viernes, 19 de octubre de 2018

MIEDO AL MAL


"Se juntaron entre tanto miles de personas, que se atropellaban unas a otras. Jesús comenzó a hablar, dirigiéndose primero a sus discípulos:
- Guardaos de la levadura de los fariseos, es decir, de su hipocresía. Porque no hay nada secreto que no llegue a descubrirse, ni nada oculto que no llegue a conocerse. Por tanto, todo lo que habéis dicho en la oscuridad se oirá a la luz del día; y lo que habéis dicho en secreto y a puerta cerrada será pregonado desde las azoteas de las casas. 
A vosotros, amigos míos, os digo que no debéis tener miedo a quienes pueden matar el cuerpo, pero después no pueden hacer más. Os voy a decir a quién debéis tener miedo: tened miedo a aquel que, además de quitar la vida, tiene poder para arrojar en el infierno. Sí, tenedle miedo a él. 
¿No se venden cinco pajarillos por dos pequeñas monedas? Sin embargo, Dios no se olvida de ninguno de ellos. En cuanto a vosotros mismos, hasta los cabellos de la cabeza los tenéis contados uno por uno. Así que no tengáis miedo: vosotros valéis más que muchos pajarillos."

Jesús nos dice que debemos protegernos del mal que mata el espíritu. Dios nos ayuda contra los otros males. Él siempre nos protegerá.
 "Todas las personas tenemos miedo. Hay personas que le temen a las alturas, otras a la soledad. Unos a las arañas, otros a los perros. Normalmente el miedo paraliza, no permite que tomemos decisiones, limita, desubica, desconcierta, nos aleja del plan de Dios y no nos permite actuar con libertad, de esto quiere advertirnos Jesús quién hace un llamado a sus discípulos para que descubran en la acción de Dios y en sus promesas la fuerza necesaria para no temer al poder político, económico, religioso y social de Israel. El grupo de los discípulos está invitado a reconocer que no se debe perder la esperanza y que deben continuar con la obra que se le ha encomendado, por eso, el miedo a quien puede destruir o matar el cuerpo no debe dominarlos, deben seguir trabajando por la vida, la paz y la justicia, de esa manera recibirán la recompensa que Dios les tiene preparada y podrán ser un signo de luz para la humanidad que sufre el tormento de los sistemas imperantes. ¿Cuál es mi relación con Dios?"(Koinonía) 

4 comentarios:

  1. "Tingueu por a aquells que a més de treure'n la vidapoden enviar-te a l'infern..." Déu us te comptats un per un entre els ocellsque valen igual que vosaltres..." Pare Nostre.

    ResponderEliminar
  2. Tener miedo a lo que sale del corazón o esté muy oculto y tapado como la hipocresía esa levadura, que no busca la gloria de Dios,sino la propia.

    ResponderEliminar
  3. És important identificar les nostres pors i provar d'eliminar-les, per tal de tenir l'esperit lliure i, a la fi i encara que faci rima, provocar un somriure.
    Una abraçada, Joan Josep.

    ResponderEliminar