miércoles, 20 de noviembre de 2013

CONDÚCEME A TRAVÉS DE LAS TINIEBLAS...


A través de las tinieblas que me rodean
condúceme Tú, siempre hacia adelante.
La noche es oscura y estoy lejos de casa:
condúceme Tú, siempre hacia adelante.
Guía mis pasos, porque ya no veo.
Un sólo paso me basta.
Yo no he sido siempre así,
ni tampoco he rezado siempre
pidiendo que me conduzcas.
Quería escoger y ver mi camino, pero ahora,
condúceme Tú, siempre hacia adelante.
Anhelaba los días de gloria y, a pesar de los temores,
el orgullo dirigía mis deseos;
¡oh! no recuerdes esos años que ya han pasado.
Tu poder me ha bendecido con largueza,
y todavía sabrás conducirme siempre más allá
por llanuras y barrizales,
sobre la roca abrupta y el rugido del torrente,
hasta que haya pasado la noche.
Y me sonrían al amanecer aquellos rostros de ángeles
que tanto amé antaño
y que perdí durante un tiempo.
Condúceme Tú, siempre hacia adelante.

(Paráfrasis de un texto del Cardenal Newman)

2 comentarios:

  1. Es un poema bellisimo!!Muchas gracias Joan!!!

    ResponderEliminar
  2. Hermoso e inspiracional poema que muestra el aprendizaje desde que niños éramos, y todas y cada una de las pruebas que sorteamos en el transcurrir de la vida. Hermoso!

    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar