martes, 31 de mayo de 2016

EL ANACORETA Y EL GRUPO QUE QUERÍA FORMAR UNA COMUNIDAD


Estaban ilusionados. Querían formar una comunidad acogedora, abierta...Pasaron muchas horas reunidos planificando actividades, sus características, buscando el lugar para establecerla, pensando cómo debería ser. 
El Anacoreta pensó:
- Si todo esto no se concreta en una comunidad de oración...será un fracaso.

UNA FE QUE NOS MUEVE



"Por aquellos días, María se dirigió de prisa a un pueblo de la región montañosa de Judea, y entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Cuando Isabel oyó el saludo de María, la criatura se movió en su vientre, y ella quedó llena del Espíritu Santo. Entonces, con voz muy fuerte, dijo Isabel:
– ¡Dios te ha bendecido más que a todas las mujeres, y ha bendecido a tu hijo! ¿Quién soy yo para que venga a visitarme la madre de mi Señor? Tan pronto como he oído tu saludo, mi hijo se ha movido de alegría en mi vientre. ¡Dichosa tú por haber creído que han de cumplirse las cosas que el Señor te ha dicho!
María dijo:
Mi alma alaba la grandeza del Señor.
Mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador,
porque Dios ha puesto sus ojos en mí, su humilde esclava,
y desde ahora me llamarán dichosa;
porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas.
¡Santo es su nombre!
Dios tiene siempre misericordia
de quienes le honran.
Actuó con todo su poder:
deshizo los planes de los orgullosos,
derribó a los reyes de sus tronos
y puso en alto a los humildes.
Llenó de bienes a los hambrientos
y despidió a los ricos con las manos vacías.
Ayudó al pueblo de Israel, su siervo,
y no se olvidó de tratarlo con misericordia.
Así lo había prometido a nuestros antepasados,
a Abraham y a sus futuros descendientes.
María se quedó con Isabel unos tres meses, y después regresó a su casa."
La festividad de la Visitación nos enseña que la Fe nos lleva a la acción. María ha creído el anuncio del ángel, y por eso se pone inmediatamente en camino hacia Ainkarem para ayudar a su prima Isabel. 
La Fe implica el servicio, la entrega a los demás. La Fe, como a María, nos hace ver las cosas de forma diferente, desde otra perspectiva. Lo importante no es la riqueza ni el poder, si no la sencillez del que sirve.
El canto de María, y por eso la Iglesia lo reza en Vísperas cada día, debemos leerlo y releerlo. En el Magníficat encontramos la clave de ser cristianos. La Fe no es solamente aceptar unas ideas, si no trabajar por hacer un mundo mejor. Aceptar la presencia de Dios en el más débil. Arrodillarse ante el pobre. Es una Fe que nos mueve. 

LLIBRE D'AMIC I AMAT (184)


184.- Cantava l'Amic sobre el seu Amat i deia que tan bona voluntad li tenia que totes les coses que avorria pel seu amor li eren plaents i benanances majors que no pas les coses que estimava sense l'amor del seu Amat

184.- Cantaba el Amigo sobre su Amado y decía que le tenía tanta buena voluntad que todas las cosas que aborrecía por su amor, le eran más gratas y complacientes, que no las cosas que amaba sin el amor de su Amado.

lunes, 30 de mayo de 2016

LA VIÑA DEL SEÑOR


Jesús comenzó a hablarles por medio de parábolas. Les dijo:
- Un hombre plantó una viña, le puso una cerca, construyó un lagar y levantó una torre para vigilarlo todo. Luego la arrendó a unos labradores y se fue de viaje. A su debido tiempo mandó un criado a pedir a los labradores la parte de cosecha que le correspondía. Pero ellos le echaron mano, le golpearon y lo enviaron con las manos vacías. Entonces el dueño mandó otro criado, pero a este lo hirieron en la cabeza y lo insultaron. Mandó otro, y a este lo mataron. Después mandó otros muchos, pero a unos los golpearon y a otros los mataron.
Todavía le quedaba uno: su propio hijo, a quien quería mucho. A él lo mandó el último, pensando: ‘Sin duda, respetarán a mi hijo.’ Pero los labradores se dijeron unos a otros: ‘Este es el heredero; matémoslo y la viña será nuestra.’  Así que lo cogieron, lo mataron y arrojaron su cuerpo fuera de la viña.
¿Qué hará el dueño de la viña? Pues irá, matará a aquellos labradores y dará la viña a otros.
¿No habéis leído lo que dicen las Escrituras?:
La piedra que despreciaron los constructores
es ahora la piedra principal.
Esto lo ha hecho el Señor
y nosotros estamos maravillados.
Quisieron entonces apresar a Jesús, porque sabían que la parábola iba contra ellos. Pero como tenían miedo de la gente, le dejaron y se fueron."

Al hablar Jesús en su tiempo, la viña representaba el pueblo de Israel. Para nosotros representa todos los hombres de buena voluntad. Los labradores eran sacerdotes y escribas, que se habían hecho dueños del Pueblo. Hoy son todos aquellos que emplean la violencia en nombre de la religión, para dominar el mundo.
Es muy fácil aplicarlo a Isis. Pero Jesús nos habla a nosotros, a cada uno de nosotros. Y debemos examinarnos y reflexionar si hemos recibido al Hijo en nuestros corazones o lo hemos eliminado. ¿Realmente es el evangelio, es la Palabra la que mueve nuestra actuación, os el interés de dominio y poder? Esto debemos preguntárnoslo todos; desde el Papa al último creyente. ¿La viña es el Reino fraterno de todos los que seguimos a Jesús, o es nuestro coto privado para aprovecharnos de los demás? ¿Somos servidores?

LLIBRE D'AMIC I AMAT (183)


183.- Aixecava l'Amat l'enteniment a entendre les seves alteses, per tal que l'Amic inclinés la seva memòria a recordar els seus mancaments, la voluntat els menyspreés i pugés a estimar les perfeccions del seu Amat.

183.- Levantaba el Amado el entendimiento para comprender sus altezas, para que el Amigo inclinara su memoria a recordar sus faltas, la voluntad las menospreciara y subiera a amar las perfecciones de su Amado.

domingo, 29 de mayo de 2016

CUERPO Y SANGRE DE CRISTO


"Pero cuando la gente lo supo, le siguieron; y Jesús los recibió, les habló del reino de Dios y sanó a los enfermos.
Cuando ya comenzaba a hacerse tarde, se acercaron a Jesús los doce discípulos y le dijeron:
– Despide a la gente, para que vayan a descansar y a buscar comida por las aldeas y los campos cercanos, porque en este lugar no hay nada.
Jesús les dijo:
– Dadles vosotros de comer.
Contestaron:
– No tenemos más que cinco panes y dos peces, a menos que vayamos a comprar comida para toda esta gente.
Eran unos cinco mil hombres. Pero Jesús dijo a sus discípulos:
– Haced que se sienten en grupos, como de cincuenta en cincuenta.
Así lo hicieron, y se sentaron todos. Luego Jesús tomó en sus manos los cinco panes y los dos peces, y mirando al cielo dio gracias a Dios, los partió y los dio a sus discípulos para que los repartieran entre la gente. La gente comió hasta quedar satisfecha, y todavía llenaron doce canastas con los trozos que sobraron."

Celebramos la festividad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo (Corpus Christi). Se nos presenta el texto de la multiplicación de los panes y los peces, que siempre hemos asociado a la Eucaristía.
Jesús ha estado curando a los enfermos. Hay mucha gente, se hacía tarde y no habían comido. Los discípulos, ante las necesidades de la multitud, le piden a Jesús que los despida. Nosotros, sus discípulos, ante las necesidades de la humanidad, seguimos girándonos de espaldas a ellos, los despedimos. Sin embargo, Jesús, hoy como ayer nos dice: Dadles vosotros de comer. Y Jesús les da de comer a todos, a través de sus discípulos.
La primera vez que Jesús repartió su cuerpo y su sangre fue en la Última cena. Jesús crea la nueva alianza, que sellará con la donación total, con su cuerpo y con su sangre. A partir de este momento Jesús se transforma en alimento; nuestro alimento. Por la Eucaristía cambia nuestra vida y se transforma en entrega: comunión. Por la Eucaristía nos hacemos uno con Jesús y con los otros.
La Eucaristía es mucho más que un rito, una celebración, es nuestra transformación en Amor. Si realmente participamos de la Eucaristía no podemos dar la espalda a las necesidades de los demás; no podemos ser egoístas.
Cada vez que participamos en la Eucaristía, si no es una mera rutina, nos da las fuerzas para luchar por el Reino, por la Justicia, por el Amor. Nos da fuerzas para "darles de comer".



LLIBRE D'AMIC I AMAT (182)


182.- Digues foll, ¿per què excuses els culpables?
Respongué:
- Per tal que no sigui semblant als qui acusen els innocents i els culpables.

182.- Dí loco, ¿por qué excusas a los culpables?
Respondió:
- Para no parecerme a los que acusan a los inocentes y a los culpables.

sábado, 28 de mayo de 2016

LLIBRE D'AMIC I AMAT (181)


181.- Es planyia l'Amic del seu Amat perquè tan greument el feia turmentar per l'amor; i s'excusava l'Amat multiplicant a l'Amic treballs i perills, pensaments, i llàgrimes, i plors.

181.- Se quejaba el Amigo de su Amado porque tan gravemente lo hacía atormentar por el amor; y se excusaba el Amado multiplicando al Amigo trabajos y peligros, pensamientos, y lágrimas, y llantos.

viernes, 27 de mayo de 2016

LAS CREDENCIALES DE JESÚS


"Después de esto regresaron a Jerusalén, y mientras Jesús andaba por el templo se acercaron a él los jefes de los sacerdotes, los maestros de la ley y los ancianos, y le preguntaron:
– ¿Con qué autoridad haces estas cosas? ¿Quién te ha dado la autoridad para hacerlas?
Jesús les contestó:
– Yo también os voy a hacer una pregunta: ¿Quién envió a Juan a bautizar: Dios o los hombres? Contestadme. Si me dais la respuesta, yo os diré con qué autoridad hago estas cosas.
Ellos se pusieron a discutir unos con otros: "Si respondemos que lo envió Dios, va a decir: ‘Entonces, ¿por qué no le creísteis?’  ¿Y cómo vamos a decir que le enviaron los hombres?..." Y es que tenían miedo de la gente, pues todos creían que Juan era verdaderamente un profeta. Así que respondieron a Jesús:
– No lo sabemos.
Entonces Jesús les contestó:
– Pues tampoco yo os digo con qué autoridad hago estas cosas."

Las autoridades del Templo se preocuparon mucho ante lo que Jesús acababa de hacer. Van a preguntarle de dónde le viene la autoridad. Jesús, que ve que es una pregunta trampa, les responde con otra pregunta, que pondrá al descubierto su hipocresía. 
No se atreven a responder. Ellos no creían en Juan, pero el pueblo sí. Temen ponerse en evidencia. Ellos, no siguieron el mensaje de conversión de Juan. ¿Qué pensará el pueblo de ellos?
Jesús a lo largo de su vida ha dado muchas señales de que el viene de Dios, que su autoridad es divina. Pero cuando se vive encerrado en el orgullo del poder, no se pueden ver esos signos. Por eso, sacerdotes y ancianos no aceptan a Jesús.
A nosotros nos puede ocurrir lo mismo. Podemos creernos, que porque vamos a misa, quizá somos del comité parroquial, o somos sacerdotes o religiosos, ya estamos en posesión de la verdad. Pero, ¿sabemos leer los signos de los tiempos?¿Escuchamos la voz del marginado, del pobre, del perseguido injustamente? No olvidemos que Jesús se nos presenta en el pobre. Es allí donde está su autoridad. Ellos son sus credenciales.

HIGUERAS Y TEMPLOS


"Al día siguiente, cuando salían de Betania, Jesús sintió hambre. Vio de lejos una higuera que tenía hojas y se acercó a ver si también tenía fruto; pero no encontró más que las hojas, porque no era tiempo de higos. Entonces dijo a la higuera:
– ¡Nunca más coma nadie de tu fruto!
Sus discípulos lo oyeron.
Después que llegaron a Jerusalén, entró Jesús en el templo y comenzó a expulsar a los que allí estaban vendiendo y comprando. Volcó las mesas de los que cambiaban dinero y los puestos de los que vendían palomas, y no permitía que nadie atravesara el templo llevando objetos. Se puso a enseñar, diciendo:
– Las Escrituras dicen: ‘Mi casa será casa de oración para todas las naciones’, pero vosotros la habéis convertido en una cueva de ladrones.
Al oír esto, los jefes de los sacerdotes y los maestros de la ley empezaron a buscar la manera de matar a Jesús, porque le tenían miedo, pues toda la gente estaba admirada de su enseñanza. Pero al llegar la noche, Jesús y sus discípulos salieron de la ciudad.
A la mañana siguiente, pasando junto a la higuera, vieron que se había secado de raíz. Entonces Pedro, acordándose de lo sucedido, dijo a Jesús:
– Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado.
Jesús les contestó:
–Tened fe en Dios. Os aseguro que si alguien dice a ese monte: ‘¡Quítate de ahí y arrójate al mar!’, y no lo hace con dudas, sino creyendo que ha de suceder lo que dice, entonces sucederá. Por eso os digo que todo lo que pidáis en oración, creed que ya lo habéis conseguido y lo recibiréis. Y cuando estéis orando, perdonad lo que tengáis contra otro, para que también vuestro Padre que está en el cielo os perdone vuestros pecados."

El evangelio de hoy es duro. Vemos a Jesús maldecir una higuera y expulsar a los vendedores del templo. La higuera no tenía fruto, porque no era la época de tenerlos. Jesús nos está diciendo, que si queremos seguirlo, "siempre" hemos de dar fruto. Hemos de estar dispuestos a servir al que pasa junto a nosotros.
Jesús se enfada ante la mercantilización de la religión. El templo se había transformado en un lugar de negocios, en una fuente de dinero. La religión no debe conducirnos al mercantilismo, ni al poder, si no a la espiritualidad. Aquel templo ya no era casa de oración, si no una cueva de ladrones. 
Debemos examinarnos y mirar si somos higueras estériles o llenas de fruto. Si servimos a todo el que se acerca a nosotros. Debemos mirar si nuestra religión es comercio, es poder o es espiritualidad.
Jesús acaba indicando la importancia de la verdadera oración. Una oración que nos lleva al perdón y al amor al prójimo.

LLIBRE D'AMIC I AMAT (180)


180.- Figues, foll, ¿per qué defenses l'amor quan treballa i turmenta el teu cos i el teu cor?
Respongué:
- Per tal com multiplica els meus mèrits i la meva benaurança.

180,. Dí, loco, ¿por qué defiendes al amor cuando trabaja y atormenta tu cuerpo y tu corazón?
Respondió:
- Por la forma como multiplica mis méritos y mi felicidad.

jueves, 26 de mayo de 2016

ESTAR CIEGO


"Llegaron a Jericó. Y cuando ya salía Jesús de la ciudad seguido de sus discípulos y de mucha gente, un mendigo ciego llamado Bartimeo, hijo de Timeo, estaba sentado junto al camino. Al oir que era Jesús de Nazaret, el ciego comenzó a gritar:
– ¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!
 Muchos le reprendían para que se callara, pero él gritaba más aún:
– ¡Hijo de David, ten compasión de mí!
Jesús se detuvo y dijo:
– Llamadle.
Llamaron al ciego y le dijeron:
– Ánimo, levántate. Te está llamando.
El ciego arrojó su capa, y dando un salto se acercó a Jesús, que le preguntó:
– ¿Qué quieres que haga por ti?
El ciego le contestó:
– Maestro, quiero recobrar la vista.
Jesús le dijo:
– Puedes irte. Por tu fe has sido sanado.
En aquel mismo instante el ciego recobró la vista, y siguió a Jesús."

Estar ciego nos impide ver la realidad. Estar ciego es vivir en la oscuridad. Bartimeo, sin embargo quiere ver. Él sabe que Jesús es la luz del mundo. Por eso, al enterarse de que Jesús pasa por allí, se pone a gritar. Los demás quieren hacerle callar. 
En nuestra sociedad hay mucha gente sin la luz de la Fe. Hay muchos tipos de ceguera. Querrían ver, pero los demás se lo impiden. Tener Fe no está de moda. Nuestra sociedad va por otros derroteros y desacredita y ridiculiza la espiritualidad. 
Bartimeo insiste. Quizá sea su última oportunidad. Quizá Jesús no vuelva a pasar. Pero Jesús está atento a los más débiles, a los marginados, a los que están al borde del camino. Lo hace venir y lo cura. En realidad el deseo de creer de Bartimeo ya era Fe. Y Bartimeo no sólo recobra la vista, si no que desde ese momento sigue a Jesús, se hace discípulo.
El Papa Francisco nos invita a ir a las periferias, a la salida de las ciudades. Allí, donde en el borde del camino, se encuentran los marginados, los que quieren ver y no pueden. Nosotros, en vez de hacerlos callar, debemos acercarlos a Jesús.

LLIBRE D'AMIC I AMAT (179)


179.- Demanaren a l'Amic per què no es defensava dels mancaments i falsos crims de què la gent l'acusava. Respongué que ja tenia per defensar el seu Amat, el qual la gent blasmava falsament; i que l'home en qui pot caure engany o error, no és quasi digne de defensar-se.

179.- Preguntaron al Amigo por qué no se defendía de las faltas y falsos crímenes de que la gente lo acusaba. Respondió que ya tenía para defender a Su Amado, al que la gente vilipendiaba falsamente; y que el hombre en el que puede caer engaño o error, no es casi digno de defenderse.

miércoles, 25 de mayo de 2016

PALABRA DE VIDA


"Ahora, al obedecer al mensaje de la verdad, habéis purificado vuestras almas para amar sinceramente a los hermanos. Amaos, pues, unos a otros con corazón puro y con todas vuestras fuerzas, pues habéis vuelto a nacer, y esta vez no de padres mortales, sino de la palabra de Dios, viva y permanente. Porque la Escritura dice:
“Todo hombre es como hierba,
y su grandeza es como la flor de la hierba.
La hierba se seca y la flor se cae,
pero la palabra del Señor permanece para siempre.”
Esta palabra es el evangelio que se os ha anunciado."

Hoy nos fijaremos en este fragmento de la primera carta de Pedro. El autor nos dice que la Palabra da la vida. Por ella  hemos vuelto a nacer. Y esta nueva vida es el amor. Para Pedro el núcleo de toda la predicación de Jesús es el Amor. Toda pasa, menos esta Palabra de amor. Si de verdad somos fieles a la Palabra de Dios, debemos amarnos unos a otros, "con todas nuestras fuerzas".
Este es el sello del verdadero cristiano. Esta es la verdadera Vida del seguidor de Jesús.

LLIBRE D'AMIC I AMAT (178)


178.- Digues, foll, ¿qui sap més d'amor: aquell que en té plaer o aquell que en té treballs i llanguiments?
Respongué que l'un sense l'altre no en pot tenir coneixença.

178.- Dí, loco, ¿quién sabe más de amor: aquél que tiene placer o aquél que tiene trabajos y languideces? Respondió que lo uno sin lo otro no puede llegar a conocer.

martes, 24 de mayo de 2016

LA VERDADERA RIQUEZA


 "Pedro comenzó a decirle:
– Nosotros hemos dejado todo lo que teníamos y te hemos seguido.
Jesús respondió:
– Os aseguro que todo el que por mi causa y por causa del evangelio deje casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o tierras, recibirá ya en este mundo cien veces más en casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y tierras, aunque con persecuciones; y en el mundo venidero recibirá la vida eterna. Pero muchos que ahora son los primeros, serán los últimos; y muchos que ahora son los últimos, serán los primeros."

Ayer, el rico marchaba triste porque era incapaz de dejarlo todo. Hoy Jesús le explica a Pedro dónde está la verdadera riqueza. El que lo deja todo, no pierde nada. Es más, gana el ciento por uno. Todos son sus hermanos, sus madres, sus hijos. Dejarlo todo por Jesús, es ganar el mundo. Abandonamos nuestro pequeño mundo para hacernos uno con todos. Luchar por ser los primeros, los más importantes, los que más tenemos, es una lucha inútil. Un día tendremos que dejar todo lo que poseemos. Al final, lo que cuenta, es lo que somos, no lo que tenemos. 

LLIBRE D'AMIC I AMAT (177)


177.- Demanaren a l'Amic en què coneixia la sentència del seu Amat. Respongué que en la igualtat de plaers i llanguiments, amb la qual el seu Amat jutjava els seus amadors.

177.- Preguntaron al Amigo en qué conocía la sentencia de su Amado. Respondió que en la igualdad de placeres y languideces, con lo que su Amado juzgaba a sus amantes.

lunes, 23 de mayo de 2016

SU MIRADA...


"Cuando Jesús iba a seguir su viaje, llegó un hombre corriendo, se puso de rodillas delante de él y le preguntó:
– Maestro bueno, ¿qué debo hacer para alcanzar la vida eterna?
Jesús le contestó:
– ¿Por qué me llamas bueno? Bueno solamente hay uno: Dios. Ya sabes los mandamientos: No mates, no cometas adulterio, no robes, no mientas en perjuicio de nadie ni engañes, y honra a tu padre y a tu madre.
El hombre le dijo:
– Maestro, todo eso lo he cumplido desde joven.
Jesús le miró con afecto y le contestó:
– Una cosa te falta: ve, vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres. Así tendrás riquezas en el cielo. Luego, ven y sígueme.
El hombre se afligió al oír esto; se fue triste, porque era muy rico.
Jesús entonces miró alrededor y dijo a sus discípulos:
– ¡Qué difícil les va a ser a los ricos entrar en el reino de Dios!
Estas palabras dejaron asombrados a los discípulos, pero Jesús volvió a decirles:
– Hijos, ¡qué difícil es entrar en el reino de Dios! Le es más fácil a un camello pasar por el ojo de una aguja que a un rico entrar en el reino de Dios.
Al oirlo, se asombraron aún más, y se preguntaban unos a otros:
– ¿Y quién podrá salvarse?
Jesús los miró y les contestó:
– Para los hombres es imposible, pero no para Dios, porque para él no hay nada imposible."

Aquel hombre rico lo cumplía todo. Jesús lo mira con cariño; pero cuando le pide la entrega total, dejarlo todo, no puede dar ese paso y se aleja.
Ese hombre rico no representa solamente a los que,  llamados a la vida religiosa o al sacerdocio, no se atreven a dar ese paso. El evangelio se dirige a todos. Todos podemos ser ese hombre rico.
Dice el texto que, al ver Jesús que cumple los mandamientos, lo mira con cariño, pero le pide más. Queda claro que hay que cumplir los mandamientos, pero eso no basta para ser cristiano. Hay que seguir la mirada de Jesús que nos pide dejarlo todo. Alguno se preguntará, cuándo le mira Jesús. La mirada de los pobres, de los refugiados, de los despreciados...es la mirada de Jesús. Quizá cumplimos los mandamientos y los preceptos de la Iglesia, vamos a misa...pero, ¿nos dejamos interpelar por la mirada de Jesús?¿Nos dejamos interpelar por los que sufren? El día en que sepamos dejarlo todo para que no haya nadie sin nada, aquél día podremos decir que somos cristianos, que somos seguidores de Jesús.

LLIBRE D'AMIC I AMAT (176)


176.- Digues, foll, ¿tens diners?
Respongué:
- Tinc Amat.
- ¿Tens viles i castells i ciutats, comtats i ducats?
Respongué:
- Tinc amors, pensaments, plors, desigs, treballs, llanguiments, que són millors que imperis i regnats.

176.- Dí, loco, ¿tienes dinero?
Respondió:
- Tengo Amado.
- ¿tienes casas y castillos y ciudades, condados y ducados?
Respondió:
- Tengo amores, pensamientos, llantos, deseos, trabajos, languideces, que son mejores que imperios y reinos.

domingo, 22 de mayo de 2016

EL MISTERIO DE DIOS


"Tengo mucho más que deciros, pero en este momento sería demasiado para vosotros. Cuando venga el Espíritu de la verdad, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que dirá todo lo que oye y os hará saber las cosas que van a suceder. Él me honrará, porque recibirá de lo que es mío y os lo dará a conocer. Todo lo que tiene el Padre, también es mío; por eso os he dicho que el Espíritu recibirá de lo que es mío y os lo dará a conocer."

A Dios no podemos entenderlo con razonamientos. Está por encima de nuestro entendimiento. A Dios se llega por la Fe. Esta nos dice, que Dios es uno en tres personas. Por más tratados que se escriban de la Trinidad, nunca llegaremos a desentrañar este misterio. Los misterios no pueden comprenderse, pero pueden vivirse. Y esto es lo que debemos hacer con la Trinidad, vivirla. La Trinidad nos dice que Dios es comunidad de amor. Vivirla, es vivir nuestra condición humana, como comunidad, como unión total. La Fe nos muestra un Padre que crea y nos entrega al Hijo. Y un Hijo que nos asiste constantemente con su Espíritu. Una Fe que nos dice que hemos de vivir actuando, entregándonos y amando. 
En el texto de hoy, Jesús nos dice que es el Espíritu el que nos guía hacia la verdad. No olvidemos que el Espíritu es amor. Vivir la Trinidad es vivir el amor. Saber mirar las cosas con los ojos del amor, es lo que nos llevará a la verdad.
Así como acabamos nuestras oraciones invocando al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, deberíamos iniciar nuestra meditación invocando al Espíritu. Es Él quien nos introducirá en los caminos del amor y la verdad.



LLIBRE D'AMIC I AMAT (175)


175.- Digues, home que vas com a foll per amor, ¿fins quant de temps seràs serf i sotmès a plorar i sostenir treballs i llanguiments?
Respongué:
- Fins el temps en què el meu Amat separi la meva ànima del meu cos.

175.- Dí, hombre que vas como un loco por amor, ¿hasta cuando seras siervo y estarás sometido a llorar y soportar trabajos y languideces?
Respondió:
- Hasta el momento en que mi Amado separe mi alma de mi cuerpo.

sábado, 21 de mayo de 2016

LOS ÚLTIMOS


"Llevaron unos niños a Jesús, para que los tocara; pero los discípulos reprendían a quienes los llevaban. Jesús, viendo esto, se enojó y les dijo:
– Dejad que los niños vengan a mí y no se lo impidáis, porque el reino de Dios es de quienes son como ellos. Os aseguro que el que no acepta el reino de Dios como un niño, no entrará en él.
Tomó en sus brazos a los niños y los bendijo poniendo las manos sobre ellos."

Alguien me decía un día, que no entendía cómo Jesús ponía a los niños como ejemplo si eran caprichosos, egoístas, incluso crueles con sus compañeros. Y es que para entender lo que nos dice Jesús hay que trasladarse a su tiempo. Allí los niños no contaban en absoluto. No tenían derechos. No eran nadie. Eran pequeños esclavos. Es en eso en lo que se fija Jesús al ponerlos como ejemplos y a mostrar su predilección. Él ama a los olvidados. Y para entender el Reino hay que ser el último, el que no cuenta nada. Por eso no es de extrañar, que a medida que en la Iglesia hemos ido priorizando los inteligentes, los poderosos, los primeros, nos hemos ido alejando del Reino. Y, como consecuencia, los sencillos se han ido alejando de nosotros. Él, en la cruz, se hizo el último de todos. Si queremos seguirlo, también nosotros debemos ser los últimos.

LLIBRE D'AMIC I AMAT (174)


174.- Netejava l'Amic la seva cara i els seus ulls de plors que sostenia per amor, a fi de no descobrir els llanguiments que li donava el seu Amat, el qual digué al seu Amic per què amagava els senyals d'amor als altres amadors, els quals li havia donat per tal que els enamorés d'honrar els seus valors.

174.- Limpiaba el Amigo su cara y sus ojos de llantos que aguantaba por amor, para no mostrar las languideces que le daba su Amado, el cual le dijo por qué escondía las señales de amor a los otros amantes, ya que se las había dado para que los enamorara a honrar sus valores.

viernes, 20 de mayo de 2016

SOBRE EL MATRIMONIO


"Salió Jesús de Cafarnaún y se fue a la región de Judea y a la tierra que está al oriente del Jordán. Allí volvió a reunírsele la gente, y él comenzó de nuevo a enseñar, como tenía por costumbre. Algunos fariseos se acercaron a Jesús, y para tenderle una trampa le preguntaron si al esposo le está permitido separarse de su esposa. Él les contestó:
– ¿Qué os mandó Moisés?
Dijeron:
– Moisés permitió despedir a la esposa entregándole un certificado de separación.
Entonces Jesús les dijo:
– Moisés os dio ese mandato por lo tercos que sois. Pero en el principio de la creación, Dios los creó hombre y mujer. Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre para unirse a su esposa, y los dos serán como una sola persona. Así que ya no son dos, sino uno solo. De modo que el hombre no debe separar lo que Dios ha unido.
Cuando ya estaban en casa, los discípulos volvieron a preguntarle sobre este asunto. Jesús les dijo:
– El que se separa de su esposa y se casa con otra, comete adulterio contra la primera; y si la mujer deja a su esposo y se casa con otro, también comete adulterio."

Este evangelio no hemos de sacarlo de su contexto histórico y fijarnos solamente en la frase: "De modo que el hombre no debe separar lo que Dios ha unido." De hecho Pablo en la epístola 1ª a los Corintios habla de separación, y de ella se ha extraído lo que se conoce como privilegio paulino para decidir la nulidad de un matrimonio. 
Los primeros cristianos, sobre todo fuera de Israel, siguieron el Derecho Romano, que permitía el divorcio. Jesús, en este texto, se enfrenta a una gran injusticia de su tiempo. Quien determinaba el divorcio era el hombre y la mujer no tenía poder de decisión. Jesús lo que hace en este texto es igualar hombre y mujer.
Ahora bien, tampoco debemos relativizar la importancia del matrimonio. Porque en el matrimonio cristiano  es Dios quien une a la pareja. Y Dios une el amor. Por eso no podemos generalizar y ha de estudiarse cada caso. Y nos podemos preguntar: ¿Puede unir Dios a dos personas cuando no hay amor? Si alguien conoce nuestro corazón es Él. 


LLIBRE D'AMIC I AMAT (173)


173.- S'esdevingué un dia que l'Amic reflexionava en el gran amor que tenia al seu Amat, i en els grans treballs en què havia estat llargament pel seu amor; i considerà que els seus guardons fossin grans. Mentre que l'Amic pensava d'aquesta manera, ell recordà que el seu Amat l'havia pagat, per tal com l'havia enamorat amb les seves faiçons, i per tal com pel seu amor li havia donat llanguiments.

173.- Ocurrió un día que el Amigo reflexionaba en el gran amor que tenía a su Amado, y en los grandes trabajos en que había estado por su amor; y consideró que sus galardones fuesen grandes. Mientras el Amigo pensaba así, recordó que su Amado le había pagado, por cómo le había enamorado con sus facciones, y por cómo por su amor le había dado languideces.

jueves, 19 de mayo de 2016

JESÚS SACERDOTE


"Cuando llegó la hora, Jesús y los apóstoles se sentaron a la mesa. Él les dijo:
– ¡Cuánto he deseado celebrar con vosotros esta cena de Pascua antes de mi muerte! Porque os digo que no volveré a celebrarla hasta que se cumpla en el reino de Dios.
Entonces tomó en sus manos una copa, y habiendo dado gracias a Dios dijo:
– Tomad esto y repartidlo entre vosotros; porque os digo que no volveré a beber del fruto de la vid hasta que venga el reino de Dios.
Después tomó el pan en sus manos, y habiendo dado gracias a Dios lo partió y se lo dio a ellos, diciendo:
– Esto es mi cuerpo, entregado a muerte en favor vuestro. Haced esto en memoria de mí.
Lo mismo hizo con la copa después de la cena, diciendo:
– Esta copa es el nuevo pacto confirmado con mi sangre, la cual es derramada en favor vuestro."
En esta festividad de Jesús, sumo y eterno sacerdote, leemos el evangelio de la Última Cena según Lucas. Aquí vemos claramente qué tipo de sacerdote es Jesús. Un sacerdote que es, a la vez, oficiante y víctima. Su sacerdocio consiste en su entrega total, cuerpo y sangre. Y nos indica que nosotros debemos hacer lo mismo. Cada vez que asistimos a misa, actualizamos la entrega de Jesús en la cruz por todos nosotros. Y cada vez que asistimos a misa, debemos hacer nuestra entrega total por todos, tal como hizo Él. La misa es algo más que una ceremonia. Es la actualización del Sacerdocio universal. 

LLIBRE D'AMIC I AMAT (172)


172.- Deia l'Amic:
- Si vosaltres, amadors, voleu foc, veniu al meu cor i enceneu les vostres llànties; i si voleu aigua veniu als meus ulls que s'escolen de llàgrimes; i si voleu pensaments d'amor, veniu-los a prendre en les meves reflexions.

172.- Decía el Amigo:
- Si vosotros, amantes, queréis fuego, venid a mi corazón y encended vuestras lámparas; y si queréis agua venid a mis ojos que rezuman lágrimas; y si queréis pensamientos de amor, venid a tomarlos en mis reflexiones.

miércoles, 18 de mayo de 2016

LOS OTROS


"Juan le dijo:
– Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu nombre; pero se lo hemos prohibido, porque no es de los nuestros.
Jesús contestó:
– No se lo prohibáis, porque nadie que haga un milagro en mi nombre podrá luego hablar mal de mí. El que no está contra nosotros, está a nuestro favor."

Nadie posee la verdad. Sin embargo, nosotros tendemos siempre a creer que sólo nosotros, nuestro grupo, la posee. El problema de la religión es, que con facilidad abandonamos la espiritualidad y la transformamos en ideología. Nos quedamos con las normas y olvidamos la ética. En la historia, por desgracia, tenemos demasiados ejemplos en los que la religión ha hecho el mal, precisamente por convertirse en ideología. El domingo celebrábamos la festividad de Pentecostés, y, sin embargo, olvidamos que el Espíritu sopla donde quiere y en quien quiere. Hacer el bien en nombre de Jesús, es hacerlo en nombre del hombre pobre, hambriento y perseguido. Afortunadamente hay más gente de la que pensamos que lo hace. Personas que dan su vida por los demás en los barrios pobres, en el tercer mundo, en los campos de refugiados. El bien no tiene color. Todo el que defiende al hombre, defiende a Dios. 
El día en que todos los hombres nos unamos para buscar el bien de la humanidad, estaremos creando el Reino en esta tierra.