viernes, 4 de mayo de 2018

AMARNOS


"Mi mandamiento es este: Que os améis unos a otros como yo os he amado. No hay amor más grande que el que a uno le lleva a dar la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que os mando. Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo; os llamo amigos, porque os he dado a conocer todo lo que mi Padre me ha dicho. Vosotros no me escogisteis a mí, sino que yo os he escogido a vosotros y os he encargado que vayáis y deis mucho fruto, y que ese fruto permanezca. Así el Padre os dará todo lo que le pidáis en mi nombre.  Esto es, pues, lo que os mando: Que os améis unos a otros."

Aquí tenemos el mandamiento de Jesús: amarnos los unos a los otros. Con un añadido que lo hace único: como yo os he amado. Y Él nos amó hasta dar su vida por nosotros.
Todo el mensaje de Jesús podemos reducirlo a una palabra: Amor.
Jesús no nos quiere esclavos, nos quiere amigos. A partir de Jesús la religión no es la relación entre un Dios justiciero, omnipotente, dominador y unos siervos que deben obedecerle ciegamente. El mensaje de Jesús es que Dios es un Padre que ama a sus hijos. Un Pastor que sale en busca de la oveja perdida. Un Padre que espera todos los días la vuelta del hijo pródigo.
Para Jesús existe un único mandamiento: amarnos los unos a los otros. Porque el amor lo incluye todo. Amar a los demás, es cumplir los diez mandamientos. Amar a los demás, es amar a Dios. 



2 comentarios:

  1. Estimar a Déu a través dels demés, un gran missatge, si aixis fos el món seria un paradis.

    ResponderEliminar