jueves, 17 de julio de 2014

EL SILENCIO


Las vacaciones son para descansar, para desconectar, decimos; pero buscamos el ruido. Creemos, que desconectar significa no pensar. Al menos, unos días de estas vacaciones deberíamos buscar el silencio."Un silencio como una lluvia fina." Esto es lo que nos dice José F. Moratiel en este texto:

"Existe el silencio de la humildad,
el silencio de la escucha.

Existe el silencio de la admiración:
un silencio que despierta en nosotros una mirada nueva.

'Deja que este silencio vaya empapando tu oración,
tu corazón, tu vida.'

Existe el silencio de la felicidad:
un silencio en el que sobran las palabras.

Existe el silencio del amor:
un silencio cálido y muy cercano,
un silencio en el que se experimenta la comunión con el otro.

'Deja que este silencio vaya empapando tu oración,
tu corazón, tu vida.'

El silencio es el beso del cielo a la tierra,
es el beso que el cielo da a tu tierra.

El silencio, nuestra vida, no tiene ninguna finalidad.
El camino del silencio es ir contracorriente,
el camino del silencio es nuestra oportunidad.

'Deja que este silencio vaya empapando tu oración,
tu corazón, tu vida.'

El silencio nos escoge, nos atrae hacia él.
El silencio se va haciendo un lugar en nuestro interior.
En el silencio todo nuestro mundo inconsciente se hace presente,
en el silencio la luz hace presentes nuestras sombras,
y a veces nos cuesta aceptarlo.
El silencio crea un camino de relación
con lo más profundo de nuestra vida, de nuestro corazón.

'Deja que este silencio vaya empapando tu oración,
tu corazón, tu vida.'

El silencio hemos de vivirlo personalmente, de uno en uno;
aunque el grupo nos acompaña, nos hace bien,
nos da fuerza para continuar.
El silencio sólo lo vive aquél que cree en la sencillez,
en la transformación.
El silencio es, sobre todo, recibir de uno mismo,
de todo el dinamismo que hay en nuestro interior.
El silencio es el camino hacia nuestra propia verdad.

'Deja que este silencio vaya empapando tu oración,
tu corazón, tu vida.' 

3 comentarios:

  1. A mi me ha gustado siempre el silencio porque en el silencio está Dios.

    ResponderEliminar
  2. Uno no siempre esta donde quiere,
    no tiene tiempo para todo,
    no puede físicamente teletransportarse...

    pero el equipo de acompáñame siempre se acuerda de ti, ahora llega el verano y queremos darte un premio, ¿lo aceptas? ven a recogerlo.

    Puedes borrar el comentario pero el enlace no es por spam, es para que lo encuentres jejeje, salen muchos post diarios y se perderá entre ellos, lo importante es que vengas, te esperamos.

    http://podemos-juntos.blogspot.com.es/2014/07/premio-veraniego.html

    ResponderEliminar
  3. Bona nit Joan Josep.
    Bona reflexió sobre el silenci.
    Una abraçada, Montserrat

    ResponderEliminar