domingo, 28 de noviembre de 2021

YA VIENE...LA SALVACIÓN




 En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, enloquecidas por el estruendo del mar y el oleaje. Los hombres quedarán sin aliento por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues los astros se tambalearán.
Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y majestad.
Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación.
Tened cuidado: no se os embote la mente con el vicio, la bebida y los agobios de la vida, y se os eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra.
Estad siempre despiertos, pidiendo fuerza para escapar de todo lo que está por venir y manteneros en pie ante el Hijo del hombre."

"El texto del evangelio de hoy es un texto difícil: la liberación llega. En los versículos anteriores Lucas nos hablaba del asedio a Jerusalén (21,20-23). Ahora, alude a la segunda venida de Jesús: es decir a lo que llamamos la parusía. El discurso de Jesús es apocalíptico y adaptado a la cultura de su tiempo (apocalipsis no significa catástrofe, como tendemos a pensar, sino revelación), y nosotros tenemos que releer esas señales del mundo natural en el mundo de la historia, que es el lugar en que el Espíritu se manifiesta. La segunda venida del Señor revelará la historia a sí misma. La verdad que estaba oculta aparecerá a plena luz. Todos llegaremos a conocernos mejor (1Cor 13,12b).
En nosotros existe la angustia, el miedo y el espanto, no causados por “las señales en el sol, la luna y las estrellas”. Nuestras angustias e inseguridades están causadas más bien por las crisis económicas, por los conflictos sociales, por el abuso del poder, por la falta de pan y trabajo, por la frustración... de tantas estructuras injustas, que sólo podrán ser removidas por la llegada del amor de Dios y su justicia al corazón de los seres humanos.
El mensaje de Jesús no nos evita los problemas y la inseguridad, sólo trata de enseñarnos a afrontarlos. El discípulo de Jesús tiene las mismas causas de angustia que el no creyente; pero ser cristiano consiste en una actitud y en una reacción diferente: lo propio de la esperanza que mantiene nuestra fe en las promesas del Dios liberador y que nos permite descubrir el paso de ese Dios en el drama de la historia. La actitud de vigilancia a que nos lleva el adviento es estar alerta a descubrir el “Cristo que viene” en las situaciones actuales, y a afrontarlas como proceso necesario de una liberación total que pasa por la cruz.
Por eso el Evangelio nos llama a “estar alerta”, a tener el corazón libre de los vicios y de los ídolos de la vida (la conversión), para hacernos dóciles al Espíritu de Cristo que habita las situaciones que vivimos en nuestro entorno. Nos llama a “estar despiertos y orando”, porque este Espíritu se descubre con una Esperanza viva, punto de encuentro entre las promesas de la fe y los signos precarios que hoy envuelven esas promesas. La esperanza es una memoria que tiende a olvidarse, se nutre con la oración, nos adhiere a las promesas de la fe y nos inspira, cada día, la búsqueda de sus huellas en las señales del tiempo. La Esperanza cristiana se hace por nuestra entrega a trabajar para que las promesas se verifiquen en nuestras vidas.
El adviento es tiempo de preparación de espera. Jesús cumplió las promesas del Antiguo Testamento con su vida y predicación. No esperamos su nuevo nacimiento. Esperamos que él vuelva a juzgar la creación. Es ese momento el que esperamos, y para ese momento en que creemos que la justicia, que la igualdad, que la solidaridad se impondrán." (Koinonía)

sábado, 27 de noviembre de 2021

ESTAD DESPIERTOS

 


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Tened cuidado: no se os embote la mente con el vicio, la bebida y los agobios de la vida, y se os eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra. Estad siempre despiertos, pidiendo fuerza para escapar de todo lo que está por venir y manteneros en pie ante el Hijo del hombre."

"Estas recomendaciones que menciona Jesús, son sus últimas advertencias, invitando a la comunidad a estar atentos. Con esta exhortación, concluimos nuestro año litúrgico y, comenzaremos nuestro adviento donde la consigan será la misma: “estad siempre despiertos”. Estar atentos, despiertos, vigilantes, para cada ocasión en la vida no es fácil. Nuestra vida moderna nos presenta varias preocupaciones: pobreza, violencia, guerras, desplazamientos humanos, desaparecidos, drogas, vicios, incomunicación y un largo etc. Ante estos problemas, la comunidad puede sentir la ausencia total de Dios. Podemos sentirnos huérfanos, abandonados, sin encontrar sentido a la vida. En este contexto no es raro que los vicios, la embriaguez y las mil preocupaciones nos roben la paz interior. Por eso debemos acercarnos a Jesús para que nos enseñe (muy de madrugada) a vivir como hijos, cuidando a la madre tierra, y descubriéndolo en las personas que sufren, mientras esperamos ansiosamente la liberación. ¿Están los vicios destruyendo tu relación con Dios? ¿Estás atento a Dios que se hace presente en lo cotidiano de tu vida?" (Koinonía)

viernes, 26 de noviembre de 2021

EL REINO DE DIOS ESTÁ CERCA

 


En aquel tiempo, puso Jesús una parábola a sus discípulos: "Fijaos en la higuera o en cualquier árbol: cuando echan brotes, os basta verlos para saber que el verano está cerca. Pues, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios. Os aseguro que antes que pase esta generación todo eso se cumplirá. El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán."

El estilo literario apocalíptico es difícil de comprender. Todos los hechos que se nos han narrado y se narrarán estos días, ya habían ocurrido cuando se escribieron los evangelios. Lo que nos quiere decir esta Palabra es, que todos esos acontecimientos terribles debemos interpretarlos como el fin del reino del mal y la llegada del Reino de Dios. Un Reino de amor y de justicia. No son unos textos para darnos miedo, sino para despertar nuestra esperanza. La salvación está cerca.

"Para muchos cristianos este evangelio es una prueba rotunda de que el fin del mundo esta cerca, con juicios terribles, y sentencias implacables para las personas impías. Pero para los que creemos en la generosidad de Dios, este texto nos invita a reflexionar en la recreación y la salvación que Dios esta realizando. Esta salvación/liberación incluye a toda la creación de Dios, humanos y árboles. Los brotes de la higuera sirven de ejemplo para anunciar no solo que se acerca el verano, sino que se anuncia una nueva comunidad, una nueva relación con Dios y su creación. Para Jesús la cercanía “del fin” es en realidad el principio de la primavera, símbolo de vida y liberación. Con Jesús comienza el verano, tiempo de discernir y experimentar la cercanía y la intimidad de Dios. Este evangelio nos invita a percibir a Dios en nuestra vida cuando experimentamos: invierno, primavera, verano y otoño, porque Dios esta cerca y camina con nosotros. ¿Descubres la presencia de Jesús ante tantos signos de muerte? ¿Cómo conservas las Palabras de Jesús?" (Koinonía) 

jueves, 25 de noviembre de 2021

NO PERDER LA ESPERANZA

 


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Cuando veáis a Jerusalén sitiada por ejércitos, sabed que está cerca su destrucción. Entonces, los que estén en Judea, que huyan a la sierra; los que estén en la ciudad, que se alejen; los que estén en el campo, que no entren en la ciudad; porque serán días de venganza en que se cumplirá todo lo que está escrito. ¡Ay de las que estén encinta o criando en aquellos días! Porque habrá angustia tremenda en esta tierra y un castigo para este pueblo. Caerán a filo de espada, los llevarán cautivos a todas las naciones, Jerusalén será pisoteada por los gentiles, hasta que a los gentiles les llegue su hora.
Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, enloquecidas por el estruendo del mar y el oleaje. Los hombres quedarán sin aliento por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues los astros se tambalearán. Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y majestad. Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación."

"La finalidad del género apocalíptico no es de predecir lo que sucederá en el futuro, todo lo contrario, este género habla de lo que ha sucedido y de lo que está sucediendo en el presente. Cuando el evangelio nos invita a “ver a Jerusalén rodeada de ejércitos” es porque así sucedió. Lucas como buen historiador se ha informado bien y conoce los detalles de la conquista romana. El templo totalmente destruido (año 70), judíos desterrados, la fortaleza de Masada sitiada por las tropas romanas, muchos judíos migrantes por el imperio, y los bienes del templo llevados a Roma. Aun con tanta “calamidad” que la comunidad de Lucas está experimentando (guerras, espadas, ira de Dios, maremotos, eventos cósmicos), los seguidores de Jesús deben entender que el mundo/realidad se transforma (no se destruye) dando paso a otra realidad, a otra humanidad. En esta nueva re-creación gobernada por el “hijo de lo humano”, todo mundo es invitado a experimentar la autentica liberación. ¿Reconoces la presencia liberadora de Dios en momentos de calamidad?" (Koinonía)

miércoles, 24 de noviembre de 2021

DAR LA VIDA POR ÉL

 


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Os echarán mano, os perseguirán, estregándoos a las sinagogas y a la cárcel, y os harán comparecer ante reyes y gobernadores por causa mía. Así tendréis ocasión de dar testimonio. Haced propósito de no preparar vuestra defensa, porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro. Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os traicionarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos os odiarán por causa mía. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas."

"La comunidad de Lucas está sufriendo varios problemas. Las persecuciones, cárceles, expulsión de las sinagogas, tribunales, son de esperarse. En muchos campos, la propuesta de Jesús es anti-imperio, anti-sociedad y anti-familia. La comunidad alternativa esta cuestionando el status quo de los poderosos. Además, la comunidad está padeciendo el desprendimiento de la sinagogas y estas divisiones se ven reflejadas en la misma familia. A pesar de estas dificultades la comunidad ha de tener la certeza de que su vida, su experiencia de fe, dependen totalmente de Dios, que sigue siendo el dueño de la creación. A través de la historia muchos hermanos han sido silenciados, marginados, asesinados, por anunciar “el nombre de Jesús” y por crear comunidades alternativas, comunidades donde todas las personas sean aceptadas, acogidas y curadas por medio del Evangelio. Es cierto que los mártires del evangelio físicamente no están con nosotros, pero su memoria, su entrega, su fe y su verdad promueven la misión de la iglesia. ¿Cómo honras a los hermanos que han dado su vida por el Evangelio?" (Koinonía) 

martes, 23 de noviembre de 2021

ÉL ESTÁ CON NOSOTROS




 En aquel tiempo, algunos ponderaban la belleza del templo, por la calidad de la piedra y los exvotos. Jesús les dijo: "Esto que contempláis, llegará un día en que no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido." Ellos le preguntaron: "Maestro, ¿cuándo va a ser eso?, ¿y cuál será la señal de que todo eso está para suceder?" Él contestó: "Cuidado con que nadie os engañe. Porque muchos vendrán usurpando mi nombre, diciendo: "Yo soy", o bien "El momento está cerca"; no vayáis tras ellos. Cuando oigáis noticias de guerras y de revoluciones, no tengáis pánico. Porque eso tiene que ocurrir primero, pero el final no vendrá en seguida. Luego les dijo: "Se alzará pueblo contra pueblo y reino contra reino, habrá grandes terremotos, y en diversos países epidemias y hambre. Habrá también espantos y grandes signos en el cielo."

"La destrucción del templo (año 70), con toda seguridad, dejaría a la población sumida en un sentido de orfandad, de abandono, de miedo y de temor. ¡Dios no estaba con ellos! Ante tales sentimientos pesimistas, la comunidad aprende a descubrir a Dios, aún en situaciones de violencia (guerras, terremotos, divisiones, pestes, revoluciones). Hemos enfatizado, tanto el incierto “fin del mundo”, que nos hemos olvidado de vivir a plenitud la realidad que nos ha tocado. Estamos obsesionados en saber: el cuándo, el cómo y el porqué del fin del mundo, que no sabemos como descubrir a Jesús en medio del sufrimiento y del dolor. Es cierto que, en nuestro mundo sigue habiendo hambre, guerra, terrorismo, explotación, inundaciones, temblores y violencia, pero, también, en medio de esas realidades está nuestro Dios que nos dice: ¡no estás solo!. Para muchas personas resulta mas atractivo crear una cultura de miedo que enfatizar la bondad de la creación. Antes de destruir al mundo con nuestro lenguaje pesimista, descubramos la bondad y la presencia de Dios en medio de nosotros." (Koinonía) 

lunes, 22 de noviembre de 2021

EL VALOR DEL AMOR

 


En aquel tiempo, alzando Jesús los ojos, vio unos ricos que echaban donativos en el arca de las ofrendas; vio también una viuda pobre que echaba dos reales, y dijo: "Sabed que esa pobre viuda ha echado más que nadie, porque todos los demás han echado de lo que les sobra, pero ella, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir."

Está claro que para Jesús, el amor, la entrega , es lo más importante. Las donaciones de los ricos, ciertamente, ayudan a que las obras sociales funcionen. Pero, ¿éstas donaciones tienen mérito para quien las hace si detrás no hay amor? ¿si no suponen una renuncia, una entrega? El amor de las personas sencillas, como la viuda, su entrega, son las que verdaderamente logran que la justicia reine en la tierra.

"En el mundo bíblico, las viudas, los pobres y los migrantes formaban los grupos más vulnerables y excluídos. Esta triada también estaba protegida por el Dios que vela y hace justicia a sus excluidos. Lucas en su evangelio nos presenta 5 narraciones de viudas que con su acción: profética (la profetisa Ana); de confianza (la viuda de Sarepta); de vida (la viuda de Naín); de justicia (la viuda y el juez inicuo); y de generosidad (la viuda y sus moneditas); cada una celebra al Dios de la vida. La viuda de nuestro evangelio, es una discípula ejemplar, porque confía plenamente en el ¡Dios que provee!. El Dios de las viudas no puede defraudarla, por eso da todo lo que tiene, todo lo que ella es, todo lo que ella significa. Esta viuda sigue siendo ejemplo, de gratuidad, de confianza y de entrega total a Dios para todas las personas que sirven en la comunidad. ¿Cómo es tu relación con el Dios que provee todo? ¿Cómo muestras tu ofrenda de: tiempo, tesoro y talento en tu ministerio?" (Koinonía)