viernes, 12 de noviembre de 2010

EL SACRAMENTO DE LOS DEMÁS...


Los demás no son cosas, ni objetos, ni esclavos...Los demás son sacramentos de la Presencia de Dios. El otro, sea quien sea, pobre o rico, blanco o negro, inmigrante o autóctono...tiene la dignidad de Hijo de Dios. Desgraciadamente esto lo olvidamos a menudo y sembramos el mundo de diferencias.
He aquí el Salmo del Sacramento de los demás...

SALMO DEL SACRAMENTO DE LOS DEMÁS




Vivir es leer e interpretar el alfabeto
inscrito en el corazón de los hombres;
por fortuna nadie es analfabeto,
pues toda realidad y todo hombre
son señal elocuente de otra realidad
fundamento de todo: ¡Dios!
Nos envuelve y orienta lo simbólico
haciendo posible bajar, gozosamente,
a la fuente misma de lo real.
Así, todo es anuncio y profecía,
símbolo y contraseña de interioridad.
La entraña más honda de lo humano
es sacramental y se sustenta en el encuentro.
¡Es preciso ver con otros ojos
y vivir, sin dudarlo, en otro espíritu!
En el descenso a lo profundo de sí
ves que te recibes más que te haces
y la relación universal construye
la intimidad de la comunión,
presencializa lo sagrado
y llena de sentido el ser del otro.
Que no iremos hasta el fin
de uno en uno, sino de dos en dos,
y así será como nos conoceremos todos
en la plenitud final del ser: Dios.
No hay amor por el que no seamos heridos,
como desgrana el poeta cantor:
"Nunca estamos conformes
del quehacer de los demás
y vivimos a solas, sin pensar en los demás...
Las verdades ofenden si las dicen los demás,
las mentiras se venden, cuando compran los demás...
Porque son ataduras, comprender a los demás,
caminamos siempre a oscuras
sin contar con los demás...
Olvidamos que somos los demás de los demás,
que llevamos a cuestas, unos menos, otros más,
vanidad y modestia como todos los demás..."
Los demás de los demás es el hombre
vertebrado en términos de encuentro.


(Ricardo Fuertes)

8 comentarios:

  1. Una entrada Preciosa y Profunda.

    Que Dios de bendiga Joan Josep.

    Una abraçada, Montserrat

    ResponderEliminar
  2. que interesante joan!!! me ha encantado, hace pensar....y reflexionar siempre es bueno para mirarse dentro...

    un abrazo niño

    ResponderEliminar
  3. La sociedad es un equipo, si cada uno hace lo que deve, y si no puede el otro le suplenta,el equipo funciona bien,y todos dependemos unos de otros:(todos somos los demas).
    Es cuestión de disciplina, moral, humanidad etc. Si ademas le das un espiritu religioso: es el sumun, es un mandamiento, que normalmente por intereses se suele pisotear. Una abraçada

    ResponderEliminar
  4. Hola Joan. Un fuerte abrazo.

    Gracias por esta bonita reflexiòn. Y la verdad es que yo soy porque existe tambièn otro que me acompaña en el camino de la vida. Que entra en relaciòn conmigo y por lo tanto descubro que no soy un ser aislado del mundo sino que cresco cada vez que comprendo que soy uno para otro. Inciando por ese grande Amor que es Dios.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Con esta bella reflexión unimos las conciencias de muchos. Te dejo un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  6. Me da que tengo sin tuerca algún tornillo....
    Joan, ¿ y si te digo que al leerte me han venido a la cabeza "de mas" que lo ponen muy difícil?
    Me hago vieja.... o soy una retorcida , me da igual. Hay demás a los que me gustaría retorcer el cuello o meter su cerebro en una lavadora para que pierdan las telas de arañas.
    Valeeeeeeeeeeeeeeee que intentaré mirar a mi prójimo como si fuesen un espejo.
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  7. Muy buena reflexión y canto al ser humano ,a los demás.
    Creo que con este "toque"has definido al OTRO de la manera más cercana ,cristiana y universal que se puede definir:UN SACRAMENTO.Si asi nis miráramos,si así nos viéramos unos a otros,incluso a aquellos que nos hicieron daño,tal vez el respeto al HOMBRE fuera mayor.
    Cuando comento a personas muy individualistas ,o poco sociables que yo no soy nadie sin los demás,no me suelen entender(aunque eso no les excluye de ser también seres entregados ).
    Hermano ,sin el otro,no existe el nosotros.
    Besucos

    ResponderEliminar