de noche.
Después de haber salido Judas, Jesús dijo:
– Ahora se manifiesta la gloria del Hijo del hombre, y la gloria de Dios se manifiesta en él. Y si él manifiesta la gloria de Dios, también Dios manifestará la gloria del Hijo del hombre. Y lo hará pronto. Hijitos míos, ya no estaré mucho tiempo con vosotros. Me buscaréis, pero lo mismo que dije a los judíos os digo ahora a vosotros: No podréis ir a donde yo voy.
Simón Pedro preguntó a Jesús:
– Señor, ¿a dónde vas?
– A donde yo voy – le contestó Jesús – no puedes seguirme ahora, pero me seguirás después.
Pedro le dijo:
– Señor, ¿por qué no puedo seguirte ahora? ¡Estoy dispuesto a dar mi vida por ti!
Jesús le respondió:
– ¿De veras estás dispuesto a dar tu vida por mí? Pues te aseguro que antes que cante el gallo me negarás tres veces".

Volvemos a encontrarnos con un Jesús muy humano. Están reunidos en la mesa y se emociona. Es el Evangelio de las traiciones. La de Judas y la de Pedro...y todas las nuestras.
Juan, siempre con la profundidad de su simbolismo, cuando Judas abandona la mesa, señala que "era de noche"... El Evangelio de Juan es el de la vida y la muerte, la luz y las tinieblas. Esa noche que nos señala no es sólo temporal. Se trata de la noche en el alma...Noche del pecado en Judas. Noche oscura del alma de Jesús viendo que todos, un día u otro, lo negaremos. Nos dividimos entre Judas y Pedro. Los que lo vendemos porque no "nos sirve", no nos es útil y los que lo negamos por cobardía.
O utilizamos a Dios para obtener poder o lo abandonamos si nos estorba. Lo alabamos de palabra y lo negamos con nuestros actos. Esta es nuestra historia  en estos 2000 años. No es de extrañar que en nuestro mundo, sea negra noche...