lunes, 31 de diciembre de 2012

ADIÓS 2012


Se nos acaba el año 2012. Televisiones, radios, revistas...hacen un repaso general al año. Lo bueno y lo malo que nos ha llegado... ¿Hacemos lo mismo con nuestra vida? ¿Revisamos lo que hemos hecho durante este año?¿Analizamos la respuesta que hemos dado a los acontecimientos buenos y malos? ¿Hemos actuado como debíamos?
Mira las cosas que has hecho mal. Úsalas para aprender de tus errores, pero no te quedes ahí, sólo para lamentarte de ellas y hundirte cada vez más. Reconocerlas nos ayuda a crecer. 
Y lo más importante, debemos entrar en nuestro corazón. ¿Qué hay en su interior?¿Ha aumentado el amor?¿Cuántas tiritas hemos tenido que ponerle?¿Están ahí, en su interior, los más débiles, aquellos que más nos necesitan?
Este día solemos hacer propósitos. Muchos de ellos no duran demasiado. Nos excusamos diciendo que  han sido fruto de un momento de exceso de emoción...Ya sé, que para muchos, esta noche no se prestará a reflexionar. La pasaréis entre música, ruido, algarabía...Empezará el 2013 y al poco tiempo diréis. ¡Va! al fin y al cabo sólo es un día más que ayer...Pero sería bueno buscar un momento para vosotros solos. No os digo que asistáis a una oración de fin de año de las que hacen algunas comunidades religiosas. Sólo os pido que busquéis un momento de soledad. Pensad entonces en la persona más débil de vuestro entorno. Aquella que creéis que está más sola, más abandonada.  La que necesita más amor.  Toma entonces una resolución, sólo una, referente a esa persona (o personas, puede ser un colectivo). Y luego, lucha todo el año 2013 para cumplirla. Es la mejor manera de despedir el 2012. Adiós 2012...

domingo, 30 de diciembre de 2012

PERDER A JESÚS



"Los padres de Jesús iban cada año a Jerusalén para la fiesta de la Pascua. Y así, cuando Jesús cumplió doce años, fueron todos allá, como era costumbre en esa fiesta. Pero pasados aquellos días, cuando volvían a casa, el niño Jesús se quedó en Jerusalén sin que sus padres se dieran cuenta. Pensando que Jesús iba entre la gente hicieron un día de camino; pero luego, al buscarlo entre los parientes y conocidos, no lo encontraron. Así que regresaron a Jerusalén para buscarlo allí.
Al cabo de tres días lo encontraron en el templo, sentado entre los maestros de la ley, escuchándolos y haciéndoles preguntas.Y todos los que le oían se admiraban de su inteligencia y de sus respuestas. Cuando sus padres le vieron, se sorprendieron. Y su madre le dijo:
– Hijo mío, ¿por qué nos has hecho esto? Tu padre y yo te hemos estado buscando llenos de angustia.
Jesús les contestó:
– ¿Por qué me buscabais? ¿No sabéis que tengo que ocuparme en las cosas de mi Padre?
Pero ellos no entendieron lo que les decía.
Jesús volvió con ellos a Nazaret, donde vivió obedeciéndolos en todo. Su madre guardaba todo esto en el corazón. Y Jesús seguía creciendo en cuerpo y mente, y gozaba del favor de Dios y de los hombres."

Como María y José, nosotros también podemos perder a Jesús. En realidad, lo que nos pasa, es que no sabemos buscarlo. Él está en la casa del Padre, que no necesariamente es el templo. Dios está dónde están "sus asuntos". A Jesús, lo encontraremos ocupándose de esos "asuntos". Y los asuntos de Dios somos los hombres. Por eso Jesús pasó su vida curando, expulsando demonios, haciendo andar a cojos y ver a ciegos. Anunciando la Buena Nueva. Porque esos son los "asuntos" de su Padre.
A María y José les pasó como a la mayoría de los padres: no entendieron a Jesús. Los padres quieren para sus hijos lo mejor; pero esto hace, que a veces no se escucha qué es lo que los hijos quieren. Hay que educar a los hijos en valores. Hay que amarlos y darles seguridad; pero también hay que respetarlos en el camino que desean emprender, porque ese es "su camino". Los padres les han de dar pistas, construir los fundamentos, que luego les permitan tomar sus decisiones.
María en este texto nos da una lección. Muchas veces, en la vida, no entenderemos lo que nos ocurre. Como ella, debemos guardar estas cosas en nuestro corazón. La vida, poco a poco, nos irá desvelando el por qué de las cosas.
Si nos encontramos lejos de Jesús, preguntémonos dónde estaría Él si se encarnara ahora. Miremos también nuestro interior más profundo. Allí donde hemos guardado tantas cosas. Seguro que lo encontramos... 

viernes, 28 de diciembre de 2012

LA FIESTA DE LOS INOCENTES


Esta es, posiblemente, la fiesta peor comprendida de toda la Navidad. Por un lado, la hemos trivializado en España con las típicas inocentadas. (En Francia lo hacen el 1 de abril).  Por otro, nos parece incomprensible  que Dios permitiera que esas criaturas fueran asesinadas por culpa de su Hijo.
Es casi seguro que no se trata de un hecho histórico. Los exégetas, ya hace años que consideran que los relatos de la infancia de Jesús se han de tomar desde un punto de vista simbólico, no histórico.
En el nacimiento de Jesús queda claro, que nadie lo aceptó. María y José no encontraban posada, lo que nos indica que el mundo no quiere recibir a Jesús. Ni sacerdotes, ni el rey, ni la gente con dinero pueden recibir a Jesús. Lo reciben los pastores. Personas sin casa, que habitaban en el campo con sus rebaños y que eran considerados impuros por el resto del pueblo de Israel.
Este desprecio de la gente bien lleva a que Jesús, recién nacido, deba emigrar para salvar su vida y que otros inocentes mueran a causa del rechazo de Israel.
Los inocentes son todas esos niños, esas personas, que hemos ido matando de hambre, con el terror de las bombas y balas de nuestras guerras, ahogados en una patera... Todas las personas que han sido, son y serán víctimas de nuestro egoísmo. Eso es no recibir a Jesús: preferir el odio, el poder, el dominio en lugar del amor.  Jesús emigrante, nos muestra que recibirlos a ellos es recibirlo a él. Cada uno de esos niños, de esas personas inocentes que mata el egoísmo de nuestra sociedad, es Jesús que muere.
El día de los inocentes debería ser el día de la sencillez, de la humildad, de la pobreza. La única forma de recibir a Jesús, de aceptarlo, de reconocerlo. Simplemente amando...Un día para reflexionar sobre el mal que hacemos con nuestro egoísmo...

jueves, 27 de diciembre de 2012

CREDO DE NAVIDAD


. Creo que Dios se humaniza en la persona de Jesús.
. Creo en la bondad sencilla de José de Nazaret y en la fe, sorprendente, de María.
. Creo en la pobreza del pesebre, con un buey y una mula.
. Creo en el anuncio de los ángeles que nos hacen ver a Dios donde hay verdad, amor y belleza.
. Creo en la alegría compartida de los pastores, que sueñan ilusiones y viven de esperanzas.
. Creo en la estrella peregrina y mensajera, y en los Magos inquietos y tenaces, que siempre encuentran la luz.
. Creo en la alegría natural, en la clara amistad entre los hombres, nacida de repente, o aumentada de cosecha en cosecha.
. Creo en la sorpresa virgen y fértil de los niños.
. Creo en la ternura de los hombres.
. Creo en el amor, difícil e inseguro, claro, muestra gratuita de Dios, ángel, estrella, pesebre.
. Creo en JESÚS, hombre perfecto, Hijo de Dios, Dios perfecto al alcance de todo hombre de buena voluntad.
(Ignoro el autor)

miércoles, 26 de diciembre de 2012

CUENTO DE NAVIDAD


En casa de Laura todos estaban nerviosos. Aquella tarde, papá había bajado del altillo dos grandes cajas. En una estaban, cuidadosamente envueltas en papel, las figuras del belén. En la otra, el portal, las casas del pueblo, el pozo, el puente...
La sorpresa saltó al desempaquetar las figuras. El niño Jesús no apareció. Pol, el hermano pequeño de Laura, un niño con síndrome de Down, era el que estaba más nervioso y preocupado de todos. ¡Sin el Niño Jesús no se podía montar el belén! Papá intentó calmarlos a todos. Tras buscar por todo el altillo, la figura no apareció. Entonces dijo:
- No os preocupéis. Mañana iré a la Fira de santa Llúcia a comprar un Niño Jesús.
Aquella noche, Laura tuvo un extraño sueño. Soñó que ella era una pastorcilla. En su cesto llevaba un tarro de miel para el Niño y un paquete de Dodotis, ya que ella había visto, que María sólo tenía unos trapos para fajar a Jesús. Cuando llegó al portal se acercó al Niño muy nerviosa. Pero su sorpresa fue grande al ver que el Niño Jesús era su hermanito Pol, el del síndrome de Down, que le sonreía con los brazos abiertos. María, tras coger los presentes, depositó al Niño en sus brazos. La alegría de Laura era inmensa, pero...entonces  despertó.
Mientras desayunaba, antes de ir al colegio, le contó a su madre el sueño que había tenido.
Laura pasó el día bastante distraída en el colegio, imaginando cómo sería el Niño Jesús que iba a comprar su padre. Cuando al atardecer volvió a casa, se precipitó al comedor a ver el belén, que su padre ya había terminado.
- ¡Oh!- exclamó Laura al verlo.
Lo que le hizo lanzar ese grito fue el Niño Jesús. Allí, sobre el pesebre, papá no había puesto ninguna figurilla de Jesús. Lucía una foto de Pol con su sonrisa más radiante.
Aquel año, Laura disfrutó enseñando el belén a todos sus conocidos. Y aprendió, que Jesús no es una figurilla de barro, y que cada vez que daba un beso a su hermano Pol, se lo daba a Jesús...

martes, 25 de diciembre de 2012

LA LUZ DEL MUNDO



"En el principio ya existía la Palabra, y aquel que es la Palabra estaba con Dios y era Dios. Él estaba en el principio con Dios. Por medio de él, Dios hizo todas las cosas; nada de lo que existe fue hecho sin él. En él estaba la vida, y la vida era la luz de la humanidad. Esta luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no han podido apagarla.
Hubo un hombre llamado Juan, a quien Dios envió  como testigo, para que diera testimonio de la luz y para que todos creyesen por medio de él. Juan no era la luz, sino uno enviado a dar testimonio de la luz. La luz verdadera que alumbra a toda la humanidad venía a este mundo.
Aquel que es la Palabra estaba en el mundo, y aunque Dios había hecho el mundo por medio de él, los que son del mundo no le reconocieron. Vino a su propio mundo, pero los suyos no le recibieron. Pero a quienes le recibieron y creyeron en él les concedió el privilegio de llegar a ser hijos de Dios. Y son hijos de Dios, no por la naturaleza ni los deseos humanos, sino porque Dios los ha engendrado.
Aquel que es la Palabra se hizo hombre y vivió entre nosotros lleno de amor y de verdad. Y hemos visto su gloria, la gloria que como Hijo único recibió del Padre. Juan dio testimonio de él diciendo: 
- A este me refería yo cuando dije que el que viene después de mí es más importante que yo, porque existía antes que yo.
De sus grandes riquezas, todos hemos recibido bendición tras bendición. Porque la ley fue dada por medio de Moisés, pero el amor y la verdad se han hecho realidad por medio de Jesucristo. Nadie ha visto jamás a Dios; el Hijo único, que es Dios y que vive en íntima comunión con el Padre, nos lo ha dado a conocer."

El prólogo del Evangelio de Juan nos presenta a Jesús como la Palabra y la Luz del mundo. En medio de la noche, de nuestras tinieblas, Él luce mostrándonos quién es el Padre, dónde hemos de encontrar a Dios.
A la humanidad nos cuesta aceptarlo. Aquella noche, Lucas nos dice que sólo unos pastores lo reciben. Unas personas despreciadas por el resto de Israel. Se ha de ser humilde, sencillo, para poder ver esa Luz que nos llega.
Nosotros iluminamos las calles, adornamos los escaparates, hacemos banquetes...pero, seguimos encerrados en nuestro egoísmo, sin ver a Dios allí donde realmente está: en un establo; en el pobre, el enfermo, el perseguido, el necesitado.
La Luz que hoy nos llega nos anuncia que sólo el Amor puede salvarnos. Pero nosotros seguimos buscando el poder, luchando entre nosotros, dividiendo el mundo en clases. 
Nadie a visto jamás a Dios. Jesús nos lo da a conocer: Cuando disteis de comer...vestisteis...disteis de beber...a mí me lo hicisteis... 
Él es la Palabra y la Luz. También nosotros debemos ser Luz y Palabra para los demás. Que quien nos vea, lo vea a Él.
Aquellas personas que esta noche están al pie de la cama de un enfermo...están mucho más cerca de la Navidad, que todos los que haremos ritos y cenas. Aquel misionero que celebrará humildemente la Navidad en el corazón del Tercer Mundo, es de verdad Luz y Palabra para los hombres.
Busquemos, al menos, unos momentos para mirar nuestro interior y darnos cuenta de lo lejos que estamos de seguir sus pasos y ser Luz para los demás. Depositemos hoy a los pies del Niño, el deseo de amar con todas nuestras fuerzas a quienes nos rodean. A los que conocemos y a los que no. Decidámonos a dar nuestra vida por los demás. Y para ello no hace falta hacer grandes cosas. Simplemente vivir cada instante conscientes de su presencia, sabiéndolo ver en todo.

lunes, 24 de diciembre de 2012

ORACIÓN EN LA VÍSPERA DE NAVIDAD


Señor Jesús,
prepara Tú mismo
en el desierto de mi corazón
el camino de tu retorno.

Las colinas de mi orgullo,
aplánalas con tu humildad.
Los valles de la desesperación,
llénalos con tu esperanza.
Los caminos tortuosos de mis mentiras,
enderézalos con tu verdad.
Y que se abran en mi invierno
las flores de tu alegría.
Entonces yo podré ver Tu gloria
y adorar Tu presencia
en la cara de cada uno de mis hermanos.

Señor Jesús,
Tú que esperas en la puerta,
que estás tan cerca de mí,
te pido:
deposita en mi corazón el tesoro de la paciencia
hasta el día de tu venida...
(Lucien Deiss)


domingo, 23 de diciembre de 2012

LLEVAR JESÚS A LOS OTROS



"Por aquellos días, María se dirigió de prisa a un pueblo de la región montañosa de Judea, y entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Cuando Isabel oyó el saludo de María, la criatura se movió en su vientre, y ella quedó llena del Espíritu Santo. Entonces, con voz muy fuerte, dijo Isabel:
– ¡Dios te ha bendecido más que a todas las mujeres, y ha bendecido a tu hijo! ¿Quién soy yo para que venga a visitarme la madre de mi Señor? Tan pronto como he oído tu saludo, mi hijo se ha movido de alegría en mi vientre. ¡Dichosa tú por haber creído que han de cumplirse las cosas que el Señor te ha dicho!"

María es nuestro modelo de creyentes. Jesús está en su interior y no se lo guarda para ella. Parte inmediatamente a casa de Isabel, a las montañas, para compartirlo con ella. Para ayudarla, que es la mejor manera de compartir a Jesús. Y es que una espiritualidad que nos encierra en nosotros mimos, no es una verdadera espiritualidad. Si realmente somos conscientes de la presencia de Jesús en nosotros, si desbordamos de alegría porque lo hemos encontrado, correremos como María a hacer partícipes a los demás de nuestro gozo. Y la mejor manera de hacerlo es entregándonos a los demás.
También Isabel es nuestro modelo. Su alegría es grande ante la presencia de Jesús en maría. ¿Nos alegramos nosotros ante  Jesús que nos llega presente en nuestro prójimo?¿Sabemos verlo y recibirlo en los demás? Para ello hemos de ser humildes como Isabel ante María. Creernos indignos. Sólo así sabremos verlo en el pobre, en los niños, en el inmigrante, en los deshechos de la sociedad.
He aquí dos lecciones para esta Navidad. Si de verdad acogemos en ellas a Jesús es para saberlo llevar a los demás con nuestra entrega. Y si queremos recibir al Señor, hemos de ser humildes para saberlo ver en la sencillez, en las personas que se acercan estos días a nosotros.
Mira por dónde, otra vez son dos mujeres las que nos dan una lección en el Evangelio.


sábado, 22 de diciembre de 2012

viernes, 21 de diciembre de 2012

NAVIDAD DE LOS SENCILLOS


Ayer por la noche estuve con los chicos de un CRAE, un piso de acogida para niños de familias desestructuradas, y con sus educadores. Hacían la fiesta del "cagatió"; una tradición de Cataluña. Aquellos cuatro niños y cuatro niñas, entre 8 y 15 años celebraron con inocencia la Navidad. Adelantaron esta tradición, porque el día de Navidad se intenta que lo pasen en su familia. Casi siempre sus abuelos. 
A oscuras ante un portal de Belén desnudo, con un pesebre vacío, sólo iluminado con velas. Cada uno recogió de una bolsa, una figurita envuelta en papel. Sólo al abrirla sabían de que se trataba. Así la directora fue llamando a los animales, los pastores, los reyes, José y María y fueron llenando el belén a medida que explicaba el significado de cada personaje. Sólo dejaron desierta la cuna. Hasta que el Niño nazca.
Luego fuimos a cenar. Pitzza, patatas xips,"gusanitos", bocadillos. Tras la cena canto de villancicos a pleno pulmón.
Luego el "cagatió". Un tronco (tió) tapado con una manta, al que se golpea con un palo uno a uno mientras se le cantan unas estrofas características. De debajo de la manta fueron saliendo regalos para cada uno de los niños. Regalos sencillos. Uno igual para todos: una camiseta térmica, porque tras el 27 se van unos días de colonias a la montaña. El otro personalizado para cada chico.
Salí, tras ver la felicidad de aquellos niños, pensando que estas fiestas, para quien tiene verdaderamente sentido, es para los sencillos. Me recordó las Misas de Gallo y las Navidades vividas en África, en las que el gran regalo que podías hacerles era una bolsa de arroz.
Dios sigue naciendo, pero lo hace en el corazón de los sencillos, que son los únicos que pueden acogerle.  

jueves, 20 de diciembre de 2012

LUZ EN LA OSCURIDAD


En la vida, hay momentos en los que no vemos nada. Quizá nos rodea una espesa niebla o estamos en medio de la oscuridad de la noche. No sabemos por qué y una mañana nos despertamos sin ilusión, sin encontrar sentido a la vida. Quizá durante el día, algo que nos dicen, algo que nos ocurre, nos tapa el sol de la ilusión como una nube de tormenta.
Entonces es el momento de recordar al salmista y repetir: "El Señor es mi luz y mi salvación". Es el momento de mirar en nuestro interior. Quizá al principio no veamos nada. Pero poco a poco, nos iremos dando cuenta  de que ahí tenemos una pequeña luz. Se trata de confiar en ella. Es la luz del don de Dios en nuestro corazón. Si nos fijamos en esta luz, veremos cómo poco a poco se van disipando las tinieblas. Esa luz es la luz de la Navidad. Es Dios que se encarna en nuestro corazón e ilumina toda nuestra vida.
Para ello sólo necesitamos buscar momentos de silencio; hacernos nosotros silencio. Entonces podremos realmente exclamar:
¡El Señor es mi luz! Y será Navidad en nuestro corazón...

miércoles, 19 de diciembre de 2012

SE ACERCA NAVIDAD


Hoy leía en un blog amigo, el comentario de otro buen amigo, que decía que su fe se había desmoronado. Creo que todos somos culpables de dar una imagen falsa de Dios. Navidad es un buen momento para recuperar ese Dios mucho más cercano de lo que creemos. El Dios que nos muestra este precioso texto de José Moratiel:

"Dios humilde.
Dios vulnerable.
Dios frágil.
Dios discreto.

Dios olvidado.
Dios escondido.
Dios silencioso.
Dios pequeño.

Dios se nos acerca con rostro humano, muy humano.

Dios confiado.
Dios sin defensas.
Dios sin apariencias.
Dios sin presunción.

Dios que llora.
Dios que sonríe.
Dios que grita.
Dios que murmura.

Dios se nos acerca con rostro humano, muy humano.

Dios sobre pajas.
Dios dispuesto a crecer.
Dios de sorpresas.
Dios sin horarios.

Dios sin programaciones.
Dios sin fortuna.
Dios sin dinero.
Dios sin domicilio.

Dios se nos acerca con rostro humano, muy humano.

Dios sin seguridades.
Dios sin uniforme.
Dios sin cumplimientos.
Dios sin ornamentos.

Dios en nuestra puerta.
Dios a nuestro alcance.
Dios sin documentación.

Dios se nos acerca con rostro humano, muy humano.

Dios como nosotros.
Dios por nosotros.
Dios con nosotros.
Dios para nosotros.

Dios se nos acerca con rostro humano, muy humano."

¿Verdad que estamos rodeados de Dios?

martes, 18 de diciembre de 2012

EL ANACORETA Y EL HOMBRE QUE SE CREÍA ABANDONADO


Vino de noche. Se acercó con miedo a que el Anacoreta no le atendiera. Sin embargo el anciano lo recibió con una cálida sonrisa y  un fuerte abrazo. Se sentó, y con un hilo de voz, explicó sus problemas:
- Pasan los años y siento que nadie me ama. Lloro por las noches sin saber por qué. Todo me da miedo y me siento cansado y en la obscuridad más absoluta. Estoy solo, abandonado por todos.
El Anacoreta lo tomó por las manos y lo llevó a la pequeña capilla, frente al icono de Jesús resucitado. Guardaron un rato de silencio y luego dijo:
- Si crees que nadie te ama, piensa que la alegría de Él es amarte. Si lloras, Él te consolará. Si tienes miedo, te cargará sobre sus espaldas. Cuando estés cansado, no dudes en acudir a Él, será tu reposo. Si estás a oscuras, Él será la luz de tus pasos. No temas si te equivocas y pecas, porque Él será siempre tu perdón. No dudes en acudir siempre a Él...
El hombre preguntó:
- Sí, ¿pero cómo he de hacer para encontrarle?
El Anacoreta lo miró tiernamente y le respondió:
- Busca el silencio. No lo dudes, si eres silencio, su Palabra habitará en tu corazón.
Y siguieron rezando sin hablar...

lunes, 17 de diciembre de 2012

NAVIDAD: PREGUNTAS


Ya llega la Navidad. Las calles iluminadas, los escaparates decorados, los anuncios de la televisión, nos lo recuerdan. Esto hace que una serie de preguntas vengan a mi mente. ¿Qué significa realmente para la gente ser Navidad? Celebramos la llegada de Jesús, que el Reino de Dios ya está aquí, que los cojos andan, los ciegos ven...¿Se ven por algún sitio, en nuestro mundo, nuestro país, en nuestra sociedad los signos de esa llegada?¿Les llega a los pobres la salud, la vida, el empleo, las justicia...la Buena Nueva?
La imagen comercial no puede ocultar el verdadero sentido de la Navidad. No es casualidad que se celebre en Cataluña la Maratón de TV3 en estas fechas. Seamos creyentes o no, llevamos gravada desde nuestra infancia, la imagen de que Navidad quiere decir amor, paz, compartir, bondad...La Navidad nos introduce en la esencia del mensaje de Jesús. Un mensaje de amor, de fraternidad. Un mensaje que nos lleva a luchar por crear un mundo mejor.
¿Por qué no hacemos de cada uno de los días del año, un día de Navidad? Porque no hemos comprendido que ser cristiano significa hacer nacer a Jesús cada día. Él nos mostró con su vida, que hay que abandonarse en las manos del padre. Que la verdadera religión iguala el amor a Dios y el amor a los hombres. Nosotros hemos mirado lo que han hecho siempre las religiones. Creer que de lo que se trata es de realizar unos ritos, creer unos dogmas, cumplir unos mandatos. Pero hemos olvidado que para Jesús la religión era una vida, cambiar nuestra vida, llenarla de amor. De amor a Dios y de amor a los Hombres.
Ciertamente la Navidad "occidental" está enturbiada por el comercio. Se trata de gastar...Pero también es cierto, que mucha gente vive la Navidad con sencillez, tratando de amar a los suyos y recordando a los que no tienen nada. 
Ojalá sepamos vivir esta Navidad de tal manera, que hagamos de cada día del año, un día de Navidad.

domingo, 16 de diciembre de 2012

CAMBIAR CON ALEGRÍA



"La gente le preguntaba:
– ¿Qué debemos hacer?
Y Juan les contestaba:
– El que tiene dos vestidos dé uno al que no tiene ninguno, y el que tiene comida compártala con el que no la tiene.
Se acercaron también para ser bautizados algunos de los que cobraban impuestos para Roma, y preguntaron a Juan:
– Maestro, ¿qué debemos hacer nosotros?
 – No cobréis más de lo que está ordenado – les dijo Juan.
También algunos soldados le preguntaron:
– Y nosotros, ¿qué debemos hacer?
Les contestó:
– No quitéis nada a nadie con amenazas o falsas acusaciones. Y conformaos con vuestra paga.
La gente se encontraba en gran expectación y se preguntaba si tal vez Juan sería el Mesías. Pero Juan les dijo a todos: 
- Yo, ciertamente, os bautizo con agua; pero viene uno que os bautizará con el Espíritu Santo y con fuego. Él es más poderoso que yo, que ni siquiera merezco desatar la correa de sus sandalias. Trae la pala en la mano para limpiar el trigo y separarlo de la paja. Guardará el trigo en su granero, pero quemará la paja en un fuego que nunca se apagará.
De este modo y con otros muchos consejos anunciaba Juan la buena noticia a la gente."

Las tres lecturas de hoy pueden darnos la impresión de no relacionarse demasiado. Sin embargo son complementarias.
Los judíos, tras oír la llamada de Juan a la conversión y a preparar los caminos al Señor le preguntan: ¿Que debemos hacer? Juan no les invita a asistir a la sinagoga, ni ha cumplir los muchos preceptos que tenían. Juan les llama a la solidaridad, a ser justos. No pide actos de unos momentos, ni siquiera horas. Les pide que toda su vida sea un acto de justicia, de solidaridad...Este cambio de perspectiva hace que sus conciudadanos crean que es el Mesías. Juan pertenece todavía al Antiguo Testamento y tiene una idea de un Mesías conquistador. Pero en su respuesta, da en el clavo. El Mesías bautizará en el Espíritu Santo y en el fuego. Aunque quizá Juan no sabía que ese fuego era el fuego del Amor.
Jesús insistirá durante su vida, en la lucha por la justicia y se dedicará a eliminar el sufrimiento.  Es por eso que Pablo puede escribir, en la carta a los Filipenses, lo que hemos leído en la segunda lectura:

"Alegraos siempre en el Señor. Os lo repito: ¡Alegraos! Que todos os conozcan como personas bondadosas. El Señor está cerca.
No os aflijáis por nada, sino presentadlo todo a Dios en oración. Pedidle, y también dadle gracias. Así Dios os dará su paz, que es más grande que todo cuanto el hombre puede comprender; y esa paz guardará vuestro corazón y vuestros pensamientos, porque estáis unidos a Cristo Jesús."

Adviento nos invita a cambiar, pero a cambiar con alegría. El cristiano debe ser una persona que irradie alegría y bondad a su alrededor. Su lucha por la justicia ha de ser una lucha de paz. Si realmente el Espíritu está con nosotros, eso debe notarse en nuestra actuación llena de alegría y de amor. No una alegría superficial y ligera, sino una alegría que brote de nuestro interior, fruto del Dios que habita en nosotros.
Tradicionalmente, el tercer domingo de adviento se conocía con el nombre de "gaudete", palabra latina que significa "alegraos". 
Este es el mensaje de hoy. La venida del Señor ha de cambiar nuestra vida: haciéndonos personas justas y solidarias y llenándonos de alegría. Ya lo dijo Santa Teresa: Un santo triste, es un triste santo.

sábado, 15 de diciembre de 2012

MÚSICA DEL SÁBADO: SALMO 120

Los tiempos no son fáciles. El salmo 120 es una estupenda oración para devolvernos la paz ante las dificultades.

viernes, 14 de diciembre de 2012

EL ANACORETA Y LA LIMOSNA


Al leer un escrito de Adviento que hablaba de dar limosna, el joven seguidor exclamó:
- ¡Qué mal suela hoy esta palabra, limosna! Da la sensación de que alguien superior da a alguien inferior. Parece que el que da limosna se cree bueno por ello...Suena a palabra anticuada.
El Anacoreta sonrió con picardía y dijo:
- Tienes razón. En eso hemos convertido la limosna. Hay que devolverle su verdadero sentido. Para empezar hay que recordar que la limosna es un acto de justicia. Lo que tengo no es sólo mío, porque muchos han contribuido para que yo lo tenga. Lo que tengo de más, otro lo tiene de menos.
Miró al joven y prosiguió:
- Se trata de compartir lo que tengo y de ser solidario, porque todos somos hermanos. ¿A que partiendo de compartir y de solidaridad, la limosna te parece algo mucho más actual?  

jueves, 13 de diciembre de 2012

EL SEÑOR LLAMA A LA PUERTA


Os dejo esta preciosa oración del recientemente desaparecido cardenal Carlo María Martini:
"Señor, estás llamando a la puerta. Si estoy atento a tu llamada y aprendo a discernir los signos de los tiempos, de mis tiempos, y escucho las señales de tu reconfortante presencia en mi puerta, en mi oído interior, y te abro, y te acojo como huésped de mi casa, entonces, el tiempo que pasamos juntos me da seguridad.
En mi mesa comparto contigo el pan, el pan de la ternura y de la fuerza, el vino de la alegría y del sacrificio, la palabra de la sabiduría y de la promesa, la oración de acción de gracias y de abandono en las manos del Padre, y vuelvo al trabajo de cada día con indestructible paz. El tiempo pasado contigo, comiendo y bebiendo, es un tiempo arrancado a la muerte, a la hermana muerte que nos espía.
Jesús camino inacabable, que llegas cada instante de mi vida. Sé que un día vendrás para dar por terminado este tiempo que estamos llamados a vivir como don precioso de Dios, anticipación y preludio de la bendición eterna. Haz que podamos desear el día de tu vuelta, cuando la caducidad de la creación, de mi vida creada, deje lugar a los nuevos cielos y la nueva tierra. Ni que parezca  que todo se acaba en aquel instante, en realidad es entonces cuando todo empieza, sobretodo el inmenso gozo y la inagotable felicidad de vivir en ti, por ti y para ti. Por siempre, Amén."

miércoles, 12 de diciembre de 2012

EL ANACORETA Y LA PRESENCIA DE DIOS


El joven seguidor preguntó al Anacoreta:
- Si Dios está siempre junto a nosotros, ¿por qué rezar?
Rió alegremente el anciano y respondió:
- Cierto. Dios está siempre muy cerca de nosotros; pero sólo en la oración notamos su presencia. Porque eso es precisamente orar: tomar conciencia de la presencia de Dios. Y eso podemos hacerlo en la iglesia, en nuestra habitación o en la calle, el autobús y en el trabajo. Si somos capaces de vivir esa presencia, convertimos toda nuestra vida en una oración.

martes, 11 de diciembre de 2012

EL VIAJE DE LA VIDA


Leí en el libro "Amb Déu o sense (quaranta cartes creuades)" de Francesc Torralba y Vicenç Villatoro, que ya os recomendé y sigo recomendando (Fragmenta lo tiene también en versión castellana), que Torralba escribía una de las cartas en el AVE Barcelona - Madrid.  Remarcaba que le daba la impresión de que no viajaba, sino de que simplemente se desplazaba, se trasladaba. Para él, viajar es otra cosa. Es relacionarse con unos acompañantes, ver un paisaje, descubrir costumbres distintas...
Creo que esta sensación la podemos trasladar a nuestra vida. Dentro de 22 días cumpliré 65 años. No me preocupa la jubilación, porque nosotros no nos jubilamos. Seguiré haciendo de enfermero o lo que me manden mis superiores. Pero, me ha dado por mirar atrás y veo la vida como un viaje. Y he recordado el comentario de Torralba. Y es que podemos hacer de nuestra vida un magnífico viaje o un mero desplazamiento. Mi vida, ¿ha sido un viaje o un simple traslado de un lugar a otro? ¿Realmente somos conscientes de nuestra existencia?
Supongo que, más o menos,  para todos, nuestra vida es una mezcla de viaje y de simple desplazamiento. Hemos vivido momentos de plenitud y momentos de irresponsabilidad, de mero pasar el tiempo.
No sé el tiempo que me queda, pero, está claro que mi propósito es el de hacer del resto de mi vida un viaje, no un traslado. Vivir conscientemente, responsablemente el mayor tiempo posible. Intentar que cada persona que se relacione conmigo sea única. Buscar un sentido a cada una de las cosas que haga. Y como lo que me mueve es la Fe, ser consciente, en cada momento, de la presencia de Dios en mi y en todo lo que me rodea.
Perdonad este post tan personal...

lunes, 10 de diciembre de 2012

EL ANACORETA Y "LA GENTE PERDIDA"


El joven seguidor, tras el rezo de Completas se acercó al Anacoreta y le dijo:
- Hoy, en la escalera, me han parado dos vecinos y me han dicho que están escandalizados porque recibes en esta casa a personas poco recomendable...
Sonrió el anciano e hizo sentar al joven antes de responderle:
- ¿Recuerdas lo que dijo Jesús?: "He venido a buscar lo que estaba perdido." Nosotros somos sus seguidores y hemos de seguir sus pasos.
Suspiró largamente y prosiguió.
- ¿Sabes? Todos estamos extraviados. Nosotros también somos personas "poco recomendables". Nadie es perfecto. ¿Quiénes somos nosotros para cerrar la puerta a nadie? Esas personas poco recomendables, que dicen nuestros vecinos, y nosotros mismos, dejamos de serlo si nos dejamos encontrar por Él. ¿Cómo vamos a dejarnos encontrar si nos creemos "recomendables"?
Miró al joven a los ojos y concluyó:
- Tú sabes lo que vienen a hacer a esta casa. Vienen a dejarse encontrar, a mirar en su interior, allí donde las  personas "recomendables" ni les ayudan ni les dejan mirar... 

domingo, 9 de diciembre de 2012

PREPARAD EL CAMINO AL SEÑOR



"En el año quincea del gobierno del emperador Tiberio, Poncio Pilato era gobernador de Judea, Herodes gobernaba en Galilea, su hermano Filipo gobernaba en Iturea y Traconítide, y Lisanias gobernaba en Abilene. Anás y Caifás eran los sumos sacerdotes. Por aquel tiempo habló Dios en el desierto a Juan, el hijo de Zacarías, y Juan pasó por toda la región del río Jordán diciendo a la gente que debían convertirse a Dios y ser bautizados, para que Dios les perdonara sus pecados. Esto sucedió como el profeta Isaías había escrito:
Se oye la voz de alguien
que grita en el desierto:
- ¡Preparad el camino del Señor;
abridle un camino recto!
Todo valle será rellenado,
todo monte y colina será nivelado,
los caminos torcidos serán enderezados
y allanados los caminos escabrosos.
Todo el mundo verá la salvación que Dios envía."

Lucas nos presenta hoy la figura de Juan Bautista. Lo hace citando un texto de Isaías que nos invita a preparar  el camino a la llegada de Jesús.
Nos quejamos de la ausencia de Dios en nuestro mundo. Pero, ¿preparamos el camino para su llegada?¿Hacemos de nuestra sociedad un lugar donde Dios pueda hacerse visible? Protestamos porque se quieren eliminar los símbolos religiosos de los lugares públicos y reducir la religión a algo estrictamente privado. Pero, ¿son los objetos, los edificios, las manifestaciones públicas, las que muestran la presencia de Dios?¿Es así como abrimos caminos al Señor?
La preparación empieza por nosotros mismos. Somos nosotros los que debemos cambiar. Campañas, grandes eventos, ceremonias, documentos...no sirven de nada, si no empezamos por cambiar nuestro interior. Hemos de empezar por entrar en lo profundo de nuestro corazón. Necesitamos silencio y meditación. Allí descubriremos, qué es lo que debemos cambiar para que Jesús pueda establecer su morada en nosotros. Necesitamos un corazón puro, para ser sinceros con nosotros mismos y reconocer nuestros defectos para poder avanzar.
Si cada uno de nosotros descubre ese mundo interior al que sólo podemos llegar mediante la oración, entonces podremos abrirnos hacia los demás y cambiar nuestra sociedad. Es a partir de una profunda vida interior, que podemos descubrir a Dios en los demás, en los sencillos, en los pobres, en los que sufren...en todos los hombres.
Preparar el camino al Señor, comienza por preparar nuestro interior. Nuestra lucha por la justicia. nuestra búsqueda de un mundo mejor, nuestra entrega a la causa del más débil, será un fracaso, sino está arraigada en una profunda vida interior.
Nuestra sociedad no nos ayuda a buscar momentos de interiorización. Es un trabajo que nos corresponde a cada uno de nosotros. El camino al Señor, se prepara con silencio, buscando la paz en nuestro interior. Es allí donde descubriremos cómo hemos de cambiar, qué hemos de hacer en la sociedad, para que sea la sociedad del Señor. Desde lo profundo de nuestro corazón saldrá la fuerza que nos permitirá cambiar nuestra vida, convertirnos. Que es lo que nos pide Adviento...

sábado, 8 de diciembre de 2012

MÚSICA DEL SÁBADO: VIRGO VENERANDA

En este día de la Inmaculada Concepción, os ofrezco "Virgo Veneranda" de Pérez Moya, interpretado por la Escolanía de Montserrat.

viernes, 7 de diciembre de 2012

EL ANACORETA Y LA VELA


Se apagó la luz. posiblemente la fuerte tormenta había hecho caer un rayo en un transformador. El anacoreta buscó en un cajón de la mesa de la cocina y sacó una vela. la encendió y la puso en medio de la habitación. tras unos momentos de silencio dijo:
- ¿Te has fijado en la vela? Dentro del cajón estaba segura, pero no servía para nada. Ahora ilumina nuestra habitación, pero a costa de irse consumiendo poco a poco.
Miró a los ojos de su joven seguidor y concluyó:
- Así somos las personas. Si intentamos conservarnos, permanecer intactos, no servimos para nada. Pero cuando nos consumimos poco a poco, al entregarnos día a día a los demás, es cuando nuestra vida cobra valor y sentido...

jueves, 6 de diciembre de 2012

PREGÓN PARA ANUNCIAR EL ADVIENTO



Este es tiempo de espera y anhelo,

de ilusión, de salir a los cruces y caminos.
Es un tiempo de ojos abiertos,
de miradas largas como el horizonte
y de pasos ligeros por calles y plazas.

Este es tiempo de salas de espera,
de viajes que llegan con sorpresa ,
de caminatas alegres y largas,
de sueños buenos que se realizan
y de embarazos llenos de vida.

Este es tiempo de pregones y sobresaltos,
de vigías, centinelas y carteros,
de trovadores, profetas y peregrinos,
y de todos los amantes de la utopía
que van en pos de la estrella que brilla.

Este es tiempo de luces, candiles y velas.
de puertas y ventanas entreabiertas,
de susurros, sendas y pateras,
de huellas en el cielo y la tierra
y, también, en el corazón de las personas.

Este es tiempo de pobres y emigrantes,
de parias, exiliados y desplazados,
de los desahuciados de sus casas
que se empapan y mojan en la calle
y de todos los que no tienen nombre.

Este es tiempo de quienes no llegan y rezan,
de hogares que se renuevan y mantienen,,
de los que disciernen serenamente
y de quienes sufren la crisis, más fuerte,
a pesar de tantas promesas electorales.

Este es tiempo de andar por oteros y valles
de de cantar por las cárceles que se abren
de romper grilletes, cadenas y fuerzas,
de ceñirse coronas de servicio y dignidad,
y de madurar como las hojas que vuelan .

Este es tiempo de Isaías y Juan Bautista,
de María y de José, sin pesadillas,
embarcados en la aventura divina
y pasando en vela sus horas nazarenas.
Es tiempo que gesta las promesas.

¡Este es tiempo de buenas noticias!


(Florentino Ulibarri)

miércoles, 5 de diciembre de 2012

COMPARTIR MESA


Las dos lecturas de hoy nos hablan de banquetes. En la primera lectura, Isaías, nos presenta el banquete del final de los tiempos. "Un festín de manjares suculentos, un festín de vinos de solera...". El evangelio nos narra la multiplicación de los panes. A Jesús, las autoridades religiosas, lo acusaron de comer y beber y, además, de hacerlo en compañía de pecadores y gente de mala vida. Es curioso, pero en el evangelio salen constantemente las comidas. Según Juan, Jesús empieza su vida pública con un banquete de bodas en Caná y la acaba con una Cena en la que se da a si mismo en la Eucaristía. Tras la Resurrección aparece varias veces comiendo con sus discípulos. Los primeros cristianos lo entendieron claramente y sus eucaristías se realizaban alrededor de una mesa. 
El simbolismo es claro: compartimos el alimento, porque compartimos nuestras vidas. Jesús lo hace en este evangelio con una multitud. El cristiano ha de compartir con todos: "cuatro mil comensales", simbolizan los cuatro puntos cardinales...
Este Adviento está marcado por una crisis profunda. Los comedores escolares detectan niños, que para ellos, esa comida escolar es la única del día. Una monja me comentaba, que hay familias que se avergüenzan de asistir al comedor social, porque las conocen en el barrio. Personas que han pasado de tener una tienda, a no tener nada.
Pero el simbolismo es más profundo. No sólo se trata de compartir alimentos, sino de compartir nuestra vida. Hemos de luchar por cambiar esta sociedad; hacerla más justa. Debemos transformar el mundo en un banquete en el que Dios sea nuestro anfitrión. Un banquete en el que todos nos hagamos Uno. Esa es la verdadera Eucaristía.
++++++++++++++++++++++++++++++
Hoy es el Día Internacional del Voluntariado. Todos deberíamos dedicar un tiempo a la semana a los demás. A aquellos que necesitan ayuda.

martes, 4 de diciembre de 2012

EL ESPÍRITU DEL CRISTIANO


Seguimos leyendo a Isaías en la primera lectura de la misa:


"De ese tronco que es Jesé, sale un retoño;
un retoño brota de sus raíces.
El espíritu del Señor estará continuamente sobre él
y le dará sabiduría, inteligencia,
prudencia, fuerza,
conocimiento y temor del Señor.
Él no juzgará por la sola apariencia
ni pronunciará su sentencia fundándose en rumores.
Juzgará con justicia a los débiles
y defenderá los derechos de los pobres del país.
Sus palabras serán como una vara para castigar al violento,
y con el soplo de su boca hará morir al malvado.
Siempre irá revestido de justicia y verdad.
Entonces el lobo y el cordero vivirán en paz,
el tigre descansará al lado del cabrito,
el becerro y el león crecerán juntos
y se dejarán guiar por un niño pequeño.
La vaca y la osa serán amigas,
y juntas descansarán sus crías.
El león comerá hierba, como el buey.
El niño jugará en el escondrijo de la cobra
y meterá la mano en el nido de la víbora.
En todo mi monte santo
no habrá quien haga ningún daño,
porque así como el agua llena el mar,
así el conocimiento del Señor llenará todo el país.
En aquel tiempo
el retoño de esta raíz que es Jesé
se levantará como una señal para los pueblos;
las naciones irán en su busca,
y el sitio en que esté será glorioso."

Un texto del Antiguo Testamento, pero que se aparta del espíritu de guerra, venganzas, poder y victorias que caracteriza estos escritos. No es de extrañar que los primeros cristianos lo asociaran inmediatamente al Espíritu de Jesús. Un Mesías sin ejército ni poder.
En medio de un bosque desolado, rebrota un retoño de un tronco cortado. El texto nos muestra el Espíritu  que se posa sobre él. Es el Espíritu de Jesús, debe ser el Espíritu del cristiano: inteligencia y sabiduría; consejo y valor;conocimiento y temor de Dios. Un Espíritu que no juzga por las apariencias ni sentencia de oídas. Un Espíritu defensor de los débiles. 
Las consecuencias son claras: el lobo habita con el cordero; la pantera yace con el cabrito; el becerro y el león pacerán juntos y los apacentará un niño; la vaca y el oso serán amigos; el niño jugará con la cobra...Es decir llegará el Reino, ese mundo de paz y de Amor.
Seamos sinceros y miremos atrás. ¿Ese ha sido el Espíritu de los cristianos? ¿Ese es hoy el Espíritu de los cristianos?  Ciertamente ha habido cristianos guiados por este Espíritu. Pero, ¿estaría nuestra sociedad como está si hubiésemos seguido de verdad el Espíritu de Jesús, si nos hubiésemos dejado impulsar por Él?
Adviento nos llama a hacer borrón y cuenta nueva. A luchar por seguir este Espíritu aunque nos consideren  tontos. Sólo nos podremos llamar cristianos si intentamos seguirlo. Si luchamos por ese mundo de justicia. Y hemos de empezar por nuestra Iglesia y nuestras comunidades. Una Iglesia que no busque privilegios. Una Iglesia que conviva con los demás. Una Iglesia que se base en la Palabra y el Amor. Esa Iglesia conseguirá una sociedad de paz y armonía: el Reino de Dios.

lunes, 3 de diciembre de 2012

TRABAJAR POR LA PAZ


La primera lectura de hoy nos presenta un texto de Isaías. El profeta anuncia lo que será la venida del Reino.  Encontramos una frase muy bella:
De las espadas forjarán arados,
de sus lanzas podaderas.
No alzarán la espada
nación contra nación,
ni se prepararán más para la guerra.
Transformar las armas en útiles agrícolas. Transformar las armas en máquinas de progreso y bienestar. Pero no sólo las armas sirven para matar. Hay estructuras de guerra que no son materiales y son tanto o más mortíferas, porque son ellas las que hacen que las armas se pongan en funcionamiento.
Transformar las espadas en arados y las lanzas en podaderas, es eliminar todo lo que conduce a la violencia. Nuestras palabras, para empezar. Hay discursos más mortíferos que una bomba. 
Las estructuras injustas. No habrá paz mientras en el mundo unos pocos lo tengan todo y el resto no tenga nada. Una sociedad basada en el dinero, sólo conduce a la opresión y al enfrentamiento.
Transformar espadas y lanzas, es crear estructuras solidarias. Ver al otro como un hermano y no como un contrincante. 
Mientras sigamos preparándonos para la guerra no habrá paz. El dicho latino de "si vis pacem para bellum" (si quieres la paz prepara la guerra), es la mentira más grande que se ha dicho nunca. Llevamos más de veinte siglos repitiéndolo y no hemos tenido en ese tiempo ni un minuto de paz real en toda la tierra. Las armas, los ejércitos sólo crean la falsa paz del miedo, pero no arreglan los problemas que nos dividen.
Preparar la paz es luchar por la justicia, clamar por la solidaridad, hacer reinar el amor. Se trata de desviar nuestras energías del mal y enfocarlas en el bien, de eliminar lo negativo de nuestras vidas.