viernes, 29 de junio de 2012

EL PREDICADOR Y LA FUENTE


Era un predicador famoso. Lo llamaban de todos los países para que pronunciara conferencias, que siempre  tenían un gran éxito. Aquel día, durante sus vacaciones, había salido a pasear por la montaña. Hacía mucho calor. Cuando ya llevaba unas cuantas horas de camino se paró en una fuente rodeada de árboles y bebió sus aguas refrescantes.
- ¡Qué maravilla esta fuente que ha colmado mi sed! - exclamó tras haber bebido.
Nunca supo si lo soñó o fue realidad. El caso es que nunca jamás lo olvidó. Porque en aquel momento la fuente le habló ( o creyó que lo hacía)
- No me des las gracias a mí. No soy yo quien te ha quitado la sed; ha sido el agua. Lo mismo ocurre contigo. No te vanaglories de tus conferencias. No eres tú quien convierte, quien ayuda a los demás a ser mejores. Tú sólo eres la fuente. Lo que realmente convierte, ayuda, salva, es el agua, es el Dios que transmites y haces descubrir con tus palabras...
Dicen, que desde ese día, el predicador era una persona más humilde y sencilla y, antes de predicar, pasaba un buen rato orando, buscando ese agua que debía brotar de él...

jueves, 28 de junio de 2012

DIOS NOS HABLA


Cuando escucho hablar a muchas personas diciendo que no creen en Dios, me doy cuenta que yo tampoco creo en el dios que me describen. Y es que hemos hablado tan mal de Dios, que en vez de atraer a las personas hacia Él, las hacemos huir a toda prisa. Buscamos palabras y conceptos complicados Posiblemente no hemos de hablar de Dios, sino que lo que debemos hacer es ayudar a los demás a escuchar a Dios. Dar pistas, disponer los corazones, para que puedan oír la palabra de Dios que nos rodea, que resuena en nuestro interior.
Rabindranath Tagore nos habla en este poema del lenguaje de Dios:

"Tu lenguaje, Señor, es muy sencillo,
más no así el de tus discípulos
que hablan en tu nombre...
Yo comprendo la voz de tus alas
y el silencio de tus árboles.

Comprendo la escritura de tus estrellas
con que nos explicas el cielo.
Comprendo la líquida redacción de tus ríos
y el idioma soñador del humo,
en donde se evaporan 
los sueños de los hombres.

Yo entiendo, Señor, tu mundo,
que la luz nos describe cada día
con su tenue voz.
Y beso en la luz la orilla de tu manto.
El viento pasa enumerando
tus flores y tus piedras.

Y yo, de rodillas,
te toco en la piedad y en la flor.
A veces pego mi oído
al corazón de la noche
para oír el eco de tu corazón.

Tu lenguaje es sencillo, más no así
el de tus discípulos que hablan en tu nombre.
Pero yo te comprendo, Señor.

(Rabindranath Tagore)

miércoles, 27 de junio de 2012

EL ANACORETA Y EL REMEDIO A LA SOLEDAD


El joven seguidor se quejaba de sentirse solo:
- A pesar de estar en la ciudad, rodeado de gente, siento que estoy solo.
El Anacoreta lo miró con ternura y le dijo:
- La soledad no se vence con la compañía, sino con la realidad.
Abrió el joven unos ojos como platos y repuso:
- ¿Acaso las personas que me rodean no son reales?
Rió con ganas el anciano mientras respondía:
- Sí o quizá no. Mira. En la montaña, frente a un paisaje, si te metes dentro de él, si te haces uno con él, no te sientes solo. Al contrario, sientes una plenitud inmensa y te parece estar acompañado por todo el universo...
Le miró a los ojos y prosiguió:
- Podemos estar rodeados constantemente de muchas personas, pero si no las hacemos reales para nosotros, si no dejan de ser "algo" y se transforman en "alguien" para nosotros, nos sentiremos las personas más solas del mundo.
Hizo una pequeña pausa antes de concluir:
- La batalla de la soledad se libra en nuestro interior. Si nos unimos a los demás, si los hacemos uno en nuestro interior...,nunca nos sentiremos solos.

martes, 26 de junio de 2012

EL ANACORETA Y EL HOMBRE DESGRACIADO


Aquel hombre se quejaba de la vida:
- ¿Qué me ha dado la vida? Nada. Sólo desengaños, problemas, injusticias...
Dejó el Anacoreta que se desahogara sin interrumpirlo. Cuando el hombre hubo acabado, todavía permaneció el anciano un rato en silencio. Luego le preguntó:
- ¿Y qué le has dado tú a la vida?
Ante la sorpresa del hombre, el Anacoreta se explicó:
- La felicidad no depende de lo que nos da la vida, sino de lo que nosotros le damos a la vida. Se trata de descubrir nuestro camino, cómo podemos hacer, con nuestras muchas o pocas cualidades, un mundo mejor. Esa entrega, esa lucha, ese dar...es lo que te hará sentir la vida con plenitud y te hará feliz.
Se detuvo un instante y concluyó:
- Si esperas que la vida te  dé las cosas, te dé la felicidad, serás el hombre más infeliz del mundo... 

lunes, 25 de junio de 2012

EN BUSCA DE LA FELICIDAD


Si supiera levantarme a cada llamada
y andar siguiéndote por las rutas del mundo...encontraría la felicidad.

Si supiera pararme, abrir mi tiempo
y mi corazón a los que pasan buscando fraternidad...encontraría la felicidad.

Si supiera escuchar aquellas palabras que no se dicen
porque el dolor tiene el peso de la soledad...encontraría la felicidad.

Si supiera acercarme sin un gesto, sin una palabra,
como una luz que despierta la mañana...encontraría la felicidad.

Si supiera desde el alba ocuparme en amar,
yo sería caridad, Dios mío...encontraría la felicidad.

Si supiera amar con la humildad
que tu me enseñas lavando los pies...encontraría la felicidad.

Si supiera amar sin exigir nada,
sin retener nada, sin esperar nada...encontraría la felicidad.

Si supiera amar las cruces cotidianas
que tú me presentas y ofrecerte mi vida como se ofrece el pan en la mesa santa...encontraría la felicidad.

Si yo fuese amor y caridad "en memoria tuya",
antes que este día no se apague...encontraría la felicidad.

(Traducido de una oración realizada en La Salle Bonanova, la víspera de San Juan)

domingo, 24 de junio de 2012

¿QUÉ SERÁ ESTE NIÑO?



"Al cumplirse el tiempo en que Isabel había de dar a luz, tuvo un hijo. Sus vecinos y parientes fueron a felicitarla cuando supieron que el Señor había sido tan bueno con ella. A los ocho días llevaron a circuncidar al niño, y querían ponerle el nombre de su padre, Zacarías. Pero la madre dijo:
– No. Tiene que llamarse Juan.
Le contestaron:
– No hay nadie en tu familia con ese nombre.
Entonces preguntaron por señas al padre del niño, para saber qué nombre quería ponerle. El padre pidió una tabla para escribir, y escribió: “Su nombre es Juan.” Y todos se quedaron admirados. En aquel mismo momento, Zacarías recobró el habla y comenzó a alabar a Dios. Todos los vecinos estaban asombrados, y en toda la región montañosa de Judea se contaba lo sucedido. Cuantos lo oían se preguntaban a sí mismos: “¿Qué llegará a ser este niño?” Porque ciertamente el Señor mostraba su poder en favor de él.
El niño crecía y se hacía fuerte espiritualmente, y vivió en lugares desiertos hasta el día en que se dio a conocer a los israelitas."

¿Qué llegará a ser este niño? Se hicieron esta pregunta ante Juan y nos la hacemos ante todos los niños acabados de nacer. De Juan sabemos lo que fue. El precursor, el encargado de anunciar a Jesús. Un profeta.  Tenemos un concepto falso de la profecía. Creemos que es algo así como predecir el futuro. Profeta es el que habla en nombre de Dios. El que nos muestra a Dios. Eso es lo que hizo Juan: mostrarnos al que tenía que venir, a aquel que nos  mostraría al Padre. Salvando las distancias, es lo mismo que se espera de nosotros, que anunciemos a Jesús, que lo presentemos y lo hagamos vivo en este mundo.
Todos deberíamos, en algún momento de nuestra vida, pararnos y mirar atrás. Preguntarnos qué ha sido de nosotros, de esas expectativas que despertamos en el momento de nuestro nacimiento. Nos quejamos ante un mundo deshumanizado, que ha perdido el sentido de lo espiritual y olvidamos que somos nosotros los responsables de transmitir esta Buena Nueva a la humanidad. Al igual que Juan, todos los que nos consideramos discípulos de Jesús, debemos llenar el mundo de su presencia, debemos ser profetas. En la primera lectura, las palabras que Dios dice a Isaías nos las dice hoy a nosotros: "No es suficiente que seas mi servidor para restablecer las tribus de Jacob y hacer volver a los supervivientes de Israel; te he hecho luz de todos los pueblos para que mi salvación llegue de un extremo a otro de la tierra."
Si en un mundo que ha perdido el norte, que no sabe a dónde va, los cristianos no somos luz, no somos portadores de la salvación y nos refugiamos en nuestras devociones, no somos nada. Decepcionaremos a a quellos que el día de nuestro nacimiento se preguntaron qué seríamos nosotros...Decepcionaremos a aquél que nos ha enviado.
   

sábado, 23 de junio de 2012

viernes, 22 de junio de 2012

EL CREDO DE LA VIDA



"Creemos en Dios,
Padre de la vida, que actúa en la historia,
que nos ha creado para la plenitud
y nos compromete a defender la vida
frente a los poderes de muerte
desatados hoy por la injusticia, el hambre,
la explotación,
la deuda externa
y la violación permanente
de los derechos humanos.


Creemos en Jesús,
Hijo de Dios y Hermano nuestro,
que apostó siempre por la vida,
que vivió en plenitud su vida,
que defendió la vida más débil con su vida;
evangelizador de los pobres,
liberador de los cautivos,
luz de los ciegos,
portador de paz y justicia,
para indígenas y campesinos,
obreros y habitantes de suburbios.
Creemos en su muerte y resurrección,
signo, fuente y primicia del triunfo definitivo
de la vida.


Creemos en el Espíritu Santo,
Señor y dador de vida desde siempre
y para siempre,
abogado de nuestras causas perdidas,
vivificador de nuestras entrañas,
renovador de toda la historia,
que anima y conduce el proceso de liberación
de todos los pobres y olvidados de la tierra,
creyentes e increyentes.


Creemos en la Iglesia,
Pueblo de Dios,
comunidad de hermanos,
que arranca desde los apóstoles
y manifiesta su vitalidad desde
los empobrecidos de la tierra.
Creemos en una Iglesia servidora
y sin privilegios,
evangelizadora universal,
testigo de la Buena Noticia
y compañera del pueblo excluido y marginado.


Creemos en el Evangelio y su Buena Noticia,
en la comunión de los santos,
en la resurrección de los muertos,
en el Reino ya comenzado
y en la vida nueva que Dios nos da en su seno.
Amen."


(Tomado del libro "Susurros de Dios" de Antonio Gil Moreno)

jueves, 21 de junio de 2012

PROVERBIO CHINO


La otra tarde asistí a una reunión de voluntarios de una Fundación que trabaja en Ciutat Vella con jóvenes en riesgo de exclusión social. Los había de todas las edades. Bastantes, jubilados. Todos tenían un denominador común: cara de alegría y de satisfacción. Me acordé entonces de un proverbio chino:
"Si quieres una hora de felicidad,
échate una siesta.
Si quieres un día de felicidad,
vete a pescar.
Si quieres un año de felicidad,
hereda una fortuna.
Si quieres una vida entera de felicidad,
ayuda a alguien."
Luego pensé: ¿por qué un proverbio chino?¿acaso no se trata del núcleo del Evangelio? El jefe del comando Barcelona, responsable del atentado a Hipercor, dijo que lamentaba mucho lo ocurrido, que lo llevaría encima toda su vida, que..., pero que no pedía perdón, porque el era ateo y el perdón era cristiano. Supongo que también podemos encontrar un proverbio chino que hable de pedir perdón. Pero el pedir perdón está tan en el centro del Evangelio, que Jesús, al enseñarnos a rezar   nos invitó a decir: "Perdónanos como nosotros perdonamos..."
Nos cuesta pedir perdón, porque nos cuesta perdonar. Y la verdad es, que seremos perdonados en la medida que perdonemos. Y no olvidemos que la única medicina que cierra nuestras heridas es el perdón. 
Con todo mi respeto a los proverbios chinos, si leemos cada día un fragmento del Evangelio, encontraremos verdaderos tesoros.

miércoles, 20 de junio de 2012

EL ANACORETA Y LA AUTO-COMPRENSIÓN


Durante todo el tiempo que pasó con ellos, no paró de compararse con los otros. A él nadie le había ayudado, a los demás sí. Aquél tenía una gran facilidad de palabra, él no. El otro había tenido ocasión de viajar, él nunca. Lo que tenía era una mezcla de auto-compasión y auto-desprecio.
Cuando marchó, el joven seguidor preguntó al Anacoreta sobre qué le ocurría a aquella persona.
- En realidad no se acepta a sí mismo y lo hace de forma agresiva, comparándose constantemente con los demás.  Estas personas en vez de crecer personalmente, de mirar sus valores y cultivarlos, pierden el tiempo intentando ser como otros, cosa que nunca lograrán. Al no lograrlo se escudan en que a los demás los han favorecido y a ellos no.
Hizo una pausa y prosiguió:
- Pero también podemos caer en el otro extremo auto-aceptarnos de forma pasiva, resignada, condenándonos al inmovilismo. Cuando nos damos cuenta o nos señalan un defecto, nuestra actitud es responder: "Yo soy así". Esta postura tampoco nos permite crecer, avanzar...
- Entonces - preguntó el joven - ¿cuál es la actitud que debemos tener?
Sonriendo respondió el Anacoreta:
- Se trata primero de conocernos. La auto-comprensión es muy importante. Y sólo se realiza en plena libertad, sin mirar constantemente a cómo son los otros, a lo que los otros quieren de nosotros. Se trata de observarnos.  De preguntarnos tras una actuación el por qué lo hemos hecho así. Cuestionarnos sobre nuestros sentimientos y nuestras intenciones. Es a partir de este auto-conocimiento que podemos crecer y progresar. Es entonces, cuando los otros serán para nosotros una ayuda, porque no los veremos como competidores, como obstáculos, sino como compañeros de camino...  

martes, 19 de junio de 2012

EL ANACORETA Y LA CARA DE LUNES


Aquel lunes salieron a la calle de buena mañana. El Anacoreta tenía que hacerse un análisis de sangre de control. Al salir del metro el joven seguidor comentó:
- ¡Que caras más tristes y cansadas hace la gente! ¿no han descansado este fin de semana?
Rió abiertamente el Anacoreta y dijo:
- Es la cara de lunes. Desde el viernes por la noche no han parado de divertirse, de hacer actividades, de vivir momentos alegres y emocionantes...Pero eso no produce necesariamente la felicidad. Hacer cosas interesantes, sentir placer, no tiene siempre como consecuencia la felicidad. Precisamente, felicidad es aquello que permanece cuando la actividad y el placer hace rato que pasaron. Por desgracia, para mucha gente lo que queda es el vacío.
Se detuvo un instante mirando en la puerta del hospital el cartel que le indicaba dónde se realizaban los análisis, y luego concluyó.
- Lo que produce la felicidad es la paz con uno mismo, el sentirse realizado y en el camino correcto. La felicidad es algo profundo, como un poso en nuestro interior, que nos hace sentir bien.
Y se sentaron en la sal de espera...

lunes, 18 de junio de 2012

EL ANACORETA Y EL HOMBRE EXTROVERTIDO


- ¡Hasta pronto! - dijo al despedirse aquel amigo con una gran sonrisa en los labios. Habían pasado un agradable momento hablando con él. Bueno, prácticamente escuchando, porque era una auténtica catarata de palabras, anécdotas, historias...El joven seguidor dijo admirado:
- ¡Qué hombre más extrovertido! En cambio yo apenas sé que decir en una reunión. Cuando estoy solo es cuando más disfruto.
Sonrió el Anacoreta, puso una mano sobre el hombro de su joven seguidor y le dijo:
- Depende de a lo que llames ser extrovertido. Si piensas que ser extrovertido es buscar siempre compañía, hablar mucho, opinar de todo, relacionarse con facilidad...ni tú ni yo somos extrovertidos. El verdadero extrovertido, aunque guarde silencio o esté solo, es aquel que vive abierto a los demás, que capta sus necesidades, que escucha sus palabras y su lenguaje no verbal...
Miró a los ojos del joven y concluyó:
- Una cosa es ser superficial y otra muy distinta  ser extrovertido. En la vida espiritual, extrovertido es aquel que sale de su ego hacia el tú. Y para eso no hacen falta muchas palabras...Lo que es necesario es "darse" por completo a los demás...

domingo, 17 de junio de 2012

ELOGIO A LA SENCILLEZ...O EL ÁRBOL DEL REINO


"Jesús dijo también: 
- Con el reino de Dios sucede como con el hombre que siembra en la tierra: que lo mismo si duerme que si está despierto, lo mismo de noche que de día, la semilla nace y crece sin que él sepa cómo. Y es que la tierra produce por sí misma: primero brota una hierba, luego se forma la espiga y, por último, el grano que llena la espiga. Y cuando el grano ya está maduro, se siega, porque ha llegado el tiempo de la cosecha.
También dijo Jesús: 
- ¿A qué se parece el reino de Dios, o con qué podremos compararlo? Es como una semilla de mostaza que se siembra en la tierra. Es la más pequeña de todas las semillas del mundo; pero, una vez sembrada, crece y se hace mayor que cualquiera otra planta del huerto, y echa ramas tan grandes que hasta los pájaros pueden anidar a su sombra.
De esta manera les enseñaba Jesús el mensaje, por medio de muchas parábolas como estas y hasta donde podían comprender. No les decía nada sin parábolas, aunque a sus discípulos se lo explicaba todo aparte."

Estas dos pequeñas parábolas nos dan grandes lecciones. Para empezar nos dicen claramente que el Reino empieza ya en este mundo, no es algo sólo para el otro mundo. El Reino empieza aquí, porque es aquí donde debemos sembrarlo.
Pero, pobres de nosotros, llevamos dos mil años creyendo que todo depende de nosotros. Planeando nuevas y viejas evangelizaciones. Buscando el apoyo de los grandes de la tierra, de las personas importantes...Y resulta que Jesús nos dice que tanto si dormimos como  si estamos despiertos,  si es de día o de noche, el Reino crece, no por nuestro trabajo, sino porque Él lo hace crecer.
Sacerdotes y religiosos andamos preocupados por la falta de vocaciones y lanzamos campañas por la tele...Lo que hemos de hacer es ser buenos sacerdotes y buenos religiosos, que eso es sembrar; el crecimiento es cosa de Él. Y si no hay vocaciones es, sencillamente, porque no sembramos, no somos buenos sacerdotes y buenos religiosos, o porque Él tiene otros planes, que nosotros desconocemos.
Nos dice también Jesús, que lo importante no es el tamaño, la grandeza de lo que hacemos...Son nuestros pequeños actos, esa vida dada y entregada gota a gota, día a día, por los demás, los que harán que el Reino se convierta en un gran árbol. Un árbol, que como la mesa de la que hablábamos el domingo pasado, estaba abierta a todos, sea lugar de cobijo para toda clase de pájaros...
¿Cuánto tardaremos en comprender que esas horas pasadas junto a un enfermo, ese vaso de agua dado a un sediento, esa bolsa de alimentos básicos, ese visitar a un preso...son las verdaderas semillas del Reino y no todos los euros gastados en grandes obras y campañas? Esas personas anónimas, que trabajan en silencio por los demás, que luchan sin hacerse ver por la justicia, son los verdaderos sembradores del Reino. El crecimiento es cosa de Él...

sábado, 16 de junio de 2012

MÚSICA DEL SÁBADO: ¿QUIÉN?

La canción es preciosa. El vídeo, en general bien. Solamente con las palabras "personas imperfectas" aparecen personas con síndrome de Down, lo que no me parece bien. Creo se podría haber buscado otra imagen, que no fuese ofensiva para quienes padecen una minusvalía.



Os dejo también esta versión digital de Mannel del Adagio para cuerda de Barber.

viernes, 15 de junio de 2012

AL CAER LA NOCHE...



"Pero hay mayor consuelo en la realidad del silencio
que en la mera respuesta a una pregunta.
La eternidad está en el presente.
La eternidad se encuentra en la palma de la mano.
La eternidad es una semilla de fuego
cuyas imprevisibles raíces rompen las barreras
que impiden a mi corazón ser un abismo.


Las cosas del Tiempo están en connivencia
con la eternidad.
Las sombras Te sirven a Ti.
Los animales Te cantan antes de perecer.
Las sólidas montañas se desmoronarán
como un vestido ajado.
Todas las cosas cambian, mueren y desaparecen.
Las preguntas surgen, se formulan
y también desaparecen.


En esta hora dejaré de hacerlas,
y el silencio será mi respuesta.
El mundo que Tu amor creó
y que mi mente siempre interpreta
de manera incorrecta,
dejará de interferir con nuestras v oces.


Contigo no hay diálogo,
al menos que escojas una montaña,
la circundes de nubes e imprimas
Tus palabras a fuego en la mente de Moisés.
Lo que fue entregado a Moisés en tablas de piedra,
esculpido por el relámpago y el trueno,
está ahora más profundamente arraigado
en nuestras almas,
tan silenciosamente como el aliento
de nuestro propio ser.


La mano está abierta. El corazón está mudo.
El alma que mantiene unida mi sustancia,
como una dura gema en el hueco de mi propio poder,
se rendirá algún día de manera total.


Aunque veo las estrellas, no pretendo ya conocerlas.
Uno tras otro, olvidaré los nombres
de cada una de las cosas.


A Ti, que duermes en mi pecho,
no se te encuentra con palabras,
sino en la aparición de la vida,
y de la sabiduría dentro de la sabiduría.


A Ti se te encuentra en la comunión:
Tu en mí
y yo en Ti
y Tú en ellos
y ellos en mí:
desasimiento dentro de desasimiento,
desapasionamiento dentro del desapasionamiento,
vacuidad dentro de la vacuidad,
libertad dentro de la libertad.


Estoy solo.
Tú estás solo.
El Padre y Yo somos Uno."


(Thomas Merton)

jueves, 14 de junio de 2012

ABUELOS


Hasta ahora creíamos que la ayuda de los abuelos a las familias era la de quedarse con los nietos cuando los padres querían estar libres, irles a buscar a la escuela, llevarlos al parque...Pero el otro día leí en el blog "Ventijol suau" de Guillem Correa, que, según el Consejo Económico Social, 400.000 familias viven de los ingresos de los abuelos y que un amigo banquero le había dicho que cada día aumenta el número de ellos, que al cobrar la jubilación pasan directamente una parte a la cuenta de sus hijos.
Cuando era pequeño recuerdo alguna familia amiga que se había arruinado. La madre buscaba trabajo haciendo faenas de limpieza por las casas y el padre buscaba trabajo de peón. Vivían humildemente, pero vivían. El problema hoy, es que, cuando los dos se quedan sin trabajo no hay alternativa. No se trata de pasar de la clase media a la clase obrera. Simplemente están condenados a salir del sistema, a caer en el mundo de la marginación. Y ese mundo es un pozo profundo del que es muy difícil salir...
De ahí la importancia de ese soporte de los abuelos a la familia. No es la solución, pero permite que esa pareja pare el golpe y tenga tiempo para solucionar su situación.
Lo que no veo claro es que la sociedad sea consciente de ese gran papel de los abuelos y se lo agradezca. Más bien parece que los ancianos están olvidados, se les intenta ocultar, cuando no se les culpa de los problemas de la sanidad y se les intenta recortar, por más que los político se llenen la boca con lo contrario, su paga de jubilación.
Tras los abuelos se encuentra una vida que, la mayoría de las veces, tuvo que luchar, muchas veces desde la inmigración, para levantar una familia. Fueron unos padres, que con su sacrificio lograron que sus hijos tuvieron los estudios que ellos no pudieron tener, una carrera, un trabajo...Ahora se encuentran, cuando deberían disfrutar de sus esfuerzos, que otra vez deben sacrificarse y ayudar a sus hijos.
Espero que un día la sociedad reconozca estos esfuerzos a los abuelos. Me temo que eso ocurrirá cuando la sociedad esté formada solamente por ancianos. A eso vamos... 

miércoles, 13 de junio de 2012

ORACIÓN ANTE LAS VACACIONES



"Señor, te echamos en falta en la playa.
parece como si quisiéramos descansar sin Ti,
como si tuvieses que aguarnos la fiesta.


No nos gustan estas vacaciones de vegetal, 
que sólo consisten en bañarse, comer y flirtear.


Enséñanos a veranear.
Danos unas vacaciones que nos lleguen a la médula del espíritu, hasta lo más noble que hay en nosotros.


Queremos aprender a buscar el descanso
en lo sencillo y frugal,
en el arte, la amistad, en un trato más esponjado contigo.


Ahora que estamos más en contacto con la naturaleza,
querríamos reavivar el instinto de verte en todas las cosas,
en todas las personas.


Que el contacto con los aromas del campo nos devuelva la espontaneidad y la sencillez.
Haznos olvidar las superestructuras
de nuestro intelectualismo y nuestra posición.
Devuélvenos el frescor del sentimiento.


Querríamos ser sencillos y alegres
como una gota de agua, como una brizna de hierba;
recuperar un espíritu sano,
sin neurosis ni complejos,
para poder amar mejor.


Te pedimos por tantos millones
de seres humanos que no podrán veranear.
Lo necesitan más que nosotros,
pero, un orden social injusto,
no les permite gozar de un mundo
que también ha sido creado para ellos."


(Traducido de Fundació Espinal: Pregàries a boca de canó)

martes, 12 de junio de 2012

EL ANACORETA Y LA FUENTE


El agua estaba buena y fresca. El Anacoreta comentó:
- Aquí gozamos de esta fuente, pero, ¿de dónde proviene este agua?
Miró al joven seguidor y le dijo:
- Si alguna vez vas al Aneto, al pie de la montaña y del macizo de La Maladeta, se recoge el agua de los glaciares en un barranco que desemboca en una especie de gran agujero, el Forau d'Aiguallut. De allí sale un pequeño riachuelo, el Ésera, y el resto del agua desaparece bajo tierra.
Hizo una pequeña pausa y prosiguió:
- Tirando anilina en el agua, descubrieron que volvía a surgir más de 4 kms. más allá, en el valle de Arán, en unas cascadas que se llaman Güells de Joeu, cerca del Plà de l'Artiga de Lin.
Miró a los ojos del joven y concluyó:
- Todos tenemos fuentes interiores que creemos mérito nuestro. El agua fresca que brota de nosotros procede quizá de nuestros padres, de un profesor que tuvimos, de alguien que marcó nuestra vida. Hablamos mucho del esfuerzo y olvidamos el don. Todo lo que tenemos es un don. Deberíamos considerar toda nuestra vida como un don de Dios...

lunes, 11 de junio de 2012

EL ANACORETA Y EL PASO DEL TIEMPO


El Anacoreta y su joven seguidor se vieron sorprendidos por las campanadas de la iglesia de la plaza. A esa hora ya debían haber preparado la cena. Tras las Vísperas realizaron un tiempo de meditación y perdieron la noción del tiempo.
El anciano comentó:
- Ya lo dijo K.A.Geissler: "Las horas que cuentan son las horas que no se cuentan." Son las horas más felices. Sin embargo, cuando estamos mirando el reloj cada cinco minutos, el tiempo se nos hace eterno y aburrido.
Sonrió y concluyó:
- Es una experiencia que la hemos vivido en todos los ámbitos. Una clase y un profesor interesantes nos pasan volando. Una clase y un profesor aburridos no se acaban nunca. Una buena película nunca se nos hace larga, aunque dure más de tres horas. Lo contrario de la mala; nos cuesta aguantar una hora y media. O una misa, una conferencia, una visita, una compañía...Mal asunto cuando empezamos a mirar el reloj y contar las horas...

domingo, 10 de junio de 2012

AMAR SIN CONDICIONES



"El primer día de la fiesta en que se comía el pan sin levadura y se sacrificaba el cEl primer día de los ázimos, cuando se sacrificaba el cordero de Pascua, los discípulos de Jesús le preguntaron:
– ¿Dónde quieres que vayamos a prepararte la cena de Pascua?
Entonces envió a dos de sus discípulos, diciéndoles:
– Id a la ciudad. Allí encontraréis a un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidle,  y al amo de la casa donde entre le decís: ‘El Maestro pregunta: ¿Cuál es la sala donde he de comer con mis discípulos la cena de Pascua?’Él os mostrará en el piso alto una habitación grande, dispuesta y arreglada. Preparad allí la cena para nosotros.
Los discípulos salieron y fueron a la ciudad. Lo encontraron todo como Jesús les había dicho, y prepararon la cena de Pascua.
Mientras cenaban, Jesús tomó en sus manos el pan, y habiendo dado gracias a Dios lo partió y se lo dio a ellos, diciendo:
– Tomad, esto es mi cuerpo.
Luego tomó en sus manos una copa, y habiendo dado gracias a Dios se la pasó a ellos, y todos bebieron. Les dijo:
–  Esto es mi sangre, con la que se confirma el pacto, la cual es derramada en favor de muchos.  Os aseguro que no volveré a beber del fruto de la vid hasta el día en que beba vino nuevo en el reino de Dios.
Después de cantar los salmos, se fueron al monte de los Olivos."

En el Evangelio vemos muchas veces a Jesús sentado a la mesa. No es de extrañar que el último acto que realiza con sus discípulos sea sentarse a la mesa con ellos. Y que nos lo legue como algo que debemos hacer: sentarnos entorno a la mesa. Porque eso es la Eucaristía.
A lo largo de la historia ha variado la forma de hacerlo. Por eso somos bastante tontos cuando intentamos defender a macha martillo un tipo determinado de misa. Si se tratara de seguir al pie de la letra el evangelio, deberíamos celebrar una cena pascual al estilo judío, que es lo que hizo Jesús. Pero lo que Él quiso dejarnos fue algo muy distinto. 
Para empezar nos dejó el recuerdo de su entrega total, hasta dar la vida por todos nosotros. Y lo hizo con el acto de partir y repartir. El pan y el vino son el cuerpo y la sangre de Jesús si lo repartimos y compartimos. Porque lo que Él quiso es, que nos amáramos sin condiciones.
Su mesa es una mesa abierta a todos. Los judíos se escandalizaban  porque comía con pecadores, con personas consideradas impuras, con publicanos traidores al pueblo judío. Es que la mesa de Jesús es la mesa de todos. A mí no me escandaliza que una misa sirva para coronar a un rey o que junto al altar se siente un dictador. Lo que a mí me escandaliza es que si entra un harapiento, o un borracho, o un vagabundo, se le eche del templo, que no se admita a la eucaristía a los divorciados vueltos  a casar o se expulse a los de orientación sexual distinta. Lo que a mí me escandaliza es que nuestra Eucaristía no sea la mesa de todos como lo fue la de Jesús. Que hayamos convertido la asistencia a la Eucaristía en una obligación, en vez de hacer de ella la fiesta de Unión y Amor de los que le seguimos a Él, de los que buscamos el Reino en esta tierra.
Si reducimos la Eucaristía a una obligación o a una devoción personal, no es de extrañar que al salir de ella sigamos siendo igual de injustos, malcarados, egoístas que antes de entrar.
Leía hoy a Pronzatto, que soñaba una procesión de Corpus sin custodia, en la que cada uno de los participantes fuese una custodia. Si al salir de la Eucaristía no somos portadores de Cristo, no llevamos su luz en nosotros, o bien hemos perdido el tiempo, o simplemente aquello no era una Eucaristía, no era la Mesa de Jesús, sino un mero conjunto de ritos.
Mientras nos peleamos por liturgias de Pío V, latines o no, cara al pueblo o no, en la lengua o en la mano, ceremonias domésticas o multitudinarias...nuestras iglesias se van vaciando a ojos vista. Y se vaciarán del todo si de su interior desaparece el Amor sin condiciones que es Jesús, el Amor sin condiciones que hemos de ser sus discípulos...Porque la Eucaristía es Pan que se parte y se reparte. Pan que da sentido a la vida. Pan que nos ayuda a ser solidarios, justos, misericordiosos. Pan para todos. Pan que cambia nuestra vida. Pan que nos hace ser otros Cristos...Pan que nos hace amar sin condiciones...

viernes, 8 de junio de 2012

EL ANACORETA Y LA EXISTENCIA DEL OTRO


Aquel hombre explicaba que sentía una gran frustración cuando se veía limitado, cuando los demás le imponían cosas y  le impedían hacer alguna cosa.
Lo miró pensativo el Anacoreta y dijo:
- Eso es la tentación.
El hombre respondió rápidamente:
- No me ha entendido. No me refiero a nada moral, me refiero a los límites que me ponen los demás, su sólo existencia.
Sonrió el anciano y volvió a repetir:
- Eso es la tentación.
Luego, tras una breve pausa se explicó:
- La verdadera tentación nos ataca cuando entramos en relación con los demás. En nuestro interior hay tres elementos silenciosos que duermen en ocultos: eros, el instinto de posesión y la afirmación de uno mismo. La relación con el otro los despierta y entonces lo consideramos  como objeto de placer, como un medio para poseer o como un escalón para dominar y ser más que nadie.
Miró a los ojos del hombre y prosiguió:
- Esas son las verdaderas tentaciones. Y lo son tanto más, como que nos pasan inadvertidas. Creemos ser felices utilizando al otro como un objeto, como una forma de enriquecernos o como una tarima para alzarnos sobre los demás. Confundimos felicidad con placer, posesión, dominio...,hasta el día en que nos damos cuenta que todo es un engaño, que cada día necesito más placer, tener más, dominar más...y que cada vez estoy más solo y soy más infeliz...
El hombre bajó los ojos y preguntó:
- Entonces,¿he de alejarme de los otros?
Volvió a sonreír el anacoreta y concluyó:
- No, de ninguna manera. De lo que se trata es de amar al otro como un ser, no como un objeto. De lo que se trata es de compartir, no de poseer. De lo que se trata es de ser solidarios, no dominantes...Entonces verás que el otro no es un límite, sino un compañero de viaje... 

jueves, 7 de junio de 2012

ESTÁN AHÍ, ¿LOS VEMOS?

Paseando con una amiga por Barcelona, muy cerca del cruce entre el paseo de Gracia y la Diagonal, sentada en un banco, rodeada de todos sus bártulos, estaba una sintecho. Los vemos deambular por la ciudad, recorrer y escarbar en los contenedores de basura, y por la noche, envueltos en cartones, periódicos y una vieja manta, los encontramos tumbados en un portal, un cajero o el porche de una iglesia. Con el tiempo se nos hacen invisibles. Y si los encontramos por una calle desierta por la noche, cambiamos de acera por si la moscas...
Sin embargo tras ellos hay una historia. Un fracaso en el trabajo o los negocios; quizá el alcohol o la droga; un desliz que los llevó a la cárcel y los abocó después a la marginación...
Todo el mundo merece una segunda oportunidad.¿Damos segundas oportunidades en nuestra sociedad?¿Consideramos el perdón una debilidad o una injusticia? 
Este vídeo hace pensar...

miércoles, 6 de junio de 2012

DOS NOVELAS


Hoy os recomiendo dos novelas.
La primera es "El cazador de cometas" de Khaled Hosseini. Seguramente llego tarde y ya la habéis leído. la he leído en versión de bolsillo del 2009, lo que quiere decir que el original es muy anterior. A algunos les puede haber asustado la etiqueta de best seller, pero si la leéis os llevaréis una sorpresa. Novela sobre el Afganistán escrita por un afgano. Por un lado os golpeará como una maza este país martirizado por rusos, guerras tribales, americanos...Un país al que no le dejan vivir. Y por otro, en ese escenario una dura historia de amor y traiciones. De secretos ocultos que se arrastran toda una vida. Una historia de lealtad. una novela que os agarrará desde el principio hasta la última página.
La segunda sólo la puedo recomendar a catalanoparlantes, porque todavía no ha sido traducida. Es la última novela de Olga Xirinacs, "l'Inundació". Es coimpletamente distinta a la anterior. Son esas novelas en las que no suceden demasiadas cosas, pero que página a página nos va desnudando el interior de su protagonista. Una novela que reflexiona sobre la decadencia al final de la vida y la búsqueda de sentido a lo vivido. La protagonista se enfrenta sola al final de su vida. Una pequeña luz que parece haberse encendido vuelve a apagarse rápidamente y la oscuridad se torna mucho más dolorosa. Una novela para saborearla en la penumbra de una habitación, dejándose penetrar por los sentimientos  de la protagonista.

martes, 5 de junio de 2012

VENGO DEL AYER

Curioseando por Internet he encontrado este precioso vídeo.
Se lo dedico a todas las mujeres: 
A las de mi familia.
A mis compañeras de estudios. 
A mis alumnas.
A aquellas mujeres que en África confiaban en mí y traían sus hijos a escondidas de los hombres, que exigían ceremonias y dinero, para que los curara.
A mis amigas.
A aquellas mujeres que quizá he hecho sufrir.
A todas las mujeres de la Tierra...

lunes, 4 de junio de 2012

INCONGRUENCIAS


Por el Vaticano andan los aires revueltos. Luchas de poder, conspiraciones... Ya se sabe. Juan y santiago hicieron lo mismo hace dos mil años pidiendo sentarse a la derecha y a la izquierda del trono y provocando la indignación de los demás apóstoles.
Tomad un libro de Historia de la Iglesia un poco serio y veréis que esas luchas han existido siempre. No es, pues, de extrañar que en dos mil años hayamos cambiado tan pocas cosas de nuestro mundo.
Hoy leía este texto de Christiane Singer que intento traduciros lo más fielmente posible:
"No se puede estar a la vez por el Evangelio y por el fanatismo.
Uno no puede declararse seguidor de Cristo y defender la segregación racial.
Uno no puede creerse de la Iglesia que coloca a los pequeños al lado de Dios y colocarse resueltamente del lado de los poderosos.
Uno no puede llamarse servidor a la manera de Jesús de Nazaret y comportarse como un amo.
Uno no puede invitar a la humildad de Hijos y, al mismo tiempo, exigir el primer lugar.
Uno no puede cantar una Iglesia gozosa y abierta a todos e inventar condiciones de pureza tales que nadie desee entrar en ella.
Uno no puede anunciar un Salvador venido primeramente para los pecadores y las ovejas perdidas y acoger solamente a los puros y dignos y conformes. ¿Quién osa "clasificar" a las mujeres y hombres a la busca de Dios?
Uno no puede gritar que el Evangelio posee el poder de inventar el mundo a la imagen creadora de Dios y contentarse con reproducir las costumbres estructuradas del pasado.
¿Señor, dónde encontraré la gracia para vivir en lógica con el Evangelio de Cristo?"
(Christiane Singer)

Por suerte, hay muchas personas que no caen en esas incongruencias y que, sin hacer ruido, siguen los pasos de Jesús. 

domingo, 3 de junio de 2012

DISCÍPULOS


"Así pues, los once discípulos fueron a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Y al ver a Jesús, le adoraron, aunque algunos dudaban. Jesús se acercó a ellos y les dijo:
– Dios me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced mis discípulos a todos los habitantes del mundo; bautizadlos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo y enseñadles a cumplir todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estaré con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo."

Os copio un fragmento del comentario que hace José María castillo a este evangelio:
"En el Nuevo Testamento se afirma la fe en Dios como Padre, en Jesús como el Hijo, y en el Espíritu santo. ES decir, se nos dice que el Dios, en el que creemos, es ante todo "Padre" que no se impone por su poder, sino por su bondad amorosa. Este padre se ha dado a conocer en un ser humano, Jesús, al que se le denomina el Hijo. Así, el Hijo, Jesús, revela un padre profundamente humano y cercano a todos los seres humanos. Finalmente, este Dios actúa en el mundo y en la historia por la fuerza del Espíritu. De forma que los "signos de los tiempos", en la historia y en la vida de los "hombres de espíritu", nos marcan la orientación que hemos de seguir para ser fieles al Padre de Jesús, en el Espíritu."
Cuando buscamos la perfección en la Iglesia, nos equivocamos. En el texto de hoy nos encontramos con once, no doce discípulos. Uno lo ha traicionado. Vuelven a Galilea, a los inicios, allí donde todo empezó, porque la Iglesia debe recomenzar cada día. Suben a la montaña, la soledad, el lugar de encuentro con Dios. Allí se les aparece, pero algunos siguen dudando. Entonces Jesús los envía "a hacer mis discípulos a todos los habitantes del mundo".
Hacer discípulos no es hacer creyentes de dogmas, sino seguidores vivientes de los dogmas. Lo que el cristiano debe hacer es "vivir" lo que cree. Si nuestra Fe no transforma nuestra vida, es mera credulidad, conocimiento de teorías...
Discípulo es aquel bautizado en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Es decir:
- aquel que porque cree que Dios es un Padre bondadoso, él también es bondadoso con el resto de los mortales.
-  aquel que porque acepta la revelación que el Hijo, Jesús, le ha hecho del Padre, él, a su vez, revela ese Padre con su vida al resto de los hombres.
-   aquel que se deja guiar por el Espíritu, convencido de que Dios actúa en el mundo a través de los acontecimientos, que le habla por medio de sus hermanos y le susurra al corazón en el silencio de la meditación.
Enredarnos en elucubraciones filosóficas sobre este misterio no nos conduce a nada.
La Trinidad es una relación de Amor. Ese es el Amor que los discípulos debemos vivir y compartir...