domingo, 9 de septiembre de 2012

¡ÁBRETE!


"Jesús volvió a salir de la región de Tiro y, pasando por Sidón y los pueblos de la región de Decápolis, llegó al lago de Galilea. Allí le llevaron un sordo y tartamudo, y le pidieron que pusiera su mano sobre él. Jesús se lo llevó a un lado, aparte de la gente, le metió los dedos en los oídos y con saliva le tocó la lengua. Luego, mirando al cielo, suspiró y dijo al hombre:
– ¡Efatá! (es decir, “¡Ábrete!”).
Al momento se abrieron los oídos del sordo, su lengua quedó libre de trabas y hablaba correctamente. Jesús les mandó que no se lo dijeran a nadie; pero cuanto más se lo mandaba, tanto más lo contaban ellos. Llenos de asombro, decían:
– Todo lo hace bien. ¡Hasta hace oír a los sordos y hablar a los mudos!"


El sordo tartamudo, otros traducen simplemente que hablaba con dificultad, es nuestra imagen. En una sociedad llena de ruidos, de llamadas, gritos y estímulos, nos hemos vuelto sordos a las voces de los necesitados, a las llamadas a la justicia, a la espiritualidad. No es que no veamos al necesitado, sino que pasamos a su lado sin hacerle caso. No queremos complicaciones. Esta sordera nos lleva a la mudez. ¿Qué podemos decir si no escuchamos? Nunca habíamos hecho tantas reuniones, congresos, foros...y nunca nos habíamos escuchado tan poco. Defendemos nuestra postura, pero no dialogamos. Y muchas veces sólo repetimos lo políticamente correcto y cerramos nuestros oídos a los razonamientos de los demás.
El texto tiene unos detalles muy interesantes. Al sordo "lo llevaron" a Jesús. Si no queremos oír, difícilmente saldremos de esta sordera si alguien no nos ayuda, si no nos llevan a aquel que nos puede curar.
Para curarlo, Jesús lo aparta de la multitud. Para recobrar el oído necesitamos el silencio y la soledad. La meditación es imprescindible.
La orden que Jesús le da, es ¡ábrete! Nuestro problema es que estamos encerrados en nosotros mismos. Nuestra cultura es narcisista. De tanto mirarnos a nosotros mismos, hemos olvidado la realidad, la existencia de los demás, las necesidades reales de la vida. 
Necesitamos urgentemente abrirnos. Una oración, una religión que nos lleva a mirarnos únicamente a nosotros, a regodearnos en nuestra santidad, a olvidarnos de la voz que clama justicia en el mundo, es pura sordera.
El evangelio de hoy nos invita a salir de nosotros mismos. A abrir puertas y ventanas para que entre el aire y la luz de la realidad
Tras abrirse los oídos del sordo, hablaba correctamente. Si nos abrimos a los demás, nuestras palabras no serán vanas, no herirán, sino que ayudarán a transmitir la vida a nuestro alrededor.
¿Qué esperamos a abrirnos a los demás, que no es otra cosa que abrirnos a la gracia?


4 comentarios:

  1. ¡Moltes gràcies per esmentar el meu llibre, Joan Josep! Pensa que tan pocs en parlen...i ho necessito.
    Bé, pel que fa a Jesús i el magnífic passatge que proposes, crec que van portar el mut (ai, els muts)o tartamut a Jesús perquè en aquell moment tenia una fama merescuda de curar i fer miracles.
    I de cap manera ens fem el sord als necessitats, ¡precisament els catalans!, que som els que més col·laborem en tot: bancs d'aliments als supermercats, que omplen amb les nostres donacions; Càritas i un llarg etc. A més de la contribució a Espanya, que gràcies a ella fins i tot sostenim emissores anticristianes que després ens massacren, bé que ho saps.
    Hem escoltat i seguit fa temps la paraula de Jesús, hem donat aigua i menjar als que en necessitaven, i la nostra mà dreta no sap el que fa l'esquerra.
    S'hauria de predicar a d'altres, que ja deia el mio Cid: "Oh envidiosos castellanos..." I Rosalia de Castro, que parla del cor eixut dels castellans que escanyen els gallecs.
    Que tinguis un bon diumenge, Joan Josep, tu que ets la bondat i la gentilesa personificades.

    ResponderEliminar
  2. Bon diumenge Joan Josep.
    Toda la razón, muchas veces sin ser sordos no escuchamos y esto nos lleva al egoismo.
    Una abraçada, Montserrat

    ResponderEliminar
  3. El evangelio de hoy nos invita a salir de nosotros mismos. A abrir puertas y ventanas para que entre el aire y la luz de la realidad.
    ¡Gracias!¡ Que profunda reflexión!.
    Un abrazo en XTO. Jesús. Dios le bendiga.

    ResponderEliminar