domingo, 4 de marzo de 2018

EL VERDADERO TEMPLO


"Como se acercaba la fiesta de la Pascual de los judíos, Jesús fue a Jerusalén; y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los que tenían puestos donde cambiar el dinero. Al ver aquello, Jesús hizo un látigo con unas cuerdas y los echó a todos del templo, junto con las ovejas y los bueyes. Arrojó al suelo las monedas de los cambistas y les volcó las mesas. A los vendedores de palomas les dijo:
– ¡Sacad eso de aquí! ¡No convirtáis en un mercado la casa de mi Padre!
Sus discípulos recordaron entonces la Escritura que dice: “Me consumirá el celo por tu casa.” 
Los judíos le preguntaron:
– ¿Qué prueba nos das de que tienes autoridad para actuar así?
Jesús les contestó:
– Destruid este templo y en tres días lo levantaré. 
Le dijeron los judíos:
– Cuarenta y seis años tardaron en construir este templo , ¿y tú vas a levantarlo en tres días?
Pero el templo al que Jesús se refería era su propio cuerpo. Por eso, cuando resucitó, sus discípulos se acordaron de lo que había dicho y creyeron en la Escritura y en las palabras de Jesús.
Mientras Jesús estaba en Jerusalén, en la fiesta de la Pascua, muchos creyeron en él al ver las señales milagrosas que hacía. Pero Jesús no confiaba en ellos, porque los conocía a todos. No necesitaba ser informado acerca de nadie, pues él mismo conocía el corazón de cada uno."

En este texto nos encontramos con un Jesús indignado. No admite un templo que se ha convertido en un mercado. No puede aceptar una religión en la que el dinero, los ritos, el poder, pasan por encima del amor. Y es que el Amor no se compra.
A partir de ese momento Él será el Templo. Lo destruirán, pero será reconstruido con la Resurrección. Aunque sigamos conservando templos de piedra, Jesús nos dice que el verdadero templo es Él. El verdadero templo es cada uno de nosotros si Dios habita en nuestro corazón.
Si nosotros explotamos al hombre. Si usamos la violencia contra el hombre. Si somos injustos con el hombre...estamos convirtiendo el Templo en una cueva de ladrones. Por desgracia, damos más importancia a las normas, a los ritos, al dinero, al poder, que a las personas. Cuidamos el templo y olvidamos los Templos, el Hombre. Hacemos un culto de los "potentados" y olvidamos el culto de la persona sencilla. Luchar contra las injusticias. Dar de comer al hambriento. Vestir al desnudo...ese es el verdadero culto; porque el Hombre, gracias a Jesús, es ahora el verdadero templo.



2 comentarios:

  1. El temple a què es referia Jesús és el seu propi cos. Pare Nostre

    ResponderEliminar
  2. Fa una estona he anat a Misa.Aquest Evangeli te molt de sentit

    ResponderEliminar