sábado, 7 de abril de 2018

LA BUENA NOTICIA


"Jesús, después de resucitado, al amanecer el primer día de la semana, se apareció primero a María Magdalena, de la que había expulsado siete demonios. Ella fue y lo comunicó a los que habían andado con Jesús, que entonces estaban tristes y llorando. Al oirla decir que Jesús vivía y que ella le había visto, no la creyeron. Después se apareció Jesús, bajo otra forma, a dos de ellos que caminaban dirigiéndose al campo. Estos fueron y lo comunicaron a los demás, pero tampoco a ellos les creyeron. Más tarde se apareció Jesús a los once discípulos, mientras estaban sentados a la mesa. Los reprendió por su falta de fe y su terquedad, porque no habían creído a los que le habían visto resucitado. Y les dijo:
- Id por todo el mundo y anunciad a todos la buena noticia."

El evangelio de Marcos acaba con las mujeres que huyen del sepulcro vacío y no dicen nada a nadie. Después se añadió el fragmento que leemos hoy. María Magdalena y los discípulos de Emaús anuncian lo que han visto. Pero ni a ella ni a ellos los creyeron. Jesús se ha de aparecer a los once que quedan, para que crean.
Jesús les ordena que anuncien por todo el mundo la Buena Noticia. Y esta noticia es, que Jesús ha resucitado. Que Él sigue junto a nosotros, que podemos experimentar su presencia.
Jesús llama a nuestra puerta. Pero nosotros podemos estar distraídos por otras cosas y no oírle. Si abrimos la puerta, nuestra obligación es anunciarlo a los demás, por todo el mundo. 


2 comentarios: