martes, 26 de junio de 2018

LA PUERTA DE LA VIDA


"No deis las cosas sagradas a los perros, no sea que se revuelvan contra vosotros y os hagan pedazos. Y no echéis vuestras perlas a los cerdos, para que no las pisoteen. 
Así pues, haced con los demás lo mismo que queréis que los demás hagan con vosotros. Esto es lo que mandan la ley de Moisés y los escritos de los profetas. 
Entrad por la puerta estrecha. Porque la puerta y el camino que conducen a la perdición son anchos y espaciosos, y muchos entran por ellos; pero la puerta y el camino que conducen a la vida son estrechos y difíciles, y pocos los encuentran."

La llamada "regla de oro", es mucho más antigua que Jesús. Ya la encontramos, por ejemplo, en Confucio. Es una regla ética universal. Aquí está enunciada de forma positiva: haced a los demás lo mismo que queréis que los demás hagan con vosotros. Nos invita a actuar en favor de los demás. Esto no es fácil. Es la puerta estrecha. El dinero y el poder nos abren todas las puertas y todos los caminos. La humildad, el servicio, la sencillez, son ridiculizados por nuestra sociedad. Pero esta es la puerta que conduce a la VIDA. Debemos buscarla. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario