viernes, 7 de diciembre de 2012

EL ANACORETA Y LA VELA


Se apagó la luz. posiblemente la fuerte tormenta había hecho caer un rayo en un transformador. El anacoreta buscó en un cajón de la mesa de la cocina y sacó una vela. la encendió y la puso en medio de la habitación. tras unos momentos de silencio dijo:
- ¿Te has fijado en la vela? Dentro del cajón estaba segura, pero no servía para nada. Ahora ilumina nuestra habitación, pero a costa de irse consumiendo poco a poco.
Miró a los ojos de su joven seguidor y concluyó:
- Así somos las personas. Si intentamos conservarnos, permanecer intactos, no servimos para nada. Pero cuando nos consumimos poco a poco, al entregarnos día a día a los demás, es cuando nuestra vida cobra valor y sentido...

5 comentarios:

  1. Meravellos. Moltes gracies per les teves reflexions

    Joan LLuis.

    ResponderEliminar
  2. Gracies a tú, pel treball que fas a Proide. Una abraçada: Joan Josep

    ResponderEliminar
  3. Bella entrada en el día de las velitas.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias a ti por pasarte por aquí. Un abrazo: Joan Josep

      Eliminar