lunes, 31 de agosto de 2015

Y QUISIERON DESPEÑARLO...



"El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado para llevar la buena noticia  a los pobres y a dar vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; anunciar el año favorable del Señor."

Jesús, en la sinagoga de su pueblo lee este texto. A continuación añade: "Hoy mismo se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros." ¿Consecuencia? Sus conciudadanos quieren despeñarlo por un barranco. Jesús acaba de anunciar claramente su misión: anunciar a los pobres. Devolver la vista a los ciegos. Luchar por la justicia para liberar a los oprimidos.
Durante toda la historia, hemos seguido intentando despeñar a los que han seguido el camino de Jesús: Oscar Romero, Helder Cámara, curas obreros, sacerdotes en América Latina, teólogos de la liberación, Casaldáliga, Lucía Caram...O los matamos, o los desprestigiamos y les hacemos callar.
Por desgracia, el mundo no ha cambiado.

domingo, 30 de agosto de 2015

¿RELIGIÓN O ESPIRITUALIDAD?


"Se acercaron los fariseos a Jesús, junto con unos maestros de la ley que habían llegado de Jerusalén. Y al ver que algunos discípulos de Jesús comían con las manos impuras, es decir, sin haber cumplido con el rito de lavárselas, los criticaron. (Porque los fariseos –y todos los judíos– siguen la tradición de sus antepasados de no comer sin antes lavarse cuidadosamente las manos. Y al volver del mercado, no comen sin antes cumplir con el rito de lavarse. Y aún tienen otras muchas costumbres, como lavar los vasos, los jarros, las vasijas de metal y las camas.) Por eso, los fariseos y los maestros de la ley preguntaron a Jesús:
– ¿Por qué tus discípulos no siguen la tradición de nuestros antepasados? ¿Por qué comen con las manos impuras?
Jesús les contestó:
– Bien habló el profeta Isaías de lo hipócritas que sois, cuando escribió:
Este pueblo me honra de labios afuera,
pero su corazón está lejos de mí.
De nada sirve que me rinda culto,
pues sus enseñanzas son mandatos de hombres.
Porque vosotros os apartáis del mandato de Dios para seguir las tradiciones de los hombres.
Luego Jesús llamó a la gente y dijo:
– Escuchadme todos y entended: Nada de lo que entra de fuera puede hacer impuro al hombre. Lo que sale del corazón del hombre es lo que le hace impuro.
Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los asesinatos, los adulterios, la codicia, las maldades, el engaño, los vicios, la envidia, los chismes, el orgullo y la falta de juicio. Todas estas cosas malas salen de dentro y hacen impuro al hombre."

No es una disyuntiva. Lo que ocurre es que no hay auténtica religión sin espiritualidad. Los fariseos se habían aferrado a la ley, a los ritos y habían perdido el sentido de los mismos. Se habían quedado en lo externo y habían olvidado, que lo importante está en el interior.
¿Los fariseos? Debemos entonar nosotros el "mea culpa". Por desgracia, a lo largo de la historia, nos ha ocurrido también a nosotros lo mismo. Hemos dado más importancia a lo externo, a lo ritual, a las apariencias, al cumplimiento de preceptos...y hemos olvidado, que lo importante es, cómo se viven esas cosas. Hemos olvidado que es nuestro corazón el que nos lleva a los demás y a Dios. demasiadas veces hemos construido bellos templos..., pero hemos dejado a Dios fuera de ellos.
No nos extrañe que la gente que siente necesidad de espiritualidad, busque en otro sitio y no en la Iglesia. Y cuando Jesús habla del construir el Reino de Dios, está hablando de espiritualidad, no de edificios ni de estructuras de poder. No está hablando de fidelidad a las tradiciones y las costumbres, sino de la búsqueda de Dios en la vida real. 
A Dios lo encontraremos en la oración, en el silencio, en la contemplación y en la entrega al otro, en la búsqueda de la justicia, en el Amor.

sábado, 29 de agosto de 2015

viernes, 28 de agosto de 2015

VELAD...(2)


"Llegó el novio, y las que habían sido previsoras entraron con él a la fiesta de la boda, y se cerró la puerta."

En el evangelio de hoy, Jesús vuelve a pedirnos que velemos. Es el evangelio de las vírgenes prudentes y de las vírgenes necias. Las que tenían aceite para sus lámparas y las que no tenían. Y esas que tenían no lo compartieron con las otras, no fuese que no hubiera suficiente para todas.
He oído tachar a las prudentes de egoístas. Yo mismo lo creía cuando era adolescente. Si pensamos así, es porque no hemos captado el simbolismo de las lámparas y del aceite. La luz es la Fe. El aceite es el amor, el alimento de la Fe. El amor es algo que no se puede compartir. Nadie puede amar por mí. Soy yo el que debo amar. Por eso nadie puede creer por mí. Soy yo que debo tener Fe.
Hemos de velar para que no se nos cierre la puerta. Y la única forma de velar es amando. Y amar significa entregar nuestra vida por los demás. Consumirnos día a día de amor a Dios y de amor al prójimo. Eso nos da la Fe; aunque creamos no tenerla.

jueves, 27 de agosto de 2015

VELAD...


"Velad, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor"

Jesús nos invita a velar. Ciertamente no sabemos el día de nuestra muerte. Es más, no nos gusta hablar de la muerte. Para muchos es un tema tabú. Ayer, antes del telediario, en uno de esos programas que hacen en verano, repetición de los hechos durante el año, preguntaban a diferentes personas, qué canción les gustaría que tocasen en su funeral. Me gustó la respuesta de un señor que dijo: "Me gustaría que fuese algo alegre. Que celebraran lo que he vivido; no que lloraran lo que he dejado de vivir."
"Velad..." es precisamente una invitación a vivir. A ser conscientes de lo que hacemos. A ser responsables. Si contáramos el tiempo que perdemos a lo largo del día...Es bueno soñar, si luego actuamos consecuentemente para realizar esos sueños. Si no, es solamente humo, pérdida de tiempo. Jesús nos pide que "vivamos", que demos sentido a nuestra vida. En el momento de la muerte, lo que contará, lo que recordarán de nosotros es lo que habremos vivido, no lo que hayamos soñado.

miércoles, 26 de agosto de 2015

SEMILLAS DE DIOS


Thomas Merton, en su libro "Nuevas semillas de contemplación", escribe:
"Las semillas  que en todo momento planta la voluntad de Dios en mi libertad son las semillas de mi identidad, de mi realidad, de mi felicidad, de mi santidad.
Rechazarlas es rechazarlo todo; es el rechazo de mi existencia y de mi ser: de mi identidad, de mi verdadero yo."
Dios no nos obliga. Somos libres; pero va dejando semillas en nuestra vida. El problema es que, o no las sabemos ver, o nuestra tierra está llena de piedras y malas hierbas y no pueden germinar. Necesitamos silencio, momentos de contemplación. Saber ver y saber escuchar. Tener limpio nuestro corazón de piedras y yerbajos. 

martes, 25 de agosto de 2015

CAMBIAR POR DENTRO



"Fariseo ciego, ¡limpia primero el vaso por dentro, y así quedará limpio también por fuera!"

Jesús se indigna ante la hipocresía. Seguimos viviendo en una sociedad en la que es más importante lo exterior, la apariencia, la imagen, que lo que somos en realidad.
El trabajo de mejorar el mundo ha de empezar por mejorar nuestro interior. Si no cambiamos nosotros, no podemos exigir que cambien los demás. Hablamos de solidaridad...y seguimos gastando el dinero en cosas superfluas, en meros caprichos. Hablamos de ecología y tomamos el coche para un recorrido que podríamos hacer perfectamente andando; dejamos los grifos abiertos, luces encendidas sin necesidad. Nos quedamos en meras palabras, pero nuestro interior sigue igual.
El verdadero cambio es interior. Es nuestra forma de vivir lo que debe cambiar.

lunes, 24 de agosto de 2015

CREER ES VOLVER A NACER


"En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de lo alto, no puede ver el Reino de Dios."

Cuando Jesús habla del Reino de Dios, no habla del otro mundo. Los judíos no podían nombrar el nombre de Dios; de ahí que se utilice esa metáfora de reino de los cielos en muchas traducciones de la Biblia.
Creer es volver a nacer. Porque la Fe auténtica supone un cambio total y radical en el creyente. La Fe no es tan solo,  creer unas verdades. La Fe configura todas las dimensiones de la vida del creyente; engloba toda la historia personal. Por eso, en el Evangelio, el acceso a la Fe se considera un "nuevo nacimiento". Volver a nacer implica hacer vida en nosotros, los valores que Jesús nos ofrece en el Evangelio: el amor, la solidaridad, la justicia, la espiritualidad profunda... Creer no son palabras ni ideologías. Creer es transformar nuestra vida.
Por desgracia nuestra Fe está, a veces, muy lejos de esto. No es de extrañar que con nuestra vida, en vez de atraer a los demás a la Fe, los alejamos de ella. La Iglesia tiene y ha tenido a lo largo de la historia un "lado negativo", porque está formada por hombres. Nuestra reacción debe ser el  seguimiento radical de Jesús. Es decir, volver a nacer. Cambiar nuestra vida.

sábado, 22 de agosto de 2015

PALABRAS DE VIDA ETERNA


"Al oir todo esto, muchos de los que seguían a Jesús dijeron:
– Su enseñanza es muy difícil de aceptar. ¿Quién puede hacerle caso?
Jesús, dándose cuenta de lo que estaban murmurando, les preguntó:
–¿Esto os ofende? ¿Qué pasaría si vierais al Hijo del hombre subir a donde antes estaba? El espíritu es el que da vida; el cuerpo de nada aprovecha. Las cosas que yo os he dicho son espíritu y vida. Pero todavía hay algunos de vosotros que no creen.
Es que Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían, y quién el que le iba a traicionar. Y añadió:
– Por eso os he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no lo trae.
Desde entonces dejaron a Jesús muchos de los que le habían seguido, y ya no andaban con él. Jesús preguntó a los doce discípulos:
– ¿También vosotros queréis iros?
Simón Pedro le contestó:
– Señor, ¿a quién iremos? Tus palabras son palabras de vida eterna. Nosotros sí hemos creído, y sabemos que tú eres el Santo de Dios."

Jesús les ha hablado del pan, de comer su cuerpo y beber su sangre. Muchos se asustan ante estas palabras y le abandonan. No entienden que lo que Jesús les dice es que se dará su vida por nosotros. O quizá sí, y se asustan ante la perspectiva de, que para ser sus discípulos, también hemos de entregar nuestra vida.
Pedro habla por todos sus seguidores: "A quién iremos? Tus palabras son palabras de vida eterna." El pan de su Cuerpo y el pan de su Palabra. Un pan que nos lleva a la vida eterna. Un pan que es verdad, justicia, entrega.
Vivimos momentos de crisis. Poco a poco le hemos ido abandonando. Pero, ¿hemos sabido transmitir a los hombres ese pan que es Don y que es Palabra?¿O sólo hemos transmitido normas e ideas incomprensibles, desencarnadas?
No nos debe asustar la crisis. Jesús se va quedando solo, pero eso no le impedirá conseguir su misión. Eso no le impedirá entregarse por todos nosotros y hacernos hijos de Dios; darnos la salvación.
Jesús nos invita a seguir luchando. A, como Él, ofrecernos como pan a los demás y transformar este mundo en el Reino. Jesús nos invita a transmitir sus palabras de vida eterna.  

martes, 18 de agosto de 2015

TU PALABRA


Permanecer en silencio, para poder escuchar su Palabra. Permanecer en silencio, para después poder transmitirla. Esto es lo que nos dice Thomas Merton en su libro "Conjeturas de un espectador culpable".

"Te pido que me guardes en este silencio para que pueda aprender de él la palabra de tu paz, la palabra de tu misericordia y la palabra de tu ternura para con el mundo: y que a través de mí tal vez tu palabra de paz pueda hacerse oír allí donde nadie ha podido escucharla durante mucho tiempo."


+++++++++++++++++++++++
Hasta el domingo no publicaré nada. Me voy estos días a dar unas conferencias a los Novicios y aprovecharé para descansar de Internet. Hasta el domingo 23.

lunes, 17 de agosto de 2015

SI QUIERES SER PERFECTO....


"Si quieres ser perfecto, vende lo que tienes y dáselo a los pobres. Así tendrás riquezas en el cielo. Luego ven y sígueme."

Y el joven se marcho, triste, porque era muy rico. Es la condición para seguir a Jesús: dejarlo todo. Dejar de pensar en nosotros. No acumular más. Compartir. Colocar el bien de los otros, la justicia, como finalidad de nuestra vida.
Hoy seguimos alejándonos con tristeza. Tenemos demasiadas cosas.

domingo, 16 de agosto de 2015

VIVIR PARA SIEMPRE


"Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. El pan que yo daré es mi propio cuerpo. Lo daré por la vida del mundo.
Los judíos se pusieron a discutir unos con otros:
– ¿Cómo puede este darnos a comer su propio cuerpo?
Jesús les dijo:
– Os aseguro que si no coméis el cuerpo del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tendréis vida. El que come mi cuerpo y bebe mi sangre tiene vida eterna; y yo le resucitaré el día último. Porque mi cuerpo es verdadera comida, y mi sangre verdadera bebida. El que come mi cuerpo y bebe mi sangre vive unido a mí, y yo vivo unido a él. El Padre, que me ha enviado, tiene vida, y yo vivo por él. De la misma manera, el que me coma vivirá por mí. Hablo del pan que ha bajado del cielo. Este pan no es como el maná que comieron vuestros antepasados, que murieron a pesar de haberlo comido. El que coma de este pan, vivirá para siempre."

Estos domingos seguimos el evangelio de Juan que nos habla del Pan de Vida. Los judíos no entendieron a Jesús. Interpretado al pie de la letra, su discurso es incomprensible. 
Jesús, con la imagen de su cuerpo y de su sangre, nos quiere dar a entender, que debemos empaparnos de su sustancia. Seguirle, es hacer vida su Palabra.
Los hombres ansiamos vivir. Buscamos vivir en todo lo que hacemos. Tras esas ansias suele encontrarse el vacío. Hacemos mil y una cosa que no nos llenan.
Jesús nos dice qué es lo que debemos hacer para tener la Vida, para vivir para siempre: hacernos Uno con Él. seguir su camino. Hacer Vida su Palabra. Eso es lo que significa comer su cuerpo y beber su sangre. Transformarnos en alguien que vive para los demás. Que se entrega gota a gota por los otros.
Dice el evangelio, que a partir de ese día, muchos lo abandonaron. Por desgracia, muchos siguen abandonándolo. Preferimos vivir para nosotros.

sábado, 15 de agosto de 2015

viernes, 14 de agosto de 2015

FIDELIDAD A LA TIERRA


El texto bíblico, "Sed fecundos y multiplicaos, llenad la tierra y dominadla", ha servido, malinterpretado, para creer que somos los dueños de la naturaleza y que podemos hacer con ella lo que queramos.
Ante todo, debemos recordar el carácter simbólico de estos textos bíblicos. Se nos presenta a un hombre que debe cuidar la naturaleza. El texto se encuentra en el capítulo primero del libro del Génesis. Dios acaba de crear todo lo que existe y pone al Hombre, al que ha creado el último, como "señor de la casa", como responsable de toda la creación. Así empiezan los hombres primitivos, las tribus ancestrales, estableciendo una relación íntima con la naturaleza. Pero el Hombre, poco a poco, se ha convertido en un tirano, y lo que hace, es abusar de las cosas, plantas y animales que le rodean.
Poco a poco vamos descubriendo la importancia de la ecología y tomamos conciencia que nuestra relación con el Universo, debe ser mucho más íntima. Vamos pasando del "paraíso perdido" al "paraíso reencontrado". La Redención no sólo afecta al Hombre, sino al Universo entero. Olvidamos el texto de San Pablo a los Romanos:  
 "La creación espera con gran impaciencia el momento en que se manifieste que somos hijos de Dios. Porque la creación perdió toda su razón de ser, no por propia voluntad, sino por aquel que así lo dispuso; pero le quedaba siempre la esperanza de ser liberada de la esclavitud y la destrucción, para alcanzar la gloriosa libertad de los hijos de Dios." (Rm 8, 19-21)

jueves, 13 de agosto de 2015

PERDONAR SIEMPRE


"Señor,¿cuántas veces he de perdonar a mi hermano si me ofende?¿Hasta siete?. Jesús le contestó: "No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete."

Sin embargo nos cuesta mucho perdonar. Nos cuesta porque no sabemos ver en el otro a un hermano. Porque no sabemos ver en el otro un sacramento de Cristo, su presencia.
Urs von Balthasar escribió en el año 1950 edste texto en su libro "Oración contemplativa":

"La mirada del amor cristiano está llena de fe y de contemplación creyente; la luz prendida en esta mirada hace que se ilumine también en el objeto del amor - es decir, en el prójimo - la profundidad sobrenatural: este pecador, este hombre antipático y poco interesante, este adversario declarado de la Iglesia y de Jesucristo es, en realidad, mi hermano.
Un hermano cuya cuya culpa ha sido llevada, como la mía, por Jesús (de forma que no nos podemos recriminar nada uno al otro); un hermano cuyos defectos son una carga que arrastra más o menos conscientemente; y que ha de tener, por la gracia de Dios, alguna atadura invisible, a través mío, con la carga total que pesa sobre las espaldas de Jesucristo."

(Hans Urs von Balthasar)  

miércoles, 12 de agosto de 2015

REUNIDOS EN SU NOMBRE


"Porque donde dos o tres se reúnen en  mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos."

Nos reunimos en su nombre cuando participamos en la Eucaristía y cuando oramos juntos. Pero, no sólo en esos momentos. Nos reunimos en su nombre cuando estamos trabajando por los demás. Cuando nos unimos para hacer feliz a alguien, para curarlo, para darle de comer. Él está en medio de todos aquellos que luchan por la justicia.

martes, 11 de agosto de 2015

HACERSE NIÑOS...


"Os aseguro que si no cambiáis y os volvéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos."

Los discípulos estaban muy preocupados por ser importantes. Y le preguntan a Jesús, quién será el más importante. La respuesta es desconcertante. Para pertenecer al Reino no hay que ser importante, hay que ser como un niño. En Israel  un niño no era nadie. Hasta que en la adolescencia se le hacía la ceremonia de imposición de la Kipá, no existían.
Jesús no nos está diciendo que seamos infantiles. Lo que Jesús nos pide es que para seguirle a Él, no se trata de hacerse el importante, sino de hacerse pequeño, de hacerse el servidor de todos.
Si miramos la historia de la Iglesia, pasada y presente, qué lejos estamos de ser discípulos de Jesús

lunes, 10 de agosto de 2015

AMANECER


Estos días de vacaciones se prestan a que contemplemos el amanecer. Thomas Merton, en su libro "Conjeturas de un espectador culpable", nos hace esta reflexión:

"El amanecer es un acontecimiento que despierta solemne mística en las profundidades de la naturaleza del hombre, como si todo nuestro ser hubiera de atemperarse al cosmos y alabar a Dios por el nuevo día, alabarle en nombre de todas las criaturas que ha habido y habrá.
Miro al sol naciente y siento que ahora cae sobre mí la responsabilidad de ver lo que han visto todos mis antepasados, en la Edad de Piedra y aun antes, alabando a Dios antes que yo. Le alabaron o no por sí mismos, entonces, ahora han de alabarle en mí. Cuando sale el sol, cada uno de nosotros es incitado por los vivos y los muertos a alabar a Dios."

(Thomas Merton)

domingo, 9 de agosto de 2015

HACER DE LA VIDA UN PAN


"Por eso los judíos comenzaron a murmurar de Jesús, porque había dicho: “Yo soy el pan que ha bajado del cielo.” Y decían:
– Este es Jesús, el hijo de José. Nosotros conocemos a su padre y a su madre: ¿cómo dice ahora que ha bajado del cielo?
Jesús les dijo:
– Dejad de murmurar. Nadie puede venir a mí si no lo trae el Padre, que me ha enviado; y yo lo resucitaré el día último. En los libros de los profetas se dice: 'Dios instruirá a todos'. Así que todos los que escuchan al Padre y aprenden de él vienen a mí.
No es que alguien haya visto al Padre. El único que ha visto al Padre es el que ha venido de Dios. Os aseguro que quien cree tiene vida eterna. Yo soy el pan que da vida. Vuestros antepasados comieron el maná en el desierto, y sin embargo murieron; pero yo hablo del pan que baja del cielo para que quien coma de él no muera. Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. El pan que yo daré es mi propio cuerpo. Lo daré por la vida del mundo"

Los judíos creen conocer a Jesús, pero sólo conocen lo externo lo accesorio. Conocen a su padre, pero ignoran todo del Padre. Sus murmuraciones parten de la afirmación que hizo Jesús en el evangelio del domingo pasado: "Yo soy el pan de vida". No han entendido nada. Jesús habla de su cuerpo, de su donación total que se transforma en Vida. Un cuerpo entregado en la cruz por todos nosotros. Una muerte que se transforma en Vida.
Creer es seguirle a Él. Seguirle es imitarle. Es hacer de nuestra vida una donación. Es transformar nuestra vida en Vida. Para ello necesitamos encontrarnos con Jesús, asimilar a Jesús, comulgar con Jesús. 
Nos quejamos de la descristianización del mundo y no reparamos que nosotros somos los culpables, porque en nosotros no se refleja la Vida de Jesús. El día que seamos verdaderamente donación, la Vida de Jesús iluminará toda la tierra. Como Jesús, tenemos que hacer de la vida un pan, repartirla entre todos.


sábado, 8 de agosto de 2015

MÚSICA DEL SÁBADO: CONCIERTO PARA DOS CLARINETES DE TELEMANN


Este concierto para dos clarinetes de Telemann, es bueno para escucharlo por la noche, tomando el fresco a la luz de la luna.




Lo mismo que este Tributo a Giorgio Moroder de Manel:

viernes, 7 de agosto de 2015

SEGUIRLE...


"El que quiera ser mi discípulo, olvídese de sí mismo, cargue con su cruz y sígame."

De entrada nos encontramos con que Jesús no nos obliga : "El que quiera..." Pero si decidimos ser sus discípulos, nos pone tres condiciones:

  1. Olvidarnos de nosotros. Es decir, colocar al otro como prioritario. Buscar el bien de los demás .
  2. Cargar con nuestra cruz. Que significa ni más ni menos que aceptar la lucha de la vida, estar a las verdes y a las maduras. Ser fieles.
  3. Seguirle. Intentar seguir su camino, que fue un camino de ayuda, de curar, de amor. Un camino hacia el Padre.

jueves, 6 de agosto de 2015

LUGARES INTERESANTES: MONESTIR DE SANTA MARIA DE GERRI DE LA SAL


Se encuentra en la población de Gerri de la Sal en la comarca del Pallars Subirà. Está correctamente datado y se fundó  el 20 de junio del 807. A los pocos años adoptaron la regla de san Benito. Llegó a ser el monasterio más importante de la diócesis de Urgell.
Actualmente se conserva la iglesia con una fachada de tres puertas y un campanario en escalera, de tres pisos. El resto está en ruinas.
El pueblo es conocido por sus salinas, procedentes de una fuente de agua salada. Entre el pueblo y el monasterio se encuentra el río Noguera Pallaresa, salvado por un puente románico.

Interior de la iglesia

Fachada de tres puertas

Pueblo de Gerri de la Sal y el monasterio separados por el Noguera Pallaresa.

miércoles, 5 de agosto de 2015

SOLITUD


Os dejo este poema de Thomas Merton, versión al castellano de Sonia Petisco Martínez.

"¡Si buscas una luz celestial,
yo, Solitud, soy tu maestro!
Te aventajo en el aislamiento,
madrugando extraordinarios soles
para tus amaneceres peculiares,
abriendo las ventanas
de tu más recóndito aposento.
Cuando yo, soledad, confiero mi específica seña,
¡acata mi silencio, acude adonde te llamo!

No temas, pequeña fiera, pequeño espíritu
(tú verbo y bicho),
yo, Solitud, soy un ángel
y he orado en tu nombre.

¡Observa el vacío, la oscuridad cerrada,
la luna peregrina!
Soy la hora final,
el "ahora" que corta
el tiempo como un filoso.
Soy el instante inesperado
más allá del "sí", más allá del "no",
el precursor de la Palabra de Dios.

Sigue mi camino y te guiaré
hasta soles de dorados cabellos,
discurso y melodía, deleites inocentes,
libres de interrogaciones
y de respuestas.

Pues yo, Solitud, te pertenezco por entero:
yo, Nada, soy tu Todo.
¡Yo, Silencio, soy tu Amén!"

(Thomas Merton)

martes, 4 de agosto de 2015

MIEDO Y DUDAS


"Señor, si eres tú, mándame ir a ti andando sobre el agua. Ven - dijo Jesús. Bajó Pedro de la barca y comenzó a andar sobre el agua en dirección a Jesús, pero al notar la fuerza del viento, tuvo miedo y comenzó a hundirse".

Lo mismo nos pasa a nosotros. Seguimos a Jesús, pero cuando empiezan las dificultades, nos entran las dudas y el miedo. Para ser discípulo de Jesús hay que entregarse con confianza. Hay que fiarse de Él. Eso es precisamente tener Fe. Seguirle  a pesar de las dudas.  

lunes, 3 de agosto de 2015

EL PADRE BUENO


Todos conocemos la parábola del Padre Bueno (Hijo Pródigo). Pero, ¿se nos ha ocurrido vivirla un día? Levantarnos por la mañana y sentir que Dios, que oteaba el horizonte en nuestra espera, sale corriendo y nos abraza con fuerza. Que el sol que sale por el horizonte es Él que lo hache salir para nosotros. Que los pájaros que cantan los hace cantar Él para nosotros. Que toda la naturaleza, el viento, las flores, los árboles, están ahí, porque Dios ha organizado una fiesta por nuestro regreso...
Cada día es una nueva oportunidad para nosotros. Dios nos espera con los brazos abiertos y ha encargado el mejor vestido para nosotros y el mejor banquete. 
¿No creéis que si empezamos cada día así, nuestra vida irá mucho mejor? Cada día empezamos de cero. Él nos ama. Espera de nosotros lo mejor. Siempre está dispuesto a personar. Es nuestro Padre Bueno.  

domingo, 2 de agosto de 2015

PAN DE VIDA


"Así que, al no ver allí a Jesús ni a sus discípulos, la gente subió a las barcas y se dirigió en busca suya a Cafarnaún.
Al llegar a la otra orilla del lago, encontraron a Jesús y le preguntaron:
– Maestro, ¿cuándo has venido aquí?
Jesús les dijo:
– Os aseguro que vosotros no me buscáis porque hayáis visto las señales milagrosas, sino porque habéis comido hasta hartaros. No trabajéis por la comida que se acaba, sino por la comida que permanece y os da vida eterna. Esta es la comida que os dará el Hijo del hombre, porque Dios, el Padre, ha puesto su sello en él.
Le preguntaron:
– ¿Qué debemos hacer para que nuestras obras sean las obras de Dios?
Jesús les contestó:
– La obra de Dios es que creáis en aquel que él ha enviado.
– ¿Y qué señal puedes darnos –le preguntaron– para que, al verla, te creamos? ¿Cuáles son tus obras? Nuestros antepasados comieron el maná en el desierto, como dice la Escritura: ‘Dios les dio a comer pan del cielo.’
Jesús les contestó:
– Os aseguro que no fue Moisés quien os dio el pan del cielo. ¡Mi Padre es quien os da el verdadero pan del cielo! Porque el pan que Dios da es aquel que ha bajado del cielo y da vida al mundo.
Ellos le pidieron:
– Señor, danos siempre ese pan.
Y Jesús les dijo:
– Yo soy el pan que da vida. El que viene a mí, nunca más tendrá hambre, y el que en mí cree, nunca más tendrá sed."

Tras la multiplicación de los panes la gente busca a Jesús. Ciertamente atrae a la gente. Jesús sigue atrayendo a la gente. Muchas veces se oye decir que Jesús es admirable, pero su Iglesia no. Nietzche afirmó que Jesús había sido el único cristiano. No iba desencaminado, porque todos los demás hombres, sus seguidores, debemos intentar ser como Él. Precisamente eso es lo que responde Jesús a los judíos que le preguntan que deben hacer. Les dice que crean en Él. Y creer en Jesús es intentar ser como Él, hacer lo que Él hacía. Él es el pan de vida. Cuando comemos, los alimentos pasan a formar parte de nosotros. Creer en Jesús es hacer que pase a formar parte de nosotros mismos, hacernos uno con Él. En ese momento, todas las demás cosas de la vida pasan a un segundo plano.
El camino para conseguirlo son la Eucaristía y la Palabra. Alimentarnos de su Cuerpo y de su Vida. Hacer de nuestra existencia una contemplación constante. Y eso no significa encerrarnos en una burbuja. Su Vida y su Palabra nos conducirán al otro, a nuestro prójimo. Él es Pan de Vida.