martes, 15 de diciembre de 2015

IR A LA VIÑA


"En aquel tiempo Jesús les preguntó:
- ¿Qué os parece? Un hombre que tenía dos hijos le dijo a uno de ellos: Hijo, ve hoy a trabajar a la viña. El hijo le contestó: ¡No quiero ir!, pero luego cambió de parecer y fue. Luego el padre se dirigió al otro y le dijo lo mismo. Este contestó: Sí, señor, iré, pero no fue. ¿Cuál de los dos hizo lo que el padre quería?"

Jesús nos está diciendo, que lo importante no son las palabras, sino los hechos. Ser sus discípulos no es quedarnos en casa, sino ir a la viña, ir a la misión. Ir a las periferias, que nos dirá hoy el Papa Francisco. La viña son las personas que nos necesitan. La viña son los abandonados, los pobres, los enfermos, los emigrantes. Un día, dijimos sí al Señor; pero ese sí hay que renovarlo, hay que hacerlo real cada día. Dios no quiere cristianos de boca, sino cristianos que realmente se entreguen por Él a los demás.  Cristianos que luchen realmente por el Reino.  

2 comentarios:

  1. Quan medito en el meu món interior, veig que encara no he donat el primer pas per sortir de casa i anar a treballar a la vinya. Bé, sí, he escrit "El sol a les vinyes" en homenatge a qui va donar la seva sang i beneir el fruit de les vinyes. No sé si m'acceptarà, per aquest fet... Potser sí, com al bard d'Astèrix, que els acompanyava fent versos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I tant que t'acceptarà. No ho dubtis. Una abraçada.

      Eliminar