jueves, 26 de abril de 2012

CONTEMPLATIVOS URBANOS


Es difícil ser contemplativo en la ciudad. Para serlo, nos hacen falta momentos de soledad buscada, y la sociedad, todo lo contrario, nos sumerge en una vorágine  de ruidos, actividades, imágenes...
Sin embargo, es posible ser contemplativo en la ciudad. Thomas Merton, en su libro "Nuevas semillas de contemplación", nos da la clave:
"Guarda puros tus ojos, silenciosos tus oídos y serena tu mente. Respira el aire de Dios."
Lo hemos dicho otras veces. Hay que saber mirar las cosas con ojos distintos, con una mirada diferente. 
No se trata de cerrar los oídos a los demás, sino de eliminar de ellos los ruidos, como esos audífonos digitales que eliminan los sonidos de fondo y hacen que el sordo escuche sólo la voz...
Para serenar la mente debemos buscar al menos un momento al día, un tiempo de soledad. Un escritor que se declara agnóstico, escribe en un libro de los más vendidos este año por San Jorge, que le gusta entrar en Santa María del Mar u otra iglesia, quedarse un rato en silencio. Y dice que eso le da paz y serenidad.
Respirar el aire de Dios, es vivir en su presencia. Recordarlo, sentirlo junto a nosotros en el metro, en la calle repleta de transeúntes, en el trabajo, siempre...
Ese es el camino para conseguir día a día, ser contemplativos urbanos... 
  

6 comentarios:

  1. Hay que saber mirar las cosas con ojos distintos, con una mirada diferente.Gracias. un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me traes a la mente un detalle de mi hija.Dice ser agnóstica.
    Cuando va de vacaciones o de viaje a algún lugar ,siempre entra a su Iglesia o Catedral a mirarla.Un día hizo una foto para la abuela de un santo y me decía a mí:"mami,qué tienen las iglesias que cuando voy a ellas siento algo superior y siempre me brotan las lagrimas?"Creo que ella en ese silencio encuentra respuestas,paz ,sosiego.
    Besucos

    *Tu comentario en mi última entrada es muy profundo,muy acertado,muy intenso.Gracias!!

    ResponderEliminar
  3. Joan no tengo palabras. Pero me has hecho pensar y Go emocionar.
    Soy muy afortunada de teneros.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Comparto el comentario de Aterciopelada.

    Me das una respuesta a muchas preguntas

    "Guarda puros tus ojos, silenciosos tus oídos y serena tu mente. Respira el aire de Dios."

    Sabes, amigo mio, estoy pensando zanjar de una vez por todas todas esas cosas que me hacen de pesada carga. Les voy a hacer frente con Sacrificio y Serenidad y tus palabras me ayudan muchísimo, las tendré presente si logro terminar esto, y lo hare de una manera muy especial que seguro que te gustara, hara el camino de Santiago desde San Joan de Pied, casi 800 km, ahi espero encontrar mi paz y dejar detrás todo aquello que me confunde.

    Un abrazo Joan

    ResponderEliminar
  5. Primero silenciar el ruido externo; luego el ruido de nuestros pensamientos que se atropellan por el estrés acumulado. Acallar nuestra mente, reposar nuestro espíritu y "simplemente" diluirse en la paz de espíritu.
    Un abrazo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
  6. Un excelente articulo, la fotografía esta espectacular. Un saludo.

    ResponderEliminar