sábado, 10 de junio de 2017

HIPOCRESÍA Y PUREZA DE CORAZÓN


Jesús decía en su enseñanza:
- Guardaos de los maestros de la ley, pues les gusta andar con ropas largas y que los saluden con todo respeto en la calle.  Buscan los asientos de honor en las sinagogas y los mejores puestos en los banquetes,  y so pretexto de hacer largas oraciones devoran las casas de las viudas. ¡Esos recibirán mayor castigo! 
  Jesús, sentado en una ocasión frente a las arcas de las ofrendas, miraba cómo la gente echaba dinero en ellas. Muchos ricos echaban mucho dinero, pero en esto llegó una viuda pobre que echó en una de las arcas dos monedas de cobre de muy poco valor. Entonces Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: 
– Os aseguro que esta viuda pobre ha dado más que ninguno de los que echan dinero en el arca; pues todos dan de lo que les sobra, pero ella, en su pobreza, ha dado todo lo que tenía para su sustento."

Jesús nos da hoy unas lecciones muy importantes. El saber mucho sobre Dios, la teología, no sirve de nada, si va envuelta de teología. Si usamos nuestros conocimientos para que nos alaben, para obtener poder, prestigio y ahogar a los humilde, es mera hipocresía. Es precisamente la diferencia que hay entre religión y espiritualidad. La primera es puro formalismo si no nos acerca de verdad a Dios.
Lo mismo ocurre con el dar. Aquellos ricos daban mucho, pero era lo que les sobrava. Su forma de vivir no se veía afectada por sus limosnas. Aquella anciana da poco, pero es todo lo que tiene. Aquella limosna la deja sin sustento.
Lecciones de mucha actualidad, que debemos meditar profundamente, examinando nuestra vida y nuestro comportamiento. ¿Somos hipócritas en nuestra religión, o actuamos con un corazón puro que sólo busca a Dios?

1 comentario:

  1. Religió, vs. espiritualitat, vs... Pare Nostre, de Jesús. gràcies.

    ResponderEliminar