martes, 24 de diciembre de 2019

DIOS SE ACERCA EN NAVIDAD


 Todos somos culpables de dar una imagen falsa de Dios. Navidad es un buen momento para recuperar ese Dios mucho más cercano de lo que creemos. El Dios que nos muestra este precioso texto de José Moratiel:

"Dios humilde.
Dios vulnerable.
Dios frágil.
Dios discreto.

Dios olvidado.
Dios escondido.
Dios silencioso.
Dios pequeño.

Dios se nos acerca con rostro humano, muy humano.

Dios confiado.
Dios sin defensas.
Dios sin apariencias.
Dios sin presunción.

Dios que llora.
Dios que sonríe.
Dios que grita.
Dios que murmura.

Dios se nos acerca con rostro humano, muy humano.

Dios sobre pajas.
Dios dispuesto a crecer.
Dios de sorpresas.
Dios sin horarios.

Dios sin programaciones.
Dios sin fortuna.
Dios sin dinero.
Dios sin domicilio.

Dios se nos acerca con rostro humano, muy humano.

Dios sin seguridades.
Dios sin uniforme.
Dios sin cumplimientos.
Dios sin ornamentos.

Dios en nuestra puerta.
Dios a nuestro alcance.
Dios sin documentación.

Dios se nos acerca con rostro humano, muy humano.

Dios como nosotros.
Dios por nosotros.
Dios con nosotros.
Dios para nosotros.

Dios se nos acerca con rostro humano, muy humano."

¿Verdad que estamos rodeados de Dios?

4 comentarios:

  1. Que amable que ets, Juanjo. I com agraeixo aquest afecte que em demostres ja fa anys, tot i la distància. Continuo estant trista, em sento molt fràgil, i comparteixo la fragilitat dels altres, que exposes.
    Per això quan a la nostra catedral han fet la festassa d'imposar el pal·li a l'arquebisbe -metropolità, que hi ha classes-, em pregunto si Jesús també el lluiria, aquest pal·li, sobre la túnica de cada dia... i la mitra, i l'anell, i... Que tinguis una santa nit, bon amic, que jo procuraré fer silenci i meditació. Una abraçada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No ho dubtis, OLga. Jesús no es posaria el pali. Jesús estaria assegut al costat d'un petit foc amb els "sense sostre", amb els refugiats, al costat dels malalts.

      Eliminar
  2. Precioso texto y muy cierto, qué lejos estamos muchas veces de ese Dios.
    Un fuerte abrazo y feliz Navidad

    ResponderEliminar