viernes, 10 de agosto de 2018

ENTREGARSE


"Os aseguro que si un grano de trigo no cae en la tierra y muere, seguirá siendo un solo grano; pero si muere, dará fruto abundante. El que ama su vida, la perderá; pero el que desprecia su vida en este mundo, la conservará para la vida eterna. Si alguno quiere servirme, que me siga; y donde yo esté, allí estará también mi servidor. Si alguno me sirve, mi Padre le honrará."

Los hombres creemos que debemos vivir para nosotros. Pensamos que la felicidad está en tener más cosas, en cumplir nuestros deseos, en ser considerados por los demás. Pasamos el tiempo intentando preservar nuestra vida, mirándonos a nosotros mismos. Sin embargo, Jesús, nos dice hoy que quien ama su vida la perderá. Que nuestra vida es para entregarla.
El grano de trigo cae al suelo y parece que muere. Sin embargo, este entregarse, hace que germine y de mucho fruto. La larva, al convertirse en crisálida, parece que muere. Sin embargo se transforma en una bella mariposa.
Entregar nuestra vida, nos puede parecer que es perderla. Sin embargo, con esa entrega, es con lo que producimos fruto, es como somos amor y riqueza para los demás. Con nuestra entrega convertimos la vida en Vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario