jueves, 9 de enero de 2014

VIVIR ES RECIBIR Y DAR


Los maestros de oración dan mucha importancia a la respiración. Tener en cuenta la respiración es algo más que una técnica. Es interiorizar el dar y el recibir. Es hacer de nuestra vida una oración. Nos lo dice este sencillo texto de José Fernández Moratiel:
" No hay belleza si no hay ritmo:
Este es el ritmo de la vida: dar y recibir.
Todo lo recibimos en la inspiración, todo lo damos en la espiración.
Recibir y dar: ese es el ritmo.
Hay que espirar con mucha confianza, espirar sin ningún temor, espirar como un gesto de gran Abandono, abandono en Dios, abandono en la vida; seguros de que después de la espiración vendrá la inspiración.
Cuanto más profundo es el abandono, más colmada es la inspiración.
Es el misterio de la vida: sencillamente recibir y dar.
la vida se comienza recibiendo, por eso es un eterno don.
Es Él quien inaugura la vida en nosotros.
Recibir y dar."

1 comentario:

  1. Me gusta la idea, nunca lo había visto así

    Un abrazo

    ResponderEliminar