miércoles, 31 de julio de 2013

EL ANACORETA Y LA VERDADERA RIQUEZA


Tras la meditación el Anacoreta dijo a su joven seguidor.
- Los hombres andamos preocupados por el dinero, la economía, y...olvidamos la verdadera riqueza. Ese tesoro escondido, esa piedra preciosa que meditábamos hoy.
Hizo una pausa y prosiguió:
- El verdadero tesoro es el Reino, que es todo lo contrario del poder y del dinero. El Reino es el Amor, la amistad, la sencillez, la justicia...La riqueza de una familia sencilla que sabe disfrutar del día a día y del gozo de amarse y sentirse unidos. La riqueza del que entrega su vida gota a gota por los demás. La riqueza de quien no tiene dinero, pero tiene la amistad y el apoyo de los que le rodean. La riqueza de sentirse amado por Dios y llevarlo muy dentro del corazón. La riqueza del que considera a todos los hombres sus hermanos...Esa es la auténtica riqueza. 

martes, 30 de julio de 2013

ADOLESCENTES EN BOTELLA



Si tenéis hijos adolescentes, os puede interesar este libro en el que encontraréis recursos para  ayudarles a que no caigan en problemas de alcohol de fin de semana y que con las vacaciones puede extenderse a todas los días.

lunes, 29 de julio de 2013

EL ANACORETA Y SABERSE VER (PIES DE BARRO Y CORAZÓN DE FUEGO)


La reunión con la comunidad de base de la parroquia había sido movida. Eso dejó preocupado al joven seguidor. El Anacoreta, sin embargo, prefería ese ambiente diverso a la unanimidad que llevaba a la calma chicha y a la falta de vida. Ante las dudas del joven ante la actitud de ciertas personas, el Anacoreta le aclaró:
- Hay una cosa que es muy importante. Debemos saber mirarnos con verdad, ser lúcidos con nosotros mismos. Ante los problemas caemos demasiados veces en dos extremos. O nunca reconocemos los propios defectos y echamos la culpa de todo a los demás o nos creemos una porquería, que no valemos nada y nos echamos la culpa de todo.
Hizo una pequeña pausa y prosiguió:
- La realidad es que tenemos los pies de barro y el corazón de fuego. Somos frágiles y cometemos errores, pero también somos capaces de hacer grandes cosas. Creer que no tenemos la culpa de nada, es orgullo. Pero creer que no valemos nada y que tenemos la culpa de todo, es falsa humildad. Créeme; todos, y cuando digo todos, quiero decir todos, tenemos pies de barro y corazón de fuego. Dios y los demás, son quienes nos ayudan a conocernos, a aceptarnos y a darnos cuenta de cuando somos débiles y cuando somos héroes. Y lo que debemos tener claro, es que Dios nos ama así: una mezcla de fragilidad y de heroísmo, porque esto es ser humanos.

domingo, 28 de julio de 2013

LA IMPORTANCIA DE LA ORACIÓN


"Estaba Jesús una vez orando en cierto lugar. Cuando terminó, uno de sus discípulos le rogó:
– Señor, enséñanos a orar, lo mismo que Juan enseñaba a sus discípulos.
Jesús les contestó:
– Cuando oréis, decid:
Padre, santificado sea tu nombre.
Venga tu reino.
Danos cada día el pan que necesitamos.
Perdónanos nuestros pecados,
porque también nosotros perdonamos
a todos los que nos han ofendido.
Y no nos expongas a la tentación.
También les dijo Jesús:
– Supongamos que uno de vosotros tiene un amigo, y que a medianoche va a su casa y le dice: 'Amigo, préstame tres panes, porque otro amigo mío acaba de llegar de viaje a mi casa y no tengo nada que ofrecerle.' Sin duda, aquel le contestará desde dentro: '¡No me molestes! La puerta está cerrada y mis hijos y yo estamos acostados. No puedo levantarme a darte nada.' Pues bien, os digo que aunque no se levante a dárselo por ser su amigo, se levantará por serle importuno y le dará cuanto necesite. Por esto os digo: Pedid y Dios os dará, buscad y encontraréis, llamad a la puerta y se os abrirá. Porque el que pide, recibe; el que busca, encuentra y al que llama a la puerta, se le abre.
¿Acaso algún padre entre vosotros sería capaz de darle a su hijo una culebra cuando le pide pescado? ¿O de darle un alacrán cuando le pide un huevo? Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más el Padre que está en el cielo dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan!"

El evangelio nos muestra a Jesús orando. Le gustaba orar en el campo, en la soledad. Sus discípulos, cuando querían seguirle, se quedaban dormidos. Por eso le piden que les enseñe a orar. Jesús no les da un tratado teórico sobre la oración. El Padrenuestro, es más que una oración. Es un plan de vida. 
Hemos de dirigirnos a Dios como Abba, papaíto o papi dirían nuestros niños de hoy. Hemos de dirigirnos a Dios alabándolo, pero con la alabanza y admiración que un niño siente hacia su padre. Dios no es un juez terrible como se nos ha presentado a veces. Ese no es Dios. Y lo que debemos pedirle empieza por la justicia, que eso es su Reino en este mundo. 
También debemos pedir lo necesario para vivir, que todos tengan lo suficiente. Eso significa el pan de cada día. Todo lo que nos sobra, es porque les falta a otros.
Debemos pedirle perdón, porque consciente o inconscientemente, todos hacemos daño a alguien. Las personas que dicen que no se arrepienten de nada, es porque pasan por la vida mirándose a sí mismas y olvidando a los que están a su alrededor.
De la misma manera hemos de perdonar a los demás. Nuestra petición de justicia, muchas veces, no es más que deseo de venganza. ¿Por qué nosotros encontramos tantas excusas para nuestros errores y somos tan intransigentes con los de los demás?
Es así como Dios nos librará del mal. Pero del verdadero mal, que sólo Él sabe cual es.
Jesús, además, da otra lección. Hay que ser constantes en la oración. Las oraciones no son fórmulas mágicas. La oración es un camino que nos ayuda a unirnos a Dios y a encontrar fuerzas para luchar con constancia por el bien. A veces buscamos en la oración momentos especiales, sentimientos y consolaciones...La oración es ese acercarnos cada día, en el silencio, a Dios, aunque no sintamos nada y nos parezca que no conseguimos nada. Un día la puerta a la que llamamos se abrirá. Mientras tanto hemos de perseverar.
   

sábado, 27 de julio de 2013

MÚSICA DEL SÁBADO: EMPTY SKY (BRUCE SPRINGTEEN)

Pensando en todas las personas que han perdido un ser querido en el accidente de Santiago de Compostela, os dejo esta canción grabada en Barcelona el año 2002.

viernes, 26 de julio de 2013

SANTOS PARA NUESTRO TIEMPO


Aquí os dejo cómo le gustaría al Papa Francisco que fueran los santos de hoy:
Necesitamos santos sin velo, sin sotana.
Necesitamos santos de jeans y zapatillas.
Necesitamos santos que vayan al cine, escuchen música y paseen con sus amigos.
Necesitamos santos que coloquen a Dios en primer lugar y que sobresalgan en la Universidad.
Necesitamos santos que busquen tiempo cada día para rezar y que sepan enamorar en la pureza y castidad, o que consagren su castidad.
Necesitamos santos modernos, santos del siglo XXI con una espiritualidad insertada en nuestro tiempo.
Necesitamos santos comprometidos con los pobres y los necesarios cambios sociales.
Necesitamos santos que vivan en el mundo, se santifiquen en el mundo y que no tengan miedo de vivir en el mundo.
Necesitamos santos que tomen Coca Cola y coman hot-dogs, que sean internautas, que escuchen iPod.
Necesitamos santos que amen la Eucaristía y no tengan vergüenza de tomar una cerveza o comer pizza el fin de semana con los amigos.
Necesitamos santos a los que les guste el cine, el teatro, la música, la danza, el deporte.
Necesitamos santos sociables, abiertos, normales, amigos, alegres, compañeros.
Necesitamos santos que estén en el mundo y que sepan saborear las cosas puras y buenas del mundo, pero sin ser mundanos.

Papa Francisco

jueves, 25 de julio de 2013

EL ANACORETA Y EL ENCUENTRO DE DIOS


Mientras intentaban mitigar el calor sentados en el balcón, el Anacoreta dijo a su joven seguidor:
- Todos debemos buscar a Dios, pero si creemos que lo hemos encontrado, nos equivocamos. Y sobre todo, nos equivocamos cuando creemos que estamos más cerca de Dios que los demás.
Miró a los ojos del joven y concluyó:
- Debemos buscar a Dios, pero, paradójicamente, no podemos encontrarlo. En realidad, sólo podemos ser encontrados por Él.

miércoles, 24 de julio de 2013

HIJOS DE DIOS


Esto es lo que nos dice este poema de Nelson Mandela:
"Eres hijo de Dios...
Nacimos para poner de relieve
la gloria de Dios
que se halla en nuestro interior.
No sólo en algunos de nosotros,
en todos y cada uno de nosotros.
Y al hacer que brille la luz,
inconscientemente damos permiso
a otras personas para hacer lo mismo.
Al ser liberados de nuestro propio temor
nuestra presencia libera a otros automáticamente."

martes, 23 de julio de 2013

EMPEZAR POR EL INTERIOR


Todos queremos cambiar. A lo largo de la vida, cuanto más mayores somos más veces, tenemos la triste experiencia del fracaso en nuestros intentos de ser mejores, de cambiar. Lo que suele ocurrir es que empezamos la casa por el tejado. Entendemos el ser mejores por el "hacer" cosas mejores. Escribimos un plan de vida, proyectamos, nos abocamos al exterior...y olvidamos que se crece desde dentro. Nuestros actos se quedan en hojarasca sin raíces y, tarde o temprano mueren.
La poetisa Bonnie Thurston  nos lo dice en este poema:
"Soy jardinera. Sé
que las plantas primero crecen por debajo;
la raíz antes que el tallo,
el tallo antes que la flor.
La tierra debe ser rica, oscura; debo regarla
hasta que quede empapada
para que las sedientas raíces
se hundan profundamente para beber,
y no se extiendan por la superficie
y se agosten con el calor...
Ve a lo hondo primero,
confía en las profundidades y en la oscuridad,
y luego florece." 

lunes, 22 de julio de 2013

EL ANACORETA Y SER ESPECTADORES O IMPLICARSE


Llegaban al final de la cena. Habían permanecido todo el rato en silencio, pero en ese momento el Anacoreta dijo a su joven seguidor:
- ¿Te das cuenta de la cantidad de cosas que observamos? La televisión nos pone delante cantidad de miserias: crisis, corrupción, guerras, hambre, catástrofes...Nos indignamos. Sí, pero hemos de ser sinceros; no pasamos de una indignación temporal. Al poco rato nos olvidamos de todo. Corremos el riesgo de convertirnos en espectadores de la vida.
Empezó a recoger los platos y añadió:
- Sin embargo, si en este momento llamaran a la puerta para deshauciarnos, no tuviéramos donde dormir, nada para comer...lo veríamos todo de manera muy distinta. Pasaríamos de espectadores a implicados.
Miró a los ojos del joven seguidor y dijo:
- Sin embargo, hay personas, que sin estar implicadas, dejan de ser espectadoras y se comprometen, se implican. Teresa de Calcuta, Vicente Ferrer, Casaldáliga, Viqui Molins, el Hno. Adriano, el Pare Manel...y tantas personas anónimas, que no sólo se indignan, sino que se han implicado en sus vidas. Esos son los verdaderos cristianos...aunque no conozcan a Jesús. 
Y se fueron a lavar los platos.

domingo, 21 de julio de 2013

A LOS PIES DE JESÚS


"Seguían ellos su camino. Jesús entró en una aldea, donde una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Marta tenía una hermana llamada María, la cual, sentada a los pies de Jesús, escuchaba sus palabras. Pero Marta, atareada con sus muchos quehaceres, se acercó a Jesús y le dijo:
– Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola con todo el trabajo? Dile que me ayude.
Jesús le contestó:

– Marta, Marta, estás preocupada e inquieta por muchas cosas; sin embargo, solo una es necesaria.
María ha escogido la mejor parte, y nadie se la quitará."

Jesús nos dice en este evangelio que María ha escogido la mejor parte. ¿Qué hace María diferente de Marta? María estaba sentada a los pies de Jesús y le escuchaba. El problema de Marta no es que trabaje. Al fin y al cabo está trabajando para recibir bien al Señor. Pero Marta no escucha a Jesús.
Este evangelio no es una apología del "quietismo". Del no hacer nada con la excusa de que hay que rezar. Este evangelio nos dice que tanto si trabajamos como si no, hemos de estar a los pies de Jesús, hemos de escucharle. Ser cristiano no es hacer muchas obras sociales, ni tampoco pasarse muchas horas rezando. Ser cristiano es ponerse a los pies del otro considerándolo Jesús. Nuestra oración es sacarle el polvo a nuestro corazón; unirnos a ese Jesús que está en nuestro interior. Escucharle. Ser cristiano es trabajar por la justicia, por el otro...escuchando a Jesús. caminando a su lado todo el día. Siempre en su presencia.
Casaldáliga, en su poema "El difícil todo", nos indica cómo conjugar estas dos cosas;
Tan sólo mejor
que la mejor parte
que escogió María,
el difícil todo.

Acoger el Verbo
dándose al servicio.
Vigilar Su Ausencia,
gritando su nombre.
Descubrir Su rostro
en todos los rostros.

Hacer del silencio
la mejor escucha.
Traducir en actos
las Sagradas Letras.

Combatir amando.
Morir por la vida,
luchando en la paz.

Derribar los troncos
con las viejas armas
quebradas de ira,
forradas de flores.

Cantar sobre el mundo
el Advenimiento
que el mundo reclama
quizá sin saberlo.

El difícil todo
que supo escoger
la otra María...

viernes, 19 de julio de 2013

EL ANACORETA Y LA CELEBRACIÓN


El Anacoreta y su joven seguidores asistieron con un grupo de amigos a la despedida de uno de ellos, que por motivos de trabajo, cambiaba de población. Cuando volvían a casa el anciano dijo:
- Es curioso que en una sociedad tan lúdica en la que vivimos, se hacen macrofiestas, se sale los viernes y los sábados por la noche, pero...no damos importancia a las celebraciones íntimas. Y precisamente en esta época de crisis es más necesario que nunca celebrar los momentos gratos que recordamos de nuestra vida. Es importante recordar que hubo tiempos buenos que pueden volver y sentirnos acompañados de nuestros familiares o nuestros amigos. No sentirnos solos.
Guardó silencio mientras atravesaba una calle muy transitada y luego continuó:
- Jesús quiso despedirse de los suyos y adentrarse en la Pasión con una celebración. Porque la Última Cena fue una celebración y no necesariamente triste. ¿Acaso no habló Jesús en ella del amor? Los cristianos tenemos una Celebración, así llamamos a la Misa. ¿Somos conscientes de ello? Creo que no. Sí hay comunidades de base, grupos juveniles, monasterios en que realmente viven la Misa como una celebración...Pero por desgracia demasiadas veces no es más que un acto rutinario, triste y aburrido.
Y ya abriendo la puerta de la casa, concluyó:
- Cierto que no hemos de confundir celebración con júbilo. Celebración es darle un sentido a nuestras reuniones. Cuando nos reunimos sabiendo por qué lo hacemos, esto nos une y nos compromete. Nos hace sentirnos hermanos y salimos con más fuerzas para enfrentarnos a la vida. Sí. Hemos de recuperar las celebraciones.

jueves, 18 de julio de 2013

EL ANACORETA Y EL PODER DEL SERVICIO


Mientras fregaban la vajilla, el Anacoreta dijo a su joven seguidor:
- Es curioso. Nuestra civilización se basa en el poder. El poder del dinero; el poder de la fuerza; el poder de la educación; el poder de la autoridad; el poder de la información...Todo lo basamos en estar por encima del otro, por ser más que los demás.
Hizo una pausa y añadió:
- Digo que es curioso, porque nuestra civilización es cristiana y en el evangelio se nos señala otro camino. Se nos muestra el camino de la sencillez, de la pobreza, de la humildad. Se nos muestra el verdadero poder que deberíamos ejercer: el poder del servicio. ¡Cuánto nos falta para ser auténticamente cristianos! Y de ahí estamos alejados todos. El poder civil y el poder religioso. Y este último es más culpable, porque se supone que medita el evangelio cada día...

miércoles, 17 de julio de 2013

EL ANACORETA Y LA OPOSICIÓN


Apagaron entristecidos el televisor. El joven seguidor exclamó:
- ¡Qué panorama tan triste!
El Anacoreta asintió con la cabeza y dijo:
- Mientras no busquemos la verdadera Unidad, todo seguirá de la misma manera. Siempre que nos manifestamos "contra algo", estamos alimentando la separación y el enfrentamiento. Tenemos el vicio de dualizarlo todo: nosotros o ellos, yo o los demás, derechas o izquierdas, cristianos o musulmanes, judíos o palestinos...
Se levantó a mirar por el ventana y continuó:
- La historia de la humanidad siempre se ha reducido a enfrentamientos. Y los enfrentamientos no arreglan nada. Simplemente hacen cambiar la tortilla. Quien estaba arriba ahora está abajo. Pero siguen existiendo dominadores y dominados, amos y esclavos. Todo lo reducimos a que unos prevalezcan sobre otros. 
Hasta que no busquemos la verdadera Unidad, que no es la uniformidad, sino una unidad interior que permita aceptar la variedad sin querer imponernos sobre los otros, la sociedad seguirá dando el triste espectáculo que da... 

martes, 16 de julio de 2013

PASAR POR LA VIDA...


Pasar como un peregrino, sin detenerse, sin creer nunca que ya hemos llegado. Empezando cada amanecer como si estrenáramos la vida...Así nos lo dice León de Felipe en este bello poema:

"Ser en la vida romero,
romero solo que cruza siempre por caminos nuevos.
Ser en la vida romero,
sin más oficio, sin otro nombre y sin pueblo.
Ser en la vida romero, romero...,sólo romero.
Que no hagan callo las cosas ni el alma, ni el cuerpo,
pasar por todo una vez, una vez sólo y ligero,
ligero, siempre ligero.
Que no se acostumbre el pie a pisar el mismo suelo,
ni en el tablao de la farsa, ni la losa de los templos
para que nunca recemos
como el sacristán los rezos,
ni como el cómico viejo
digamos los versos.
La mano ociosa es quien tiene más fino tacto en los dedos,
decía el príncipe Hamlet, viendo
cómo cavaba una fosa y cantaba al mismo tiempo
un sepulturero.
No sabiendo los oficios los haremos con respeto.
Para enterrar a los muertos
como debemos
cualquiera sirve, cualquiera...menos un sepulturero.
Un día todos sabemos 
hacer justicia. Tan bien como el rey hebreo
la hizo Sancho el escudero
y el villano Pedro Crespo.
Que no hagan callo las cosas ni en el alma ni el cuerpo.
Pasar por todo una vez, una vez, sólo y ligero,
ligero, siempre ligero.
Sensibles a todo viento
y bajo todos los cielos,
poetas, nunca cantemos
la vida de un mismo pueblo
ni la flor de un solo huerto.
Que sean todos los pueblos
y todos los huertos nuestros
(León de Felipe)

lunes, 15 de julio de 2013

CREER EN JESÚS


Creer en Jesús significa contar con una fuerza que nos sostiene mientras creemos que estamos hundidos; con una vez que nos pregunta quiénes somos, cuando hemos dejado de entendernos a nosotros mismos; con un poder que nos protege y  nos permite de responder a la violencia con violencia y al miedo con huyendo, que aún siembra más miedo; con unos ojos que nos miran con bondad y comprensión, con tristeza pero también con la alegría de saber que bajo su mirada y al margen de todo lo ocurrido, nos atrevemos a mirarnos de nuevo a los ojos.
Creer en Jesús es saber que somos depositarios de una confianza que nos da la fuerza necesaria para creer en nosotros mismos y caminar en paz.
(Traducido del libro "Sendas de salvación", Eugene Drewermann)

domingo, 14 de julio de 2013

¿CULTO O MISERICORDIA?


"Un maestro de la ley fue a hablar con Jesús, y para ponerle a prueba le preguntó:
– Maestro, ¿qué debo hacer para alcanzar la vida eterna?
Jesús le contestó:
– ¿Qué está escrito en la ley? ¿Qué lees en ella?
El maestro de la ley respondió:
– ‘Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y ama a tu prójimo como a ti mismo.’
Jesús le dijo:
– Bien contestado. Haz eso y tendrás la vida.
Pero el maestro de la ley, queriendo justificar su pregunta, dijo a Jesús:
– ¿Y quién es mi prójimo?
30 Jesús le respondió:
– Un hombre que bajaba por el camino de Jerusalén a Jericó fue asaltado por unos bandidos. Le quitaron hasta la ropa que llevaba puesta, le golpearon y se fueron dejándolo medio muerto. Casualmente pasó un sacerdote por aquel mismo camino, pero al ver al herido dio un rodeo y siguió adelante. Luego pasó por allí un levita, que al verlo dio también un rodeo y siguió adelante. Finalmente, un hombre de Samaria que viajaba por el mismo camino, le vio y sintió compasión de él. Se le acercó, le curó las heridas con aceite y vino, y se las vendó. Luego lo montó en su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y cuidó de él. Al día siguiente, el samaritano sacó dos denarios, se los dio al posadero y le dijo: ‘Cuida a este hombre. Si gastas más, te lo pagaré a mi regreso.’Pues bien, ¿cuál de aquellos tres te parece que fue el prójimo del hombre asaltado por los bandidos?
El maestro de la ley contestó:
– El que tuvo compasión de él.
Jesús le dijo:
– Ve, pues, y haz tú lo mismo." 

La parábola del Samaritano es tan conocida, que corremos el riesgo de pasar por ella sin pararnos a reflexionar. Nos quedamos con que debemos ayudar a los demás. Sin embargo, si nos detenemos a meditarla, nos daremos cuenta de que es fundamental para nuestra espiritualidad.
El letrado, el "teólogo" quiere poner a prueba a Jesús. Él que ha estudiado tantos años, quiere dejar en ridículo a ese hijo de carpintero, que pretende hacer de maestro. Le pregunta qué debe hacer para salvarse, para obtener la vida eterna. Jesús no se deja engañar y le devuelve la pregunta y lo pone frente a las escrituras. El maestro de la Ley le responde correctamente. Pero esa respuesta, por perfecta que sea, corre el riesgo de quedarse en meras palabras. Por eso Jesús la lleva inmediatamente a la práctica y la concreta con una parábola.
La parábola del Buen Samaritano es algo más que una llamada a la caridad. Jesús confronta un sacerdote y un levita, los servidores oficiales del Templo y de la Ley a un Samaritano, un hereje rechazado por los judíos y que no aceptaba el Templo. Y el "teólogo" no tuvo más remedio que reconocer que el prójimo era ese hereje y no los "perfectos" oficiales de la Ley.
Jesús en esta parábola nos enseña que lo fundamental de la religión no es el culto ni los ritos, si no el amor, la misericordia. El sacerdote y el levita no quisieron detenerse para no caer en impureza, ya que se dirigían al Templo. El Samaritano se compadece, lo cura y paga en el hostal para que lo cuiden. Para Jesús, el camino de la salvación es el camino del amor, de la misericordia, del amor. Porque sólo el que ama a los demás puede ser perdonado.
No somos cristianos si damos más importancia al culto, a las normas, a los ritos, que a la compasión. A veces tenemos una idea falsa de lo que es la compasión y por eso no nos gusta. Nos da la impresión de que nos ponemos por encima del otro. Compadecer etimológicamente significa "padecer-con". Es ponerse al mismo nivel. Sólo así podemos ayudar, amar al otro. Y eso es lo fundamental para Jesús: amar a Dios, amando a todos los hombres.

sábado, 13 de julio de 2013

MÚSICA DEL SÁBADO: HEAVEN FOR EVERYONE (CIELO PARA TODOS)

Una canción de Queen , que puede servir para reflexionar que un mundo mejor es posible y que debemos luchar por conquistarlo empezando por ser nosotros mejores.

viernes, 12 de julio de 2013

EL ANACORETA Y LA LLAVE


El joven seguidor andaba preocupado mientras hacía un cursillo de interioridad. Aprovechando un tiempo libre, telefoneó al Anacoreta y le dijo:
- Sé que he de abrir la puerta de mi interioridad, pero no sé cómo hacerlo, no encuentro la llave adecuada.
El anciano guardó unos instantes de silencio, que al joven le pareció que se había cortado la línea. Pero luego respondió:
- La llave son las preguntas. Debes encontrar las preguntas correctas y verás como se abre la puerta de tu interioridad.
Y antes de que el joven pudiera interrumpirlo le dijo:
- Pero no me preguntes cuáles son esas preguntas. Tú mismo debes encontrarlas, porque cada uno tiene sus propias preguntas. Las preguntas provocativas son las mejores llaves. Han de ser preguntas que te hagan pensar, que te descoloquen, que te remuevan de tu comodidad. Esas preguntas que nos da miedo hacernos, que nos inquietan. Pasar por la vida sin hacerse preguntas puede ser muy cómodo, pero nos impide vivir conscientemente, vivir en profundidad. Es decir, no es vivir.
Y concluyó:
- Eso sí. Has de hacértelas en un ambiente de silencio y paz. Por eso la meditación es un buen momento para ello. 

jueves, 11 de julio de 2013

EL ANACORETA Y EL CAMINO DEL DISCÍPULO


El joven seguidor preguntó al Anacoreta:
- ¿Qué hemos de hacer para ser discípulos de Jesús?
El anciano sonrió y dijo:
- El evangelio de hoy lo señala claramente. Jesús mandó a sus discípulos a que proclamaran que el Reino está cerca. Y ¿cómo? No con palabras, sino con obras: curando enfermos, resucitando muertos, limpiando leprosos, echando demonios. Es decir, dando vida. Ayudando material y espiritualmente a los demás.
Esta vez sonrió con picardía y continuó:
-Y les dijo que todo eso lo hicieran gratis. Es decir, que no utilizaran la misión en provecho propio.
Miró a su joven seguidor a los ojos y concluyó:
- Muchos estamos lejos de ser sus discípulos, por más que presumamos de ello.

miércoles, 10 de julio de 2013

EL ANACORETA Y EL MIEDO


El Anacoreta y el joven seguidor, antes de rezar Completas, hablaban sentados en la terraza al fresco de la noche. El anciano comentó:
- El miedo es humano. En realidad es un mecanismo de defensa. Pero también hace mucho daño a las personas. El miedo nos encierra en nosotros mismos, hace que desconfiemos de los demás y nos paraliza. 
El joven seguidor respondió:
- Sí, pero el miedo guarda la viña del amo.
Rió el Anacoreta y repuso:
- La viña quizá sí, pero hace daño a la religión. Jesús eliminó el miedo de la religión. Observa la cantidad de veces que les dice  a sus discípulos que no tengan miedo. Somos nosotros los que hemos vuelto a introducir el miedo. Y no para salvaguardar la espiritualidad, sino para conseguir poder sobre los demás. Para dominar a los demás con la tiranía del miedo. Cumplir por miedo no es amar. Esto es prostituir la doctrina de Jesús. Él nos señaló un camino de valentía, de amor, de comprensión. Si tenemos miedo, ¿cómo podremos amar a nuestros enemigos? Si tenemos miedo, ¿cómo podremos entregarnos en cuerpo y alma a los demás?
Hizo una pequeña pausa y concluyó:
- El miedo es humano, pero hemos de vencerlo. Y eso se hace con la confianza y manteniendo la paz en nuestros corazones. 

martes, 9 de julio de 2013

EL ANACORETA Y CÓMO AMAR A DIOS


Aquel joven decía que llevaba tiempo buscando la forma de amar a Dios y no lo conseguía. El Anacoreta le dijo:
- La mejor forma que tenemos las personas de amar a Dios es aprender  a amarlo en las otras personas, perdonando sus faltas, comprendiendo sus problemas  y ayudándolas siempre. Ese fue la gran lección que nos dio Jesús: A Dios se llega a través de los demás. Amando a los demás, se ama a Dios. Por eso los verdaderos místicos no son personas aisladas y misántropas, sino que se entregan y aman profundamente a los demás.

lunes, 8 de julio de 2013

A PROPÓSITO DE LA DEMOCRACIA


En algunos medios empieza a cuestionarse la democracia. Lo que está sucediendo en Egipto plantea dudas en muchas personas. Un gobierno elegido democráticamente, destituido por el ejército, parece encontrar el beneplácito de la comunidad democrática internacional. De hecho ya ocurrió lo mismo en Argelia, cuando tras la victoria del FIS en las urnas, el ejército, en nombre de la democracia lo destituyó.
Actualmente consideramos que la democracia es la mejor forma de gobierno. Asociamos democracia a el gobierno por pueblo. La democracia es tan antigua como la cultura griega. Pero, para Aristóteles, la mejor forma de gobierno no era la democracia, sino la aristocracia. Es decir, el gobierno de los mejores. Desgraciadamente, la aristocracia se asocia, o tiene el peligro de caer en la dictadura.
Pero volvamos a la democracia. Ciertamente, el buscar que el poder esté manos del pueblo, represente la voluntad del pueblo, es una manera justa de hacer política. En teoría es la forma de escuchar a todos, de gobernar buscando el bien común.
Pero, ¿es democracia todo lo que denominamos con esta palabra? A la frase de Mandela: " Si no hay comida cuando se tiene hambre, si no hay medicamentos cuando se está enfermo, si hay ignorancia y no se respetan los derechos elementales de las personas, la democracia es una cácara vacía, aunque los ciudadanos voten y tengan un Parlamento", le añadiría alguna cosa más. Ciertamente hemos reducido la democracia a depositar nuestro voto cada cuatro años y poca cosa más. ¿Es este el poder del pueblo?¿Nombrar cada cuatro años a unas personas, que luego, en nuestro nombre, harán y desharán y quizá se enriquecerán?
Nuestra democracia está enferma, porque se ha quedado a mitad de camino. Cuando la democracia se reduce al voto en las urnas, nos puede suceder como en Argelia, que el FIS utilice la credulidad de las masas, para obtener un poder democrático y luego eliminar todas las libertades estableciendo un estado islámico. Algo semejante a lo ocurrido con los Hermanos Musulmanes en Egipto. O como en nuestros países, que la corrupción se instale en la política y sea una forma de enriquecerse. Si la democracia permite que nosotros mismos nos atemos las cadenas, es que algo no funciona. 
Para que la democracia sea verdadera, para que el pueblo pueda decidir, primeramente, ha de estar bien informado. Mientras la prensa y los diferentes medios no sean independientes y dependan de los poderes fácticos y políticos, el pueblo no estará informado, sino, simplemente, manipulado.
Por otro lado, mientras el político sea alguien muy bien pagado y encerrado en su despacho, es imposible que represente al pueblo. El político ha de ser alguien cercano, que hable, que escuche, que explique a la gente los problemas. Las asociaciones, los grupos sociales, han de tener voz y han de ser escuchados por los políticos. Pero me temo que, mientras reduzcamos la democracia a votar cada cuatro años a unas personas que están en una lista y a las que no conocemos y con las que no podemos hablar; mientras reduzcamos la democracia a votar por unas siglas que tienen un programa que no conocemos en profundidad y que incumplirán con mil excusas al día siguiente de ganar las elecciones...,nuestra democracia será simplemente una palabra de la que viven unos cuentos para llenar sus bolsillos a costa de los demás. 
Va siendo hora de que reclamemos todos una auténtica democracia.   

domingo, 7 de julio de 2013

MENSAJEROS DE PAZ


"Después de esto escogió también el Señor a otros setenta y dos, y los mandó delante de él, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares a donde tenía que ir.
Les dijo: 
- Ciertamente la mies es mucha, pero los obreros son pocos. Por eso, pedidle al Dueño de la mies que mande obreros a recogerla. Andad y ved que os envío como a corderos en medio de lobos. No llevéis bolsa ni monedero ni sandalias, y no os detengáis a saludar a nadie en el camino. Cuando entréis en una casa, saludad primero diciendo: Paz a esta casa. Si en ella hay gente de paz, vuestro deseo de paz se cumplirá; si no, no se cumplirá. Y quedaos en la misma casa, comiendo y bebiendo lo que tengan, pues el obrero tiene derecho a su salario. No andéis de casa en casa. Al llegar a un pueblo donde os reciban bien, comed lo que os ofrezcan; y sanad a los enfermos del lugar y decidles: El reino de Dios ya está cerca de vosotros.  Pero si llegáis a un pueblo y no os reciben, salid a las calles diciendo: ¡Hasta el polvo de vuestro pueblo que se ha pegado a nuestros pies nos lo sacudimos en protesta contra vosotros! Pero sabed que el reino de Dios está cerca. Os digo que, en aquel día, el castigo de ese pueblo será más duro que el de los habitantes de Sodoma.

Los setenta y dos regresaron muy contentos, diciendo:
– ¡Señor, hasta los demonios nos obedecen en tu nombre!
Jesús les dijo:
– Sí, pues yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. Os he dado poder para que pisoteéis serpientes y alacranes, y para que triunféis sobre toda la fuerza del enemigo sin sufrir ningún daño. Pero no os alegréis de que los espíritus os obedezcan, sino de que vuestros nombres ya estén escritos en el cielo."

Jesús envía a 72 discípulos. Este número seguramente es simbólico y nos indica que todos sus seguidores somos enviados. Jesús nos envía como mensajeros de paz. Esas son las primeras palabras que se deben pronunciar al entrar a una casa, al encontrarse frente a los que hay que evangelizar: "Paz".
Evangelizar puede sonarnos a proselitismo. Nada de eso. Evangelizar es proclamar la Buena Nueva (Evangelio). Y esa Buena Nueva no es otra que las Bienaventuranzas, que el Sermón de la Montaña.
Evangelizar no es fácil. Es algo muy distinto de esas grandes concentraciones que tanto nos gustan, en las que todo son vítores y aclamaciones, pero que, pasados unos días, no se traducen en ningún cambio en la vida y en la sociedad.
Evangelizar es predicar con el ejemplo. Es llevar una vida sencilla y austera, entregada a los demás. Es ayudar a que los hombres se den cuenta de que Dios ya está en su corazón.
El Papa Francisco nos está mostrando una idea de sacerdote en esta línea. Alguien que sale a la periferia en busca del hombre. Alguien que no teme mancharse. Alguien que prefiere equivocarse actuando, que permanecer en la comodidad del inmovilismo. Alguien, que como Jesús, prefiere servir a ser servido. 
Ser cristiano es ser un mensajero de paz. Pero para ello, nuestra vida ha de ser una vida llena de amor y paz.  

sábado, 6 de julio de 2013

MÚSICA DEL SÁBADO: TENS UN AMIC (TIENES UN AMIGO)



Un canto a la mistad. Para reflexionar sobre la amistad. Ese amigo puede ser Jesús y puede emplearse el canto para una oración juvenil. Aquí tenéis la traducción:

"Si te sientes triste y entre nieblas
y necesitas una mano.
Si las cosas no te marchan bien
Cierra los ojos y piensa en mí
que enseguida estaré aquí
como un rayo de luz
en tu oscuridad.
Dí en voz baja mi nombre
y allá dónde estés iré
enseguida
a ayudarte.
Primavera, verano u otoño
lo que has de hacer es decirlo
y vendré enseguida, sabes con certeza
que tienes un amigo
Si la niebla te rodea
y las nubes tapan el cielo
y un viento frío del norte
parece helarte el corazón.
Cierra los ojos y piensa en mi
que enseguida estaré aquí
llamando a la puerta
a punto de entrar.
Dí en voz baja mi nombre
y allí dónde estés iré
enseguida
a ayudarte.
Primavera, verano u otoño
lo que has de hacer es decirlo
y vendré enseguida, sabes con certeza
es esperanzador tener amigos.
La gente puede ser indiferente,
cuando sufres te ignoran,
no pierdas nunca el coraje
no te desanimes
Dí en voz baja mi nombre
y allí donde estés iré
enseguida
a ayudarte.
Primavera, verano u otoño.
lo que has de hacer es decirlo
y vendré enseguida, sabes con certeza
que tienes un amigo.
tienes un amigo
tienes un amigo
tienes un amigo
en mí, tienes un amigo.

viernes, 5 de julio de 2013

EL ANACORETA Y LA AUTOCRÍTICA


Tras mirar el telediario el Anacoreta dijo a su joven seguidor:
- El problema de la política actual no es la corrupción. Desgraciadamente en todos los partidos, en todas las sociedades siempre habrá gente corrupta. El problema es la falta de autocrítica y entrar en la discusión del "y tú más".
Sonrió pícaramente mientras añadía:
- Esa lucha es estéril. De lo que se trata es de analizar por qué ha podido haber corrupción, qué hace lo propicia en los partidos y qué hay que hacer para evitarla. Defenderse de la propia corrupción señalando que los otros aún los son más, es como aquel enfermo, que en vez de acudir al médico y tomar la medicación correspondiente, se contentara con decir que los otros también están enfermos e incluso más graves que ellos.

jueves, 4 de julio de 2013

EL ANACORETA Y LA LLAMADA


El joven seguidor le preguntó al Anacoreta por la causa de la disminución de vocaciones. El anciano respondió:
- No hay una sola causa. Pero te diré una que no suelo  encontrar cuando se habla del tema: no se escucha la llamada.
Ante la cara de sorpresa del joven seguidor, se explicó:
- Sí. Precisamente la palabra vocación significa llamada. Pero nos encontramos en un mundo con tanto "ruido", tantas voces, tantos reclamos, que difícilmente el joven puede escuchar la llamada a una vida religiosa. Además, hemos reducido la religiosidad a los templos. Sin embargo no hay momento alguno, circunstancia, lugar, en los que Dios no esté presente y por los que Dios no nos hable. Si los jóvenes estuvieran atentos y vigilantes, viviesen ese Dios presente en todo, estoy seguro que escucharían su llamada. A ser sus seguidores en la vida religiosa o a formar una familia.

miércoles, 3 de julio de 2013

ENGRASAR LOS GOZNES


El año 2009 la Editorial Sal Terrae publicí el libro de Joyce Rupp, "Abre la puerta"(Introspección en el verdadero yo).
Con la metáfora de la puerta nos señala los caminos para entrar en nuestro verdadero yo, oculto muchas veces, en nuestro corazón.
En uno de los capítulos nos habla de los lubricantes básicos que hacen que los goznes de la puerta de nuestro corazón se muevan con suavidad.
Os los cito brevemente. Cada uno puede estudiar de qué pie cojea y cuáles son más importantes para él.
- Oración: En cualquier forma o duración, contribuye a la apertura de la puerta.
- Confianza: Confianza en la orientación de Dios y en nuestra capacidad de introducirnos en los ámbitos profundos.
- Amor: Un lubricante lleno de generosidad que no juzgue ni al propio yo ni a los demás.
- Paciencia: Impide que nuestra puerta interior se atasque con pensamientos y sentimientos desalentadores.
- Perdón: Sin él, nuestra puerta se atascará con facilidad. Lo necesitamos en cantidad.
- Creatividad: Es necesario para permitir que nuestros talentos innatos nazcan a la vida y nos faciliten la apertura.
- Fidelidad: Nos asegura la continuidad de nuestros esfuerzos cotidianos
- Rendición: Cuando la puerta no se abre, es inútil esforzarse en empujar. Pide ayuda a Dios y a los demás.
- Tiempo libre: Es necesario para renovar nuestras energías y aclarar nuestra mente. 
Es muy posible que cada uno encuentre algún lubricante necesario que no cita Rupp en su libro. Cada puerta es personal y particular.

martes, 2 de julio de 2013

ANTE LAS VACACIONES


Las vacaciones están hechas para descansar. Sin embargo, mucha gente las vive de tal manera, que las acaba más fatigado de lo que las comenzó. Buscamos el descanso donde no está.
"El ruido y el griterío de la sociedad moderna son la manifestación de la desesperación. Necesitamos, pues, salir al encuentro del silencio que nos ofrece la naturaleza, para dejarnos inundar por su belleza  y poder descansar los ojos y el alma."(Mil pensamientos para iluminar la vida, J.L.Vázquez Borau, Ed.PPC) 

lunes, 1 de julio de 2013

EL ANACORETA Y EL JUEZ SEVERO


Llamó a la puerta del Anacoreta. Se sentía pecador y pasaba el día haciendo penitencia. Dijo:
- Quizá así Dios me perdone y pueda salvarme.
El anciano sonrió, lo hizo sentar y mirándole a los ojos le dijo:
- "Todavía hay demasiada gente que cree que la abnegación cristiana significa renunciar a las mejores cosas de la vida para pagar una deuda a un juez severo del Cielo que tiene derecho sobre nosotros porque hemos pecado y que piensa imponernos un castigo, privándonos de una felicidad a la que, de otro modo, tendríamos pleno derecho".
Se detuvo y añadió:
- Esto no lo digo yo. Lo escribió alguien que dedicó su vida al Señor en un monasterio Cisterciense: Thomas Merton. Y esa imágen de un Dios severo ha alejado mucha gente de la Fe.
Volvió a sonreír y le dijo con ternura:
- Dios no es un juez terrible. Dios es amor. La vida nos trae, sin que las busquemos, las penitencias, las luchas que debemos realizar para salir adelante y para ayudar a los demás. Créeme. Dios es Amor, no un juez severo. Eso no significa que todo vale; que podemos hacer lo que queramos sin preocuparnos. Eso significa, que nuestra penitencia, que el negarnos a nosotros mismos, significa aceptar las dificultades de la vida y luchar para que la de los otros hombres sea mejor. Significa, que el egoísmo, es el verdadero pecado. 
Le puso una mano en el hombro y concluyó:
- Todos somos pecadores. Ama a Dios presente en cada uno de los hombres...y te sentirás perdonado. Dios es un Padre, no un juez.